20 propuestas para intentar reducir el fraude fiscal

19 de junio de 2017

A pesar de que en la lucha contra el fraude fiscal no parecen existir recetas mágicas, los fiscalistas del Registro de Asesores Fiscales (REAF-REGAF), órgano especializado en asesoramiento fiscal del Consejo General de Economistas, han realizado recientemente 20 propuestas para intentar reducirlo, las cuales inciden en aspectos tales como la mejora de la forma de trabajar de las agencias tributarias, la tutela especial de los nuevos empresarios o la mejora en el tratamiento en los medios de comunicación de las noticias que se refieren a la lucha contra este fraude.

career-226714_1920

En concreto, las 20 propuestas realizadas por el REAF-REGAF son las siguientes:

  1. A estas alturas, no existen recetas mágicas para erradicar el fraude fiscal. Como se lleva mucho tiempo trabajando en este sentido se debe tratar de aplicar la experiencia y adaptarse a las nuevas realidades de manera constante.
  2. Intentar educar y concienciar a la población en el cumplimiento tributario, poniendo en valor a este respecto no solo el papel de las Administraciones, sino también el de la sociedad civil, apoyando iniciativas que se consideren relevantes.
  3. Se podría mejorar el tratamiento en los medios de comunicación de las noticias fiscales y de la lucha contra el fraude, intentando huir del sensacionalismo y profundizar en el análisis de los temas.
  4. Mejora en la forma de trabajar de las Agencias tributarias, perfeccionando la explotación de la información de que disponen, cuidando la formación de sus empleados y trabajando de forma coordinada.
  5. Reflexionar sobre la posibilidad de aprobar un estatuto para la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), llegando a un consenso político sobre su régimen jurídico, estrategia y tamaño, y tomando en consideración que es un gran organismo que presta servicio a diferentes instituciones.
  6. El resultado de las comprobaciones debe estar apoyado en expedientes administrativos solidos tanto en lo referente a los hechos como a los criterios aplicados, de forma que disminuya el porcentaje de éxito de los contribuyentes en las vías revisoras, tanto administrativa (actualmente en torno a un 40% de estimaciones en reclamaciones económico-administrativas) como judicial.
  7. Facilitar la regularización tributaria por los contribuyentes, con unos costes sensiblemente inferiores a los de la regularización por la Administración, y dando facilidades para el pago.
  8. Fijar los objetivos de las Administraciones tributarias fundamentalmente a medio y largo plazo, adaptando a dichos objetivos la planificación anual.
  9. Mejorar la imagen de las Administraciones tributarias ante los contribuyentes, potenciando la idea de eficacia y de los servicios de ayuda.
  10. Seguimiento especial a los nuevos contribuyentes con ventanillas presenciales o virtuales especiales para facilitarles el cumplimiento correcto desde el principio, asegurándose su anclaje a la economía legal, siendo especialmente importante en países en los que, como el nuestro, la creación y destrucción de empresas es muy grande.
  11. Aumentar las actuaciones preventivas consistentes, por ejemplo, en el envío de cartas informativas a contribuyentes con cierto tipo de ingresos o de determinados sectores.
  12. Potenciar la utilización de medios de pagos electrónicos que facilitan el control de operaciones.
  13. Seguimiento especial para contribuyentes de sectores que hayan sido sometidos a importantes regularizaciones para asegurarse de un cumplimiento correcto en el futuro.
  14. Intensificar la cooperación internacional para el intercambio de información y para la comprobación de grupos y actividades que se desenvuelven en una economía globalizada.
  15. Profundizar en el establecimiento de normas claras y estables.
  16. Mejorar la generación y difusión rápida de criterios claros y estables.
  17. Intentar reducir los tiempos de resolución en los procedimientos de revisión, siendo seguramente prioritario para ello dotar de los medios necesarios a los Tribunales Económico-Administrativos.
  18. Intensificar las actuaciones especiales en actividades de economía sumergida o de fraude elevado con auxilio judicial en su caso.
  19. Mejora de la relación cooperativa en el ámbito en que esta ya se está produciendo, con las grandes empresas, de tal forma que las que cumplen el código de buenas prácticas y presentan informe de transparencia tengan una valoración de riesgo fiscal acorde a su condición, pudiendo conocer los criterios interpretativos sobre operaciones determinadas de una manera fluida.
  20. Intensificar la relación cooperativa para pequeñas y medianas empresas a través de asociaciones y colegios profesionales de asesores fiscales, propiciando que los que se adhieran a un código de buenas prácticas se responsabilicen de la validación de ciertos aspectos de las autoliquidaciones presentadas por sus clientes y explorando el mecanismo previsto en el artículo 12.3 de la Ley General Tributaria.

Foto: geralt

La revisión del Pacto de Toledo a debate (el futuro de las pensiones)

7 de junio de 2017

El artículo 41 de la Constitución española señala que “los poderes públicos mantendrán un régimen público de Seguridad Social para todos los ciudadanos, que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad, especialmente en caso de desempleo. La asistencia y prestaciones complementarias serán libres”. Con este precepto en mente, en abril de 1995, el Congreso de los Diputados aprobó el denominado Pacto de Toledo, un informe que pretendía garantizar un sistema público de pensiones, justo, equilibrado y solidario.

El Pacto de Toledo original incluía quince recomendaciones relacionadas con aspectos tales como la acción protectora, la financiación, la estructura o la gestión de la Seguridad Social, las cuales se fueron desarrollando mediante el diálogo social. Las recomendaciones del Pacto fueron revisadas y actualizadas en 2003 y 2011, estando prevista una nueva revisión para 2016 que finalmente no llegó a realizarse.

Foto_post_11

Precisamente en un acto celebrado el pasado 29 de mayo en la sede del Consejo General de Economistas organizado por Economistas Asesores Laborales (EAL-CGE), en el que se debatieron las medidas necesarias para que el Sistema de la Seguridad Social sea sostenible, se señaló la necesidad de revisar urgentemente el Pacto de Toledo, para conseguir un pacto estatal que englobe a todas las fuerzas políticas. Desde el Consejo también se plantea abrir el debate sobre el futuro de la Seguridad Social a cuestiones como las siguientes:

  • Teniendo en cuenta el aumento de la esperanza de vida media y el retraso en la incorporación al mercado laboral, convendría reflexionar sobre el incremento de la vida laboral de los futuros trabajadores, tomando en consideración las medidas que a este respecto están adoptando en países de nuestro entorno.
  • Estudiar la rebaja de las cotizaciones sociales, con cargo al IVA, para fomentar mayores altas en el sistema, con más cotizaciones y para reducir la economía sumergida.
  • Valorar otras soluciones, como la “mochila austríaca”.
  • Sufragar las pensiones no contributivas por otras vías fuera del sistema.
  • Incorporar la tarifa progresiva para los autónomos, en función del rendimiento de la actividad.
  • Mejorar la compatibilización de las pensiones con la actividad laboral.
  • Incentivar la contratación de sistemas alternativos de pensiones, de cara a mejorar el poder adquisitivo de los jubilados, para que puedan complementar la pensión de jubilación estatal con planes privados alternativos.

Foto: alfcermed

 

Sobre los plazos de devolución de los adeudos directos

26 de mayo de 2017

Con la entrada en vigor en 2014 de SEPA, la Zona Única de Pagos en Euros, donde particulares, compañías y otros agentes económicos pueden hacer y recibir pagos en euros, desde una única cuenta bancaria en cualquier lugar de dicha zona y utilizando un único conjunto de instrumentos de pagos, los recibos domiciliados correspondientes a pagos por suministros (luz, teléfono, etcétera) o prestación de servicios, fueron sustituidos por los denominados adeudos directos.

Estos nuevos servicios de pago se dividen en las dos clases siguientes:

Adeudos directos básicos, los cuales suponen la evolución natural del anterior recibo domiciliado, donde emisor y deudor pueden ser empresas (personas jurídicas), autónomos o consumidores. Es, por ejemplo, el adeudo que te está girando la compañía telefónica con la que trabajas si eres un particular.

Adeudos directos B2B, los cuales suponen una nueva modalidad donde emisor y deudor han de ser necesariamente empresas (personas jurídicas) o autónomos.

Foto_post_10

En cuanto a los plazos de devolución de unos y otros, los adeudos directos básicos se pueden devolver hasta ocho semanas después del cargo en la cuenta bancaria, si existe autorización del deudor a través de la correspondiente orden de domiciliación o mandato, o hasta trece meses, si no existe dicha autorización. En cuanto a los adeudos directos B2B, si existe autorización del deudor a través del mandato, una vez cargados en cuenta no se puede solicitar su devolución. Únicamente pueden devolverse en los dos días hábiles posteriores al vencimiento por motivos bancarios, básicamente por falta de saldo en cuenta. De hecho, este tipo de adeudos B2B precisa el consentimiento previo del deudor a su banco para cada uno de los adeudos, lo que reduce su agilidad. En el caso de que no exista autorización del deudor, el plazo de devolución del adeudo B2B se extendería hasta los trece meses, pero la verdad es que no tiene mucho sentido girar este tipo de adeudo sin contar con el mandato específico del deudor.

Finalmente señalar que la devolución de un adeudo directo puede suponer la paralización del servicio ofrecido por el proveedor, si éste es regular en el tiempo, así como la inscripción del impago en un registro de morosos, aspectos que deben valorarse bien antes de tomar la decisión de devolverlo.

Foto: geralt

 

Las cuatro causas por las que un auditor puede causar baja en el ROAC

5 de mayo de 2017

La auditoría de cuentas es una actividad que consiste en la revisión y verificación de la cuentas anuales (que pueden llegar a incluir, según el tipo de empresa, al balance, a la cuenta de pérdidas y ganancias, a la memoria, al estado de cambios en el patrimonio neto y al estado de flujos de efectivo), así como de otros estados financieros o documentos contables, elaborados con arreglo al marco normativo de información financiera que resulte de aplicación, siempre que dicha actividad tenga por objeto la emisión de un informe sobre la fiabilidad de dichos documentos que pueda tener efectos frente a terceros. Así se señala en el artículo 1 de la Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas.

ledger-1428230_1920Dicha actividad puede ser realizada por los auditores de cuentas, que pueden ser personas físicas o jurídicas y que han de figurar inscritas, como ejercientes en el caso de las personas físicas, en el Registro Oficial de Auditores de Cuentas (ROAC) del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), Organismo Autónomo, adscrito al Ministerio de Economía, Industria y Competitividad que ejerce la función supervisora de los auditores.

Resulta importante conocer las causas que pueden motivar la baja del auditor del ROAC, la cual será temporal o definitiva según los casos. En concreto, se puede producir en los cuatro supuestos siguientes, según lo que establece el artículo 32 del Real Decreto 1517/2011, de 31 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento de Auditoría de Cuentas:

  • Por fallecimiento del auditor.
  • Por incumplimiento de cualquiera de los requisitos establecidos en los artículos 8 y 9 de la Ley 22/2015 (ser mayor de edad; tener la nacionalidad española o la de alguno de los Estados miembros de la Unión Europea, sin perjuicio de lo que disponga la normativa sobre el derecho de establecimiento; carecer de antecedentes penales por delitos dolosos y haber obtenido la correspondiente autorización del ICAC). Destaca el requisito de carecer de antecedentes penales por delitos dolosos, de tal manera que el auditor que los tenga se encuentra inhabilitado legalmente para firmar informes de auditoría.
  • Por renuncia voluntaria del auditor.
  • Por sanción.

Foto: cpastrick

La legalización de libros contables y mercantiles en el Registro Mercantil

19 de abril de 2017

El mes de abril es un período importante en cuanto a las obligaciones registrales de las sociedades mercantiles se refiere, puesto que muchas de ellas tienen que presentar y legalizar ante el Registro Mercantil sus libros contables y mercantiles. Y además tienen que hacerlo de forma telemática, tal como se recoge en el artículo 18 de la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización:

Todos los libros que obligatoriamente deban llevar los empresarios con arreglo a las disposiciones legales aplicables, incluidos los libros de actas de juntas y demás órganos colegiados, o los libros registros de socios y de acciones nominativas, se legalizarán telemáticamente en el Registro Mercantil después de su cumplimentación en soporte electrónico y antes de que trascurran cuatro meses siguientes a la fecha del cierre del ejercicio”.

Es decir, si la sociedad cierra su ejercicio el 31 de diciembre (lo más habitual), tiene hasta el 30 de abril del año siguiente para presentar y legalizar sus libros. Una vez que el Registro recibe los libros telemáticamente, entregará a la sociedad, también de forma telemática, una acreditación de haber procedido a su legalización (si todo es correcto) o se le comunicará que la presentación es defectuosa (si algo falla).

books-1015594_1920

Entre estos libros contables y mercantiles de legalización obligatoria para las sociedades mercantiles podemos destacar los cuatro siguientes:

Libro Diario, en el que se registran día a día las operaciones relativas a la actividad de la empresa, siendo válida la anotación conjunta de los totales de las operaciones por períodos no superiores al trimestre, a condición de que su detalle aparezca en otros libros o registros concordantes, de acuerdo con la naturaleza de la actividad de que trate.

Libro de Inventarios y Cuentas anuales, en el que se registran el balance inicial detallado de la empresa, los balances trimestrales de comprobación de sumas y saldos, el balance de cierre y las cuentas anuales.

Libro de actas, el cual puede ser único para las actas de todos los órganos colegiados de la sociedad (Junta General y Consejo de Administración), o también un libro independiente para cada uno de ellos.

Libro Registro de socios y de acciones nominativas, en el que se registra la titularidad originaria y las sucesivas transmisiones de acciones o participaciones sociales, según sea el tipo de sociedad mercantil, así como la constitución de derechos reales y otros gravámenes sobre ellas.

Foto: 3dman_eu

Las EAFIs no deben ser un servicio solo para ricos

7 de abril de 2017

Cuando hablamos de las Empresas de Asesoramiento Financiero (EAFIs) nos estamos refiriendo a personas físicas o jurídicas que pueden prestar exclusivamente el servicio de asesoramiento en materia de inversión, que consiste en realizar recomendaciones sobre instrumentos financieros idóneos al perfil de riesgo del cliente, previamente evaluado.  Así mismo, pueden prestar los servicios auxiliares de asesoramiento a empresas sobre estructura de capital, estrategia industrial y cuestiones afines y de elaboración de informes de inversiones y análisis financieros.

A diferencia de un agente bancario que solamente presenta a sus clientes los productos que comercializa la entidad a la que representa, una EAFI puede recomendar cualquier producto que exista en el mercado financiero, siempre que sea adecuado para sus clientes. En este sentido, las EAFIS cobran a sus clientes por el asesoramiento que les prestan y no por producto, lo cual les dota de una mayor transparencia y garantiza la búsqueda del mejor producto para el cliente.

Dado que el único servicio de inversión que prestan las EAFIs es el de asesoramiento, es imposible que haya venta cruzada de servicios y por tanto que exista conflictos de interés, como ocurre con otras entidades autorizadas a prestar asesoramiento.

Foto_post_7

Como se señala desde el registro de Economistas Asesores Financieros (EAF) del Consejo General de Economistas, las EAFIs pueden jugar un papel muy importante en la mejora de la formación financiera de la sociedad española, siendo conveniente tanto para inversores como profesionales, contar con una amplia red de empresas de asesoramiento financiero que permita a cualquier inversor, no solo a los más ricos, contar con un asesoramiento de calidad y especializado. La aparición de nuevas vías de inversión relacionadas con la tecnología como, por ejemplo, las plataformas de financiación participativa (crowdfunding, crowdlending, etcétera), la mayor sofisticación de los instrumentos financieros y los bajos tipos de interés, hacen que los inversores puedan incurrir en riesgos que desconocen, de ahí la importancia de la EAFI como un aliado al que acudir antes de tomar sus decisiones de inversión.

Las EAFIs están autorizadas y supervisadas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), y por tanto deben cumplir unas estrictas normas de conducta, cuyo primer objetivo es la protección del inversor. Capítulo aparte son aquellas personas o entidades que realizan asesoramiento sin tener la debida autorización (chiringuitos financieros), con los que, como nos recuerdan desde EAF, hay que extremar las precauciones.

Foto: Tumisu

Propuestas para que el procedimiento concursal salve más empresas en España

28 de marzo de 2017

Según la Real Academia Española el término insolvencia hace referencia a la “falta de solvencia, incapacidad de pagar una deuda”.  A estos efectos, para el caso de una persona física o jurídica que no pueda pagar sus deudas, la legislación española prevé un procedimiento jurídico específico denominado concurso, el cual viene regulado por la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal.

En la Ley 22/2003 se señala cómo la declaración de concurso procederá en caso de insolvencia del deudor común, encontrándose en esta circunstancia la persona física o jurídica que no puede cumplir regularmente sus obligaciones exigibles.

Foto_post_6

Realmente, como se señala desde el Registro de Expertos en Economía Forenses (REFOR) del Consejo General de Economistas, esta definición del concurso es más jurídica que económica, por lo que sería deseable incluir en la ley concursal la definición técnica-económica de insolvencia, que se utiliza en los ámbitos contables y de auditoría: “un pasivo corriente (a corto plazo) que supera al activo corriente (a corto plazo), es decir, un fondo de maniobra (diferencia entre activo y pasivo corriente) negativo”. En opinión del REFOR, el concurso, alejado de una perspectiva económica-empresarial, se ha convertido en un procedimiento demasiado jurídico y procesal, lo que le hace ser lento y poco eficaz. Así se lo manifestaron los representantes de este registro especializado al Fondo Monetario Internacional (FMI) en el contexto de una reciente reunión internacional que busca mejorar el concurso en España. Dentro de esta visión económica y empresarial de la insolvencia, el REFOR aportó al FMI otra serie de soluciones entre las que destacan las dos siguientes:

  • Limitar los excesivos privilegios que en nuestro país disponen las Administraciones Públicas en el concurso en el que aparecen como crédito privilegiado, así como en las soluciones preconcursales (acuerdos de refinanciación) y extraconcursales (mediaciones) donde no resulta obligatorio que acudan ni Hacienda ni la Seguridad Social. Se piensa que, si las Administraciones Públicas concedieran más flexibilidad, se conseguirían salvar más empresas, lo que redundaría en mayores ingresos fiscales y de la Seguridad Social a medio plazo.
  • Incluir en la ley concursal un apartado específico para las pymes, teniendo en cuenta que en España el 99,7 por ciento de las empresas son micropymes y pequeñas empresas, teniendo además en cuenta que la dimensión de las pymes en España es menor que el promedio de la Unión Europea.

Foto: geralt

Diferencia entre fecha contable y fecha valor en las cuentas bancarias

15 de marzo de 2017

Seguramente alguna vez te has encontrado al ingresar un cheque de otra entidad bancaria en tu cuenta corriente con que no has podido disponer del dinero hasta dos días después de ingresarlo. Esta circunstancia se produce por la diferencia entre lo que los bancos denominan fecha contable y fecha valor.

En primer lugar, fecha contable es aquella en la cual el banco anota una operación en el debe (cargo) o en el haber (abono) de las cuentas bancarias. Por su parte, fecha valor hace referencia a aquella a partir de la cual empiezan a generar intereses los abonos o cargos en dichas cuentas, pudiendo ser distinta de la contable.

Foto_post_5

Esta diferencia de fechas se justifica por la propia operativa de las entidades de crédito, pero éstas no pueden aplicarla de un modo discrecional, sino que se han de ajustarse a la regulación legal establecida tanto en la Circular 8/1990, de 7 de septiembre, sobre transparencia de las operaciones y protección de la clientela, como en la Ley 16/2009, de 13 de noviembre, de servicios de pago, que la modifica. Esta legislación fija una valoración concreta para las operaciones bancarias (cheques, ingresos en efectivo, etcétera). Por ejemplo, el abono en cuenta de un ingreso en efectivo realizado por un cliente que sea un consumidor ha de valorarse el mismo día, mientras que si la operación de ingreso la realiza una empresa (un no consumidor) el abono puede valorarse hasta un día más tarde.

En cualquier caso, el banco con el que trabajes debe comunicarte las condiciones de valoración de las distintas operaciones, indicando el desfase temporal que puede existir entre fechas contables y fechas valor. Además, y como se señala en la propia Circular 8/1990, “en todas las operaciones con independencia de aplicar puntualmente las normas de valoración correspondientes, las Entidades pondrán los medios necesarios para abonar o adeudar las cuentas de los clientes sin demoras o retrasos, aplicando la máxima diligencia en facilitarles la disponibilidad pronta de los fondos”.

Luego la próxima vez que veas diferencias entre fechas contables y fechas valor en los movimientos de tus cuentas bancarias, no pienses que el banco actúa discrecionalmente y no te deja disponer de tu dinero, sino que cumple con una normativa en vigor. Ah, eso sí, comprueba que el cálculo de fechas está bien realizado.

Foto: webandi