Economía colaborativa: 5 claves para entenderla

 

A buen seguro alguna vez habréis escuchado los términos consumo colaborativo o economía colaborativa, y casi con total seguridad, habrá sido con mayor frecuencia a medida que transcurrían los últimos meses o semanas.

5 claves para entender la economia colaborativa

  1. Y es que éste es un fenómeno sobre todo reciente… pero, ¿sabemos realmente en qué consiste?

En Wikipedia se define consumo colaborativo como “una interacción entre dos o más sujetos, a través de medios digitalizados o no, que satisface una necesidad real o potencial, a una o más personas”. Hasta aquí, la definición no parece aportar nada nuevo respecto a lo que podríamos considerar un intercambio tradicional de bienes y servicios; por eso, debemos ir un poco más allá y ver por qué es diferente.

  1. ¿Qué la hace distinta?

En primer lugar, la principal novedad que aporta es que se basa en plataformas digitales (Internet principalmente). Mediante la instalación de aplicaciones móviles o registrándose en portales en la web, los usuarios pueden interactuar con otros usuarios a través de la plataforma en cuestión. Dichos usuarios pueden vender o comprar servicios, o ambos a la vez. A este tipo de plataformas se les llama peer to peer (red entre pares o iguales).

Otro elemento importante y a tener en cuenta es la transparencia de este sistema de consumo: al tratarse de plataformas digitales, las cuales para poder ser utilizadas requieren de activar perfiles similares a los de las redes sociales, es posible valorar la calidad de los servicios contratados, para que otros puedan ver la fiabilidad o no de éstos.

  1. Algunos ejemplos de compañías y actividades basadas en economía colaborativa.

La economía colaborativa abarca distintos tipos de servicios, que van desde el alquiler, intercambio o compartición de todo tipo de cosas, pero las compañías más populares actualmente son las que se basan en el alquiler de coches y viviendas.

Quizá la más famosa de todas sea Uber, una empresa internacional con sede en San Francisco, California, que proporciona a sus clientes una red de transporte privado, a través de su software de aplicación móvil, y que conecta los pasajeros con los conductores de vehículos registrados en su servicio, los cuales ofrecen un servicio de transporte a particulares.

Otro ejemplo conocido es Airbnb. también originaria de San Francisco. Se trata de un mercado comunitario para publicar, descubrir y reservar viviendas. Airbnb cubre unas 2.000.000 propiedades en 192 países y 33.000 ciudades.

En nuestro país también podemos encontrar algún ejemplo de empresas de economía colaborativa, por ejemplo Tutellus, una plataforma de formación online que conecta a profesores y alumnos que ofrecen sus conocimientos sobre cualquier tipo de materia, a través de videocursos.

  1. ¿Cuáles son sus ventajas y cuáles sus desventajas?

A primera vista, una de las ventajas más obvias es el ahorro que se obtiene al utilizar los distintos recursos, por ejemplo en el caso de aquellos que comparten su coche o vivienda. Esto supondría un uso más eficiente del transporte y la energía, así como un mayor cuidado medioambiental. Pagar por aquello que necesitemos sólo cuando lo necesitemos implica un uso mucho más eficiente y racional de los recursos.

Sin embargo, este tipo de consumo va acompañado prácticamente desde sus orígenes por una serie de dudas o desventajas. Por ejemplo, respecto al tema de la incertidumbre regulatoria. Existen dudas y un vacío legal en cuanto a contribuciones impositivas, cobertura de seguros y responsabilidad legal. Por otra parte, compañías de taxis u hoteles denuncian el instrusismo que pueden llegar a suponer estas prácticas para su negocio.

  1. ¿Cuál es su futuro?

Parece ser que la economía colaborativa ha venido para quedarse, pero lo que parece también cierto es que se encuentra aún en una fase temprana y habrá aspectos que deban pulirse para una mejor adaptación de ésta a la sociedad. Las claves apuntan a que debe existir una mejor regulación, más clara y transparente, o una mejor definición de los roles según sectores de negocio (por ejemplo, definir el papel del agente productor). Lo que parece claro es que la economía colaborativa tendrá un papel de importancia creciente en los años venideros.

Con todas estas claves, podemos ya hacernos una idea de lo que este tipo de economía es, y sus ventajas e inconvenientes. No cabe duda de que tiene y tendrá sus defensores y detractores, y nos gustaría saber en qué lado os encontráis vosotros. Podéis dejarnos vuestras impresiones en los comentarios de abajo.

 

 

5 cursos de economía para aprovechar tus vacaciones de verano

Si bien es cierto que el verano es una época para descansar y relajarse, no deja de serlo el hecho de que muchos profesionales aprovechan el período estival para seguir formándose y actualizando sus conocimientos.

Vivimos en un mundo laboral muy cambiante. En el entorno digital surgen, casi diariamente, nuevos programas, materias e, incluso, trabajos. Esto es algo que te obliga a reciclarte, a actualizar tus competencias y hasta a anticiparte. Desde el Consejo General de Economistas somos conscientes de ello y, por esta razón, te ofrecemos una gran variedad de cursos, tanto presenciales como virtuales para que puedas continuar con tu aprendizaje en verano.

5 cursos de verano de economia

En este post hemos seleccionado para ti 5 cursos online imprescindibles para que aproveches las vacaciones para marcar la diferencia con tu formación profesional:

  • Curso Básico de Consolidación: este curso realizará un recorrido desde la base de la Consolidación hasta los casos especiales y singulares que se dan en cada método. De este modo conocerá cada uno de los métodos junto con sus matices y diferencias, junto con sus consecuencias en los estados financieros. Gracias a este curso, los profesionales del ámbito económico podrán crearse nuevas oportunidades laborales y convertirse en destacados especialistas en Consolidación. Más información aquí.

 

  • Curso Online de Contabilidad Avanzada: ‘Inmovilizados y arrendamientos de activos’: este curso cuenta con las últimas novedades contables publicadas hasta la fecha. Es eminentemente práctico, con ejercicios en los que el alumno pondrá en práctica los conocimientos adquiridos. Esta formación es de utilidad para para Economistas y Titulados Mercantiles en general y, en particular, para auditores, contables y sus colaboradores. Más información aquí.

 

  • Informes de Auditoría (Adaptado a NIA-ES): El economista auditor debe redactar de forma correcta y apropiada los informes de auditoría. Por tanto, es de suma importancia que conozca la adecuada aplicación práctica de las normas internacionales de auditoría en su aplicación en España. Más información aquí.

 

  • ‘El Estado de cambios en el Patrimonio neto y el Estado de flujos de efectivo’: Es necesario conocer y asentar una buena base de conocimientos para elaborar el Estado de cambios en el patrimonio neto y el Estado de flujos de efectivo, partiendo del balance y la cuenta de resultados de una sociedad. En este curso trataremos los aspectos más importantes relacionados como el tratamiento de los activos financieros, subvenciones, operaciones de crédito y financiación, inversión en activos fijos, etc. Más información aquí.

 

  • ‘Extinción colectiva de los contratos de trabajo en sede concursal. Especial referencia a su relación con el ámbito laboral.’: Bien es sabido que la tramitación de un expediente de regulación de empleo dentro del procedimiento concursal es una de las situaciones más delicadas del procedimiento y supone un reto para la Administración Concursal. En este curso aprenderás la solicitud inicial, la intervención de terceros en las negociaciones, la apreciación de la causa justificativa del ERE o la extensión de la responsabilidad a empresas, factores que no están en concurso pero que sí son trascendentales para reconocer la necesidad o no de iniciar uno de estos procedimientos. Más información aquí.

 

¿Qué te parecen los cursos que hemos seleccionado para tu formación veraniega? ¿Te apetece aprovechar tus vacaciones para seguir creciendo profesionalmente? Si quieres ver todos los cursos que el Consejo General de Economistas te ofrece, pincha aquí.

 

 

 

 

5 mujeres que han desempeñado un importante papel en la economía

Cuando pensamos en el ámbito de la economía, a menudo la asociamos en nuestra mente como una profesión ejercida mayoritariamente por hombres. Y aunque los datos corroboren esta afirmación, con una mayoría de hombres licenciados y profesionales de la economía o carreras afines, estamos seguros de que la tendencia cambiará en un futuro no muy lejano.

Gro Harlem Brundtland - World Economic Forum Annual Meeting 1989

Gro Brundtland

Independientemente de nuestros deseos sobre la equidad de género en nuestra profesión, hoy nos gustaría hacer un homenaje a algunas de las mujeres que han jugado un papel importante en la historia de la economía. Nuestra selección es la siguiente:

  1. Joan Robinson (1903 – 1983): Robinson fue una economista inglesa, que participó en el “Circus” de John Maynard Keynes en los años treinta y cuarenta. Cuando Keynes murió, Robinson formó parte de la denominada escuela postkeynesiana de Cambridge, Inglaterra. Su principal aportación en el terreno económico es la teoría de la competencia imperfecta, en 1933, oponiendo una variante a la tradición neoclásica-marshalliana que dicotomiza la economía entre competencia perfecta y monopolio absoluto. 
  1. Beatrice Potter Webb (1858 – 1943): Beatrice Webb nació en Gloucester (Reino Unido). Fue socióloga y reformadora social, y se mostró interesada por todo lo relacionado con las ideas socialistas y todo aquello que sirviera para acabar con la miseria y explotación laboral indiscriminada que era característica en la revolución industrial. Líder de la Sociedad Fabiana y del Partido Laborista Británico y fundadora de la London School of Economics, elaboró en 1909 un “Informe de la Minoría” en la Commission on the Poor Laws en el que diseñó uno de las primeras propuestas para un sistema de seguridad social y de pensiones del estado que prefiguraba el estado de bienestar que surgiría décadas más adelante.
  1. Gro Brundtland (1939): Gro Harlem nació en Bærum, en la zona metropolitana deOslo. Es la primera mujer que ostenta el cargo de Primera Ministra de su propio país y en 1983 organizó y dirigió la Comisión Mundial sobre Desarrollo y Medio Ambiente. De esa comisión nació el “”El Informe Brundtland”, que estableció el concepto de desarrollo sostenible que ha sido desde entonces incorporado a todos los programas político-económicos. 
  1. Elinor Ostrom (1933 – 2012): Esta economista estadounidense, nacida en Los Ángeles, ha sido la única mujer en ganar el premio Nobel de Economía, premio compartido conOliver E. Williamson, por “su análisis de la gobernanza económica, especialmente de los recursos compartidos”. Se considera a Ostrom una de las estudiosas más destacadas en el área de recursos compartidos o bienes comunes en particular, respecto a cómo los seres humanos interactúan a fin de mantener a largo plazo los niveles de producción de recursos comunes, tales como bosques y recursos hidrológicos, incluyendo pesca y sistemas de irrigación, áreas de pastizales, etc.
  1. Edith Penrose (1914 – 1996): Esta economista americana de origen británico es la madrina del concepto de “empresa penrosiana”. Su análisis, desarrollado en la década de los 50, supuso una ruptura temprana e imprevista con la visión ortodoxa de la empresa desde un punto de vista dinámico y evolutivo. Prestó atención a temas relacionados con el crecimiento de las empresas, las razones de su fusión, la supervivencia de las PYMEs o la gestión del conocimiento. Para Penrose, la empresa es un conjunto de recursos organizados administrativamente que crece y trata de sobrevivir en un entorno de competencia, y distingue entre los recursos y los servicios que se pueden obtener de éstos.

Como vemos, numerosas mujeres economistas han tenido un papel relevante en diversos aspectos de la teoría económica en la historia reciente. Desde aquí, no sólo abogamos por que esto siga siendo así en el momento presente y futuro, sino que creemos firmemente que lo será.

Para vosotros, ¿hay algún otro nombre que merecería estar en nuestro blog por su importante aportación a la economía? ¿Por qué no lo compartís con nosotros? Podéis hacerlo abajo, en los comentarios.

6 consecuencias económicas del sí al ‘Brexit’

En los últimos días, varias noticias llenan los medios informativos de nuestro país. Una de ellas es, como es lógico ante la proximidad del acontecimiento, las elecciones del próximo 26-J. Otra, también relacionada con el tema político en lo perteneciente a la UE y Reino Unido, es, como todos sabemos, el ‘Brexit’.

 

Brexit

 

 

Pero, ¿qué es exactamente el Brexit? Para empezar, es un acrónimo de las palabras ‘British’ y ‘Exit’, haciendo alusión a que existe un porcentaje de la población británica que quiere salir de Europa. Mañana, día 23 de junio, tendrá lugar el referéndum en el que los británicos decidirán su permanencia en la Unión Europea, y nosotros queremos analizar las consecuencias económicas que un resultado positivo tendría para nuestro país.

Depreciación de la libra: A simple vista, algo que sucedería, y que ya está sucediendo, es que la libra se deprecia ante la incertidumbre de que finalmente se produzca esta ruptura. Si ésta se produce, ocasionaría una caída de valor de la divisa británica, que perjudicaría a las empresas españolas que tuvieran como competencia directa a alguna compañía británica, pues la pérdida de valor de la divisa les haría más competitivos.

Consecuencias para los trabajadores: Una salida de Reino Unido de la UE significaría la necesidad de visados y pasaportes a la hora de viajar o trabajar en las islas. Los trabajadores españoles residentes allí tendrían que actualizar sus visados y toda la estrategia fiscal de sus ingresos a la legislación internacional, con posibles consecuencias también para sus derechos como trabajadores.

Consecuencias para la compra de viviendas: Los británicos encabezan la compra de viviendas en España por parte de extranjeros, suponiendo un 21% del total. Si, como hemos comentado en un punto anterior, la libra se deprecia, eso provocaría una reducción de la demanda de viviendas en nuestras costas.

Consecuencias para las relaciones comerciales: Las relaciones comerciales entre nuestro país y Reino Unido también se verían seriamente afectadas. La caída de la libra podría encarecer las exportaciones españolas a Reino Unido, que el pasado año supusieron unas cifras de 18.231 millones de euros. Esto causaría un impacto en algunos sectores como el automovilístico o el agroalimentario.

Impacto en el turismo: Aparte de su inversión en viviendas, los británicos también invierten mucho en hacer turismo en nuestro país. Reino Unido es también el principal emisor de turistas a nuestras fronteras, aportando más de 15 millones de visitantes anuales. Nuevamente, con la depreciación de su moneda, el dinero que estos turistas ingresaran durante su estancia aquí, ahora tendría menos valor.

Consecuencias para las empresas: Hay numerosas empresas españolas que han decidido abrir sucursales en ‘La City’ para operar en Europa. Como es lógico, una hipotética salida de territorio europeo reduciría drásticamente el interés de estas empresas de continuar allí, al verse fuera de ese escenario para el que supuestamente entraron. Según el FMI, el sí a este referéndum ocasionaría la pérdida de 110.000 empleos sólo en Londres.

Indudablemente, el sí a este referéndum no afectaría únicamente a los directamente implicados, sino que en este caso, como vemos, afectaría también a nuestro país. ¿Qué opinión os merece a vosotros todo este debate y las posibles consecuencias del sí al Brexit? ¿Por qué no nos dais vuestro punto de vista en los comentarios?

 

 

 

 

5 claves para tu transformación digital como economista

Una cosa queda clara: la sociedad se transforma, y lo hace a una velocidad de vértigo. Los numerosos avances tecnológicos hacen que todo lo que hay a nuestro alrededor hoy, esté obsoleto mañana. Nuestro coche, nuestro móvil o nuestro televisor, serán un objeto de anticuario dentro de 5 años. No entramos a hablar del consumismo, pero la realidad es la que es.

Papers and gadget

También las personas debemos transformarnos; no nos queda otra alternativa. O lo hacemos, o nos quedamos fuera del juego. Y parece claro que la transformación tiene que ver con saber adaptarnos a los avances tecnológicos que la sociedad y los trabajos requieren: necesitamos de una transformación digital. Para ayudarte con este proceso, que no es nada fácil, te traemos 5 claves para tu transformación digital como economista.

 

  1. Conocimiento del ecosistema digital. Si, como decimos, es en el mundo digital donde nos vamos a encontrar sí o sí, parece lógico pensar en que debemos conocerlo como la palma de nuestra mano. Debemos conocer las principales herramientas con las que podemos llegar a nuestros clientes, potenciar nuestra marca empresarial o personal, o crear un contenido de valor y de interés para aquel público al que queremos llegar. Pueden ser redes sociales, puede ser una aplicación web… lo que está claro es que hay que estar donde nuestro cliente esté… y hablar el idioma que éste hable.

 

  1. Saber manejar datos. Los datos lo son (casi) todo, o al menos, eso es lo que oímos con frecuencia. Pero, ¿cuánta gente sabe realmente manejarlos, extraerlos y analizarlos? Lo cierto es que poca. Por eso, aprender a manejar datos es vital: nos permiten saber dónde está la demanda y dónde está la oferta, y como en las plataformas digitales podemos observar el rendimiento en tiempo real, podemos también cambiarlo de la misma forma inmediata. Contar con especialistas en digitalizar la información se perfila como un valor seguro, así que aprovechémoslo y aprendamos sobre el tema.

 

  1. Conocer a tu cliente. Nunca fue tan fácil hacerlo. Los datos de los que hablábamos en el punto anterior nos permiten meternos en la cabeza de nuestro cliente, saber cuáles son sus gustos y aspiraciones, y en base a esta información, acercarnos a él y ofrecerle lo que quiere. Porque hoy en día, las decisiones sobre lo que ofrecemos al cliente ya no las tomamos nosotros como compañía o directivos de la misma, sino que las reglas de juego han cambiado, y ahora las dicta el cliente. No se construye una estrategia pensando en él; se construye conjuntamente con él.

 

  1. Creer en los contenidos… y saber construirlos. Aparte de conocer el ecosistema digital, hoy también se requieren conocimientos de marketing online para, como hemos mencionado anteriormente, difundir las bondades de nuestra marca, producto o servicio (o incluso nuestra marca personal). Y, para “saber vender”, hay que saber cómo hacerlo. Hacerlo a través de grandes contenidos es la clave. Lo que demandamos ahora son microcápsulas de información, de consumo rápido y a menudo instantáneo, porque no disponemos del mismo tiempo ni espacio de atención que en el pasado. Tenemos que ser capaces de poder captar la atención del usuario mediante vídeos, contenido viral en redes sociales, y piezas de contenido lo suficientemente atractivas que inviten a nuestro público a acudir a nosotros, y no al revés.

 

  1. Formación y más formación. No olvidemos que, como hemos comentado al principio, lo que hoy es tendencia y funciona, puede que mañana ya no lo haga. Así que debemos tener claro que nuestra carrera como economistas no tiene un principio ni un final, sino que es un proceso abierto y continuo. Nunca tendremos que dejar de formarnos si queremos permanecer a la par de la evolución tecnológica y digital. O lo hacemos, o nos quedaremos atrás.

 

Y tú, ¿estás en proceso de transformarte digitalmente? ¿O por el contrario, te sientes atrapado en la zona de confort? Cuéntanos a cuál de los grupos perteneces y por qué, en los comentarios de abajo. ¡Queremos conocer tu opinión!

 

 

 

 

5 grandes empresas que no cotizan en bolsa

Todos las conocemos. Compramos sus productos, nos sorprendemos con sus campañas publicitarias e incluso las recomendaríamos a nuestros familiares y conocidos como compañías en las que consumir y confiar, pues gozan de prestigio y reconocimiento.

Sin embargo, todas ellas comparten una característica común: no cotizan en bolsa. Cada una con sus razones, pero todas ellas no han entrado aún en los mercados de valores. Vamos a repasar cuáles son, puede que algunas os sorprendan:

Sao_Paulo_Stock_Exchange

Ikea. Se dice que su fundador, Ingvar Kamprad, tiene fama de tacaño y agarrado: duerme en habitaciones pequeñas y baratas cuando va a hoteles en lugar de en lujosas suites, viaja en clase turista a pesar de poderse permitir hacerlo en business, e incluso establece normas para que sus empleados ahorren lo máximo posible a la hora de trabajar. Sea por estas razones o no, la fortuna de Ikea es de 55.000 millones de euros, que pertenecen íntegramente a la familia Kanmprad. Puede que sea razón más que suficiente para no ver la necesidad de sacar la empresa a bolsa…

Lidl. La cadena de supermercados de origen alemán tiene más de 8.000 supermercados, repartidos a lo largo de 17 países, y es uno de los líderes mundiales de supermercados de bajo coste. Solo en nuestro país mejoró sus ventas en un 12,5%, superando por primera vez los 3.000 millones de euros. Su modelo de negocio se basa en un aumento de volumen de compras gracias al aumento de estas ventas, lo que hace posible ofrecer unos precios bajos a los clientes. Quizá este modelo de negocio que les funciona les hace no preocuparse por cotizar en los mercados de valores…

Decathlon. Todos conocemos esta gran superficie dedicada a la venta de material deportivo. La compañía, perteneciente al grupo francés Mulliez, no cotiza en bolsa. La compañía tiene 748 tiendas repartidas en todo el Mundo, y 11.751 empleados, a los cuales retribuye mediante la entrega de ‘acciones’ liberadas de la propia compañía. La cantidad que se entrega a cada trabajador se calcula respecto a tres variables: los resultados netos de la empresa, la permanencia del trabajador y su productividad.

No queríamos terminar este post sin hacer referencia a dos grandes compañías españolas que tampoco cotizan aún en bolsa.

Mercadona. No cabe duda de que Mercadona es una compañía que funciona bien, y podría perfectamente tener un puesto en la lista del Ibex. Esta empresa no ha parado de crecer, y actualmente cuenta con el 20-25% del mercado alimentario español, facturando en la actualidad más de 20.000 millones de euros. La empresa es propiedad de la familia Roig, y quizá con estas cifras, no les interesa emprender nuevos caminos, como es el de la inversión en bolsa.

El Corte Inglés. Es otra de las empresas de nuestro país que suelen sorprendernos cuando nos enteramos de que aún no cotizan en bolsa. En este caso, la razón parece ser la contraria a la de nuestro ejemplo anterior, Mercadona. Debido a la crisis, sus ventas han caído duramente en la última década. Sin embargo, mediante la venta de inmuebles y amortizaciones, están saneando la deuda del balance, y planteando una posible salida a bolsa.

Como ves, no todas las grandes empresas del mundo o de nuestro país, por el hecho de ser grandes, están en bolsa. ¿Conoces algún otro ejemplo que no esté en nuestra lista? ¡Dinos cuál es, abajo en los comentarios!

 

 

 

Por fin eres economista… ¿y ahora qué?

Se acerca el final de este curso… otro “año escolar” que toca a su fin. Puede que haya sido duro, y puede incluso que haya sido el último de tu carrera universitaria, la consecución de un largo camino que cierra una etapa para abrir otra. Dejas atrás muchos compañeros, anécdotas y vivencias.

 

photo-1425342605259-25d80e320565

 

 

Sin embargo, ahora surge la gran pregunta: ¿y ahora qué?

Como para todo en la vida, hay opciones y soluciones. No hay una más válida que la otra, pues al final quien tiene que tomar la decisión eres tú. Pero sin duda, la información siempre ayuda en la toma de decisiones. Nosotros te proponemos una serie de consejos de lo que puedes hacer:

Lo primero de todo quizá sea especializarse. Está muy bien eso de saber un poco de todo, pero también puede suceder que no estemos aprovechando todo el potencial que podríamos ofrecer si no nos especializamos en nada concreto. ¿Sientes afinidad hacia la Docencia? ¿te ves más llevando el control de los libros de contabilidad de una organización? ¿te llama más ser un Asesor Tributario y trabajar para que tus clientes cumplen con sus obligaciones tributarias? ¿quizá incluso te gustaría ser un economista especializado en Marketing? En cualquier caso, nuestra recomendación es elegir un camino, el que más te atraiga y guste, y apostar por él. La especialización y centrarse en una sola cosa evitando “distracciones” nos hará ser mejores en lo nuestro. Si quieres ampliar información sobre esto, puedes leer nuestro post: Las salidas profesionales de un Economista.

Por otra parte, creemos que es muy útil pertenecer a un grupo, comunidad o colectivo profesional afín a tu especialidad. El carácter grupal de los mismos implica no sólo tener el título de pertenencia, sino todo un círculo de apoyo detrás que te ayudará en momentos de dificultad profesional. Nosotros, como Consejo General de Economistas que somos, queremos hablarte de las ventajas de colegiarte como economista y formar parte de nuestro consejo:

  • Para empezar, debes saber que si aún no estás licenciado, puedes Varios de nuestros colegios contemplan la figura del precolegiado, figura dirigida a estudiantes universitarios de ciencias económicas y empresariales. Un precolegiado puede disfrutar de las mismas condiciones que un colegiado, con ventajas adicionales, tales como una cuota de entrada gratuita, recepción de las publicaciones del colegio de economistas, precio especial en cursos, tiendas y librerías, o ingreso en bolsa de trabajo. 
  • Si lo que quieres es colegiarte, puedes hacerlo si reúnes una serie de requisitos, como los siguientes: 
  1. Ser ciudadano español o de un país miembro de la UE y ser Doctor o Licenciado en Economía, Ciencias Políticas y Económicas, Administración y Dirección de Empresas, Ciencias Actuariales y Financieras, entre otras.
  2. En el caso de ser extranjero de un país no miembro de la Unión Europea, también es posible colegiarse, atendiento a criterios como haber obtenido la convalidación de un título extranjero o Tener derecho de reciprocidad para el ejercicio de la profesión.

Tienes toda la información sobre quién puede colegiarse como economista ampliada en nuestra web.

Como hemos comentado, colegiarse comprende una serie de ventajas que van más allá de poseer el título de colegiado. Por ejemplo, adquirir el reconocimiento de la sociedad de la función social como colegiado, estar siempre actualizado gracias a la formación continua que la organización colegial ofrece, y por supuesto, orientación, ya sea de tipo laboral, para ponerse en contacto con otros miembros del consejo, o incluso sobre honorarios profesionales según la actividad desempeñada. Lee aquí todas las razones que te pueden llevar a colegiarte como economista.

Recuerda, si has finalizado una etapa y ahora las dudas te acechan, debes saber que tienes a todo un equipo de profesionales que te ayudarán y apoyarán en el desarrollo de tu carrera profesional en el apasionante mundo de la economía. Estamos aquí para ayudarte. ¡Colégiate como economista!

 

 

 

 

5 lecciones de marketing para economistas

Se estima que en el mundo conviven actualmente más de 7000 millones de personas. Hemos oído casi tantas veces como personas hay, la frase “vivimos en un mundo globalizado”, “la era de la globalización”, o que todo está “hiperconectado”.

Lo que toda esta terminología quiere decir, básicamente es que los mercados de todo el mundo están ahora más conectados y son más interdependientes que nunca. Nuestro escenario no es ya nuestro barrio ni nuestra ciudad; es el mundo entero. Por tanto, parece clave y lógico pensar que, sea lo que sea que queremos hacer, tanto si es vender más, como si es encontrar un trabajo, como si es mejorar en nuestra carrera profesional, tenemos que “saber vendernos”.  Y sí, si somos economistas, también.

marketing para economistas

Por todo ello, hoy queremos hablaros de la importancia del marketing para nuestro trabajo y nuestra marca personal, proponiéndoos “5 lecciones de marketing para economistas”. Tomad buena nota:

  1. Sal de la zona de confort: Si nos encontramos en un mundo altamente competitivo en el que todos hacemos lo mismo… ¿qué sucederá? Obviamente, será difícil destacar. Por eso, llega lejos el que arriesga, sale de su zona de confort aunque no sepa lo que se va a encontrar afuera, y da ese paso que otros no dan. A menudo pensamos que es mejor estar “normal” en una situación que no nos llena, que arriesgar y estar “posiblemente bien” en una situación incierta. Pero, ¿y si quitásemos el posiblemente?
  1. Innova: Einstein dijo una vez: “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Así pues, esta lección nos dice que nunca debemos estancarnos en nuestra forma de hacer las cosas, y si algo no funciona, cambiarlo. Un economista no debe nunca dejar de formarse, debe analizar qué es lo que están haciendo compañeros o profesionales que estén en una situación similar a la suya, e intentar darle una vuelta de tuerca, con la intención de mejorarlo.
  1. Construye tu propia marca personal: Siguiendo con este concepto de “saber venderse”, no hay nada que ayude más que crearnos una marca personal. Que se nos reconozca como individuo, por aquello en lo que somos buenos, creando notoriedad. Enfatizar que somos especialistas en algo, en este caso, la economía, y difundirlo en todos los canales que nos sea posible marcará sin duda una diferenciación respecto a la competencia.
  1. No seas el primero; sé el mejor: Podemos encontrar el mejor ejemplo de esto en la marca Apple y la propia filosofía de Steve Jobs. Ellos no inventaron tecnologías tales como el Smartphone, las tablets o los ordenadores personales; sin embargo, sí que han sabido darle un toque claramente diferenciado del resto, y posicionado en la mente de todos nosotros, que percibimos Apple como una marca de calidad y que valora mucho la experiencia de usuario. Así pues, no busquemos ser los primeros, pero cojamos algo que otros hayan hecho… ¡y mejorémoslo!
  1. Ten presencia en redes sociales: Las redes sociales son una herramienta muy útil para construir nuestra marca personal, ofrecer valor y en definitiva, vendernos y crecer profesionalmente. Pero hay que tener claro en cuáles queremos estar. No es lo mismo estar en Linkedin y Twitter, que pueden ser usadas profesionalmente por un público más adulto, que Instagram o Snapchat, más para un público joven que busca contenido de consumo instantáneo.

Precisamente, si te interesaría conocer en profundidad las oportunidades que herramientas como Twitter y LinkedIn pueden aportar al desarrollo de tu actividad y negocio, quizá te interese nuestro ‘Curso Linkedin y Twitter para profesionales y despachos’, que el próximo 30 de mayo celebraremos en nuestra sede del Consejo General de Economistas.

¿Qué te han parecido estas lecciones de marketing para economistas? ¿Hay alguna otra que conoces o pones en práctica para diferenciarte como profesional? Comparte tu conocimiento con nosotros dejándonos un comentario.