5 Economías emergentes

El relevo de los países que se van a poner al frente de la locomotora de la economía mundial comenzó hace ya algunos años. Ya son varios los países cuyas economías se han mostrado menos vulnerables a la crisis, pidiendo paso y reclamando su lugar en las instituciones financieras internacionales.

Son las llamadas naciones BRICS, acrónimo que se refiere a Brasil, Rusia, India, China y a las que se ha unido más tarde Sudáfrica.

 

BRASIL

Es el caballo de batalla de la economía latinoamericana, desempeñando un papel fundamental en el desarrollo de la zona, con unas tasas de crecimiento económico muy por encima de sus vecinos, además de tener una democracia consolidada y una pujante clase media.

Se trata de la sexta economía del mundo por PIB nominal y su mayor ventaja es que consigue atraer numerosas inversiones que dinamizan sus exportaciones, llegando a triplicarlas, y le han llevado a tener mayor presencia en diferentes fotos internacionales.

Sin embargo, la expectativa de una recesión junto a la inflación y el déficit presupuestario, una corrupción recurrente, grandes focos de pobreza y la sobreexplotación de sus recursos naturales, hacen peligrar que Brasil cumpla sus metas fiscales.

 

RUSIA

La intención de Rusia no es ser una economía emergente, sino recuperar su estatus de superpotencia. Para ello cuenta con una considerable reserva internacional, numerosos recursos minerales, una óptima relación deuda – PIB y la cercanía con China, que facilita una alianza estratégica entre los dos países que favorece el comercio.

A esto se une el hecho de que el país ha disfrutado durante más de una década de un crecimiento económico y un incremento considerable del salario medio. Por esta razón, son varios los analistas que apuntan a que Rusia podría convertirse en el país más poderoso económicamente de Europa.

Entre los hándicaps que pueden interponerse en su camino está el hecho de que Rusia no ha sabido diversificar su economía y depende en exceso del petróleo y de la volatilidad de sus precios. Debido a esta falta de diversificación, se ha realizado una escasa inversión en infraestructuras. A estas debilidades se unen fuertes desequilibrios en la distribución de la renta, corrupción y excesiva dependencia social del Estado, entre otros.

INDIA

El país asiático tiene una inmejorable situación demográfica, con una población joven interesada en la búsqueda de progreso, además de ser un imán para atraer inversiones extranjeras, una combinación perfecta para alcanzar el desarrollo económico.

Otro de los factores positivos que favorecen su crecimiento es que el país estimula su economía a través del consumo. Esto unido al gran impulso de la tecnología y la informática en India, junto con un fuerte sector de telecomunicaciones y una gran industria automotriz, lo convierten en una gran potencia.

Este crecimiento se ve amenazado por los fuertes desequilibrios sociales, amenazas terroristas y conflictos fronterizos y una red de transportes deficiente.

 

CHINA

La economía del gigante asiático no para de crecer a pasos agigantados, postulándose como una de las grandes potencias mundiales, gracias a la profunda transformación que ha sufrido su estructura productiva fruto de una firme apuesta por la industrialización.

China se ha convertido en el principal exportador de bienes a nivel mundial, siendo el país con mayor volumen de comercio internacional. Esto hace que dependa en exceso de las inversiones y del exterior, por lo que están dando un giro a su economía para dar un mayor peso al consumo interno para seguir creciendo.

Entre las desventajas con las que cuenta su economía se encuentra una población con un rápido envejecimiento, la corrupción política o la injusticia social, que pueden lastrar su crecimiento económico en un futuro.

Economías emergentes

 

SUDÁFRICA

Sudáfrica es el motor de la economía africana, acaparando prácticamente el 40% de todo el PNB del continente. Es más, prácticamente el 75% de las grandes empresas africanas son sudafricanas. De ahí su importante papel en el desarrollo de la región.

El país es rico en recursos naturales, cuenta con comunicaciones, energía y transportes bien desarrollados, además de tener la 16ª bolsa de valores más grande del mundo.

Pero el estado registra el coeficiente más alto de desigualdad social, por lo que para continuar con su crecimiento debe superar los retos de la pobreza y la desigualdad a los que se enfrenta.

 

Todos estos países tienen en común una gran población que, junto a su enorme extensión territorial, sus recursos naturales, el crecimiento de su PIB y su participación cada vez mayor en el comercio mundial, los ha convertido en los destinos más atractivos para las inversiones internacionales.

¿Crees que alguna otra economía emergente se unirá al carro que tira de la economía mundial? ¡Cuéntanoslo en comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>