Cuatro implicaciones fiscales de las devoluciones de las cláusulas suelo

24 de enero de 2017

El 21 de enero se ha publicado en el BOE el Real Decreto-ley 1/2017 de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de las denominadas “cláusulas suelo”, que recordamos son aquellas que se aplican a las hipotecas concedidas a interés variable. En este tipo de hipotecas, en las que se aplica un diferencial sobre un índice de referencia (por ejemplo, el Euribor), la cláusula suelo impide que el interés baje de un mínimo aunque la suma de dicho índice más el diferencial esté por debajo. La normativa ahora aprobada tiene por objeto establecer medidas que faciliten la devolución de las cantidades indebidamente satisfechas por el consumidor a los bancos por este concepto.

coins-948603_1920

Pues bien, el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF) del Consejo General de Economistas acaba de publicar las principales implicaciones fiscales de estas devoluciones que se resumen en los cuatro puntos siguientes:

  • No se ha de integrar en el IRPF ni la devolución obtenida -por acuerdo o sentencia-, ya sea en efectivo o con otra compensación, de los intereses indebidamente pagados, ni tampoco los intereses indemnizatorios que se satisfagan al contribuyente.
  • Si los intereses constituyeron base de la deducción por adquisición de vivienda, estatal o de las deducciones reguladas por las Comunidades Autónomas, dichas deducciones se sumarán a la cuota líquida estatal y autonómica del ejercicio en el que se hubiera celebrado el acuerdo, pero solo los correspondientes a ejercicios no prescritos y sin añadir intereses de demora. Si la forma de resarcir al cliente por la entidad de crédito consistiera en reducir el préstamo pendiente, ni habrá que sumar las cantidades deducidas en años anteriores ni el contribuyente podrá deducir por dicha minoración del préstamo.
  • Si los intereses indebidamente cobrados se dedujeron en la base de las declaraciones por IRPF de ejercicios anteriores, por ejemplo, de los rendimientos del capital inmobiliario, la devolución de los mismos obliga a la presentación de declaraciones complementarias de los ejercicios no prescritos, sin recargos, sanciones ni intereses de demora. El plazo para presentar estas complementarias será el comprendido entre la fecha del acuerdo y el fin del siguiente plazo de declaración. Así, por ejemplo, si el acuerdo tiene lugar en marzo de 2017, las complementarias habrá que presentarlas antes del 30 de junio de este año, pero si se produjera el acuerdo en mayo, ya iniciado el plazo de la Renta 2016, el plazo para las complementarias finalizará cuando termine el plazo para presentar Renta 2017, en 2018.
  • En el caso de intereses pagados en 2016, si el acuerdo se consigue antes del 30 de junio de 2017, dichos intereses no formarán parte de la base de las deducciones por adquisición de vivienda ni serán gastos deducibles en la Renta 2016.

Foto: stevpb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>