En la Jornada de clausura del 4º Audit Meeting REA+REGA, los auditores reflexionaron sobre la ética en el mundo de los negocios

“La falta de ética ha tenido mucho que ver con la crisis económica”

Esta frase resume el sentir general de los auditores del Consejo General de Economistas, que celebraron su encuentro anual.

Carlos Puig de Travy, presidente del REA+REGA, señaló que la ética y la deontología deben regir en todo momento la actividad profesional de la auditoría, en cuanto que “el resultado del trabajo del auditor puede tener efectos frente a terceros y es garante de la fiabilidad de la información financiera analizada”.

FOTO (De izquierda a derecha)

Carlos Puig de Travy, copresidente del REA+REGA Auditores, del Consejo General de Economistas

Valentí Pich Rosell, presidente del Consejo General de Economistas

Miguel Temboury Redondo, Subsecretario de Economía y Competitividad

Ana María Martínez Pina, presidenta del ICAC

Lorenzo Lara Lara, vicepresidente del Consejo General de Economistas

Madrid, 29 de noviembre de 2013.- Los más de 500 auditores que han participado en el 4º Audit Meeting, celebrado en Madrid durante los días 28 y 29, que ha sido organizado por el REA+REGA Auditores –órgano especializado del Consejo General de Economistas–, analizaron durante la jornada de clausura la ética en el mundo de los negocios.

La conferencia que sobre esta cuestión impartió Antonio Argandeña, profesor titular de la Cátedra “la Caixa” de Responsabilidad Social de la Empresa y Gobierno Corporativo del IESE, fue el punto de arranque del posterior debate, tras el que los auditores del Consejo General de Economistas extrajeron unas conclusiones que se incluyen al final de este comunicado.

En su intervención, Antonio Argandoña reflexionó sobre la incidencia de la falta de ética en la generación de la crisis económica. “Se produjeron fallos éticos en la gobernanza y dirección de las organizaciones”, señaló; y añadió a continuación: “Hubo una excesiva asunción de riesgos y una absoluta falta de transparencia”.

Por su parte, el presidente del REA+REGA Auditores, Carlos Puig de Travy, hizo alusión a los últimos escándalos financieros, pero aclaró que, “afortunadamente, son casos aislados, propiciados por unas circunstancias comunes, como, por ejemplo, una captación de recursos poco racional, tomas de decisiones inadecuadas, falta de aplicación de los códigos deontológicos…; a lo que hay que sumarle que la regulación relativa a la información financiera ha sido demasiado laxa”.

El presidente del REA+REGA también señaló que la ética y la deontología deben regir en todo momento la actividad profesional de la auditoría en cuanto que “el resultado del trabajo del auditor puede tener efectos frente a terceros y es garante de la fiabilidad de la información financiera analizada”.

En la clausura del 4º Audit Meeting participaron Carlos Puig de Travy, presidente del REA+REGA Auditores-CGE,  Lorenzo Lara Lara, vicepresidente del Consejo General de Economistas, Antonio Fornieles, presidente de la Agrupación Territorial Nº 1 del ICJC, y Ana Mª  Martínez Pina, presidenta del ICAC; quienes corroboraron el éxito de este encuentro anual que se ha convertido en una referencia para el sector

CONCLUSIONES

 -La falta de ética ha tenido mucho que ver con la crisis económica

  • Se produjeron fallos éticos en el plano personal,
  • Se produjeron fallos éticos en la gobernanza y dirección de las organizaciones,
  • No se identificaron los problemas éticos, por la separación de la ética y la economía y por la separación de la ética y la política

- Ser ético en la empresa no es fácil

  • Por la naturaleza del trabajo en la empresa (las decisiones son complejas; la competencia es intensa; hay una elevada presión; la tiranía de los resultados; hay incentivos perversos; os errores son inevitables)
  • Porque la sensibilidad moral suele ser escasa (dificultades para reconocer el alcance ético de los problemas; cultura burocrática)
  • Por la tesis de la amoralidad o autonomía ética de la empresa.
  • Porque la ética en la empresa no siempre se entiende bien.
  • Porque la sociedad no ayuda a ser ético (individualismo radical: plena autonomía en la vida privada; emotivismoético; decisiones en términos de preferencias personales; relativismo moral: cada uno decide lo que es ético; contrato social: no hace falta un bien común ni una ética pública; ausencia de fines sociales amplios: el fin de la utopía política; utilitarismo social: garantía de autonomía privada; pérdida del sentido de responsabilidad personal).

- La ética tiene que ver con la calidad de la empresa

  • Una organización buena (eficaz, sostenible, responsable, humanística, que contribuye al desarrollo social,…) es una organización ética

 – La ética tiene que ver con la calidad de los directivos

  • Lo que el buen directivo debe llevar a cabo (conseguir resultados económicos; conseguir un lugar en el que valga la pena trabajar y donde las personas aprendan; conseguir un lugar donde las personas puedan desarrollarse como personas)
  • Un directivo no puede actuar de la misma manera si es ético o si no lo es. Un directivo ético ve “otras cosas”, las valora de otra manera, busca otros resultados, tiene otras motivaciones, se plantea otras alternativas….Un directivo ético aprende de otra manera, enseña otras cosas, da lugar a otras lealtades…
  • La ética empieza con el compromiso y el ejemplo de la alta dirección, pero debe estar presente en toda la organización
  • Es una tarea personal y colectiva, compartida y recíproca

- El auditor y la ética de la empresa

  • La profesión de auditor tiene sus propias reglas técnicas y éticas
  • Los principios éticos de la profesión (Capacitación profesional; cumplimiento de la ley;  independencia; integridad; veracidad; objetividad; confidencialidad; equidad)
  • La ética de la empresa
  • El papel de las asociaciones profesionales

- La ética del auditor

  • Responsabilidad por los impactos de sus acciones sobre los demás y sobre sí mismo (no solo económicos; por sus acciones y omisiones, pasadas, presentes y futuras; responsabilidad moral, legal y social; más allá de ser un profesional “competente”; no “nuevas” responsabilidades añadidas; Servicio)
  • Acuerdos y conflictos entre la profesión y la empresa (visión específica de los problemas de la empresa; autonomía y compromisos; coordinación con la empresa y con otros profesionales; la implicación del auditor en los problemas éticos de la empresa).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>