En qué consiste el Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA)

3 de julio de 2017

El Acuerdo Económico y Comercial Global (conocido por sus siglas en inglés CETA) es un convenio comercial entre la Unión Europea (UE) y Canadá, que tiene por objeto impulsar el comercio y contribuir a generar crecimiento y empleo. Fue firmado el 30 de octubre de 2016 y aprobado por el Parlamento Europeo el 15 de febrero de 2017. No obstante, los parlamentos de todos los Estados miembros de la UE deben aprobarlo para que pueda surtir efecto plenamente (en el caso español se aprobó la semana pasada en el Congreso con 179 votos a favor, 79 en contra y 81 abstenciones, debiendo pasar todavía el trámite del Senado donde es previsible que también sea aprobado).

banner_ceta_share_en

Canadá representa un socio económico importante para la UE, ya que, según las estimaciones manejadas en Bruselas, con este país norteamericano se mantienen relaciones comerciales por valor de casi 100.000 millones de euros anuales. Se estima que el CETA permitirá a las empresas europeas ahorrar los más de 500 millones de euros que abonan anualmente en concepto de aranceles por sus exportaciones a Canadá. Asimismo les permitirá acceder en mejores condiciones a los contratos públicos canadienses tanto a nivel federal como provincial y municipal. Otros beneficios que desde la perspectiva europea se considera traerá el CETA son:

  • Hará que las empresas europeas sean más competitivas en Canadá.
  • Abrirá el mercado de servicios canadienses a las empresas de la UE, por ejemplo, servicios medioambientales, financieros o marítimos especializados, como dragados, desplazamiento de contenedores vacíos o transporte de determinadas mercancías en Canadá.
  • Abrirá los mercados a las exportaciones europeas de alimentos y bebidas.
  • Protegerá los alimentos y bebidas tradicionales europeos frente a las copias. Para ello se ha acordado proteger 143 indicaciones geográficas europeas como, por ejemplo, el azafrán de La Mancha, el aceite de Baena, el turrón de Alicante o el queso manchego.
  • Reducirá los costes de los exportadores de la UE sin por ello rebajar las normas.
  • Beneficiará a las pymes y consumidores de la UE.
  • Hará más fácil para los profesionales europeos trabajar en Canadá.
  • Permitirá el reconocimiento mutuo de cualificaciones.
  • Creará condiciones previsibles para los inversores de la UE y de Canadá.
  • Hará que para las empresas europeas sea más fácil invertir en Canadá.
  • Ayudará a las industrias creativas, los innovadores y los artistas de Europa.
  • Protegerá los derechos de los trabajadores y el medio ambiente.

Lo cierto es que el CETA es un acuerdo ambicioso que va más allá de la mera regulación del intercambio de bienes entre UE y Canadá, abarcando aspectos económicos más complejos como las inversiones o los servicios financieros. Hay quien argumenta que inclusive partes del CETA puedan ir en detrimento de la normativa europea en algunos ámbitos, de ahí que se haya abierto un debate entre partidarios y detractores del mismo que veremos cómo termina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>