La revisión del Pacto de Toledo a debate (el futuro de las pensiones)

7 de junio de 2017

El artículo 41 de la Constitución española señala que “los poderes públicos mantendrán un régimen público de Seguridad Social para todos los ciudadanos, que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad, especialmente en caso de desempleo. La asistencia y prestaciones complementarias serán libres”. Con este precepto en mente, en abril de 1995, el Congreso de los Diputados aprobó el denominado Pacto de Toledo, un informe que pretendía garantizar un sistema público de pensiones, justo, equilibrado y solidario.

El Pacto de Toledo original incluía quince recomendaciones relacionadas con aspectos tales como la acción protectora, la financiación, la estructura o la gestión de la Seguridad Social, las cuales se fueron desarrollando mediante el diálogo social. Las recomendaciones del Pacto fueron revisadas y actualizadas en 2003 y 2011, estando prevista una nueva revisión para 2016 que finalmente no llegó a realizarse.

Foto_post_11

Precisamente en un acto celebrado el pasado 29 de mayo en la sede del Consejo General de Economistas organizado por Economistas Asesores Laborales (EAL-CGE), en el que se debatieron las medidas necesarias para que el Sistema de la Seguridad Social sea sostenible, se señaló la necesidad de revisar urgentemente el Pacto de Toledo, para conseguir un pacto estatal que englobe a todas las fuerzas políticas. Desde el Consejo también se plantea abrir el debate sobre el futuro de la Seguridad Social a cuestiones como las siguientes:

  • Teniendo en cuenta el aumento de la esperanza de vida media y el retraso en la incorporación al mercado laboral, convendría reflexionar sobre el incremento de la vida laboral de los futuros trabajadores, tomando en consideración las medidas que a este respecto están adoptando en países de nuestro entorno.
  • Estudiar la rebaja de las cotizaciones sociales, con cargo al IVA, para fomentar mayores altas en el sistema, con más cotizaciones y para reducir la economía sumergida.
  • Valorar otras soluciones, como la “mochila austríaca”.
  • Sufragar las pensiones no contributivas por otras vías fuera del sistema.
  • Incorporar la tarifa progresiva para los autónomos, en función del rendimiento de la actividad.
  • Mejorar la compatibilización de las pensiones con la actividad laboral.
  • Incentivar la contratación de sistemas alternativos de pensiones, de cara a mejorar el poder adquisitivo de los jubilados, para que puedan complementar la pensión de jubilación estatal con planes privados alternativos.

Foto: alfcermed

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>