OBLIGACIÓN DE DECLARAR EN IRPF EN EL CASO DE TENER MÁS DE UN PAGADOR EN EL EJERCICIO

13 de julio de 2018

En principio, el hecho de tener más de un pagador, a efectos de la declaración del IRPF no tiene efectos. Es decir, el contribuyente tiene que pagar exactamente los mismos impuestos en cualquier caso, pero…

Hay situaciones donde, por circunstancias, se ha tenido durante el año más de un trabajo, con distintos empleadores y resulta que en cada periodo el empresario no tiene obligación de retener, o retiene un 2%, pero si se cumplen los requisitos establecidos en la ley del IRPF surge la obligación de declarar y es entonces cuando al hacer la declaración, sale a pagar una cantidad que, en casos de salarios bajos, es un problema para el contribuyente.

En 2018 (con rentas de 2017) no existe obligación de declarar:

– Si se tuvieron ingresos exclusivamente de rendimientos de trabajo inferiores a 22.000 €, siempre que procedan de un solo pagador

– Cuando existan varios pagadores, siempre que la suma del segundo y posteriores por orden de cuantía no superen en su conjunto la cantidad de 1.500 euros.

– Cuando los rendimientos del trabajo procedan de más de un pagador y la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes por orden de cuantía superen la cantidad de 1.500 euros anuales, pero el conjunto sea inferior a 12.000 €

euro-870757_640Ejemplos:

Una persona (A)  trabaja todo el año para la misma empresa y percibe por su trabajo 21.500 euros. No tiene obligación de declarar.

Otra persona (B) trabaja 9 meses para una empresa y percibe 15.000 euros y, posteriormente, se cambia de puesto de trabajo a otra empresa porque le ofrecen más y en los últimos tres meses cobra 6.500 euros. Total 21.500 euros.

En los dos casos de B, las empresas retuvieron el 2% (430 euros), como tiene obligación de hacer la declaración y, de acuerdo a su situación familiar, supongamos que le sale un tipo del 12% a pagar al final (12% de 21.500 = 2.580 €). Como ha adelantado 430 € de IRPF, le habrá tocado pagar 2.150 €.

No es que A no haya tributado, sino que la empresa le habrá retenido durante el año la cantidad correspondiente (ese 12% mes a mes o el que le correspondiera), y como no tiene obligación de presentar declaración, “pensará” que no paga IRPF. En el caso de B el problema viene porque tiene que pagar todo su IRPF de golpe.

Esto es más sangrante todavía, en el caso de superar por poco los 12.000 euros con varios trabajos y, con estos salarios bajos tener que hacer frente en la declaración a importes superiores a los mil euros de una vez (o en dos si se fracciona el pago).

blonde-1296489_640Consejo: Si se tienen más de un empleador durante el año, hay que comunicar a la empresa lo que se ha ganado anteriormente, para que calculen el IRPF a pagar mes a mes y evitar SUSTOS y sorpresas el año siguiente, al hacer la declaración.

Fotos: Bru-nO y OpenClipart-Vectors

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>