Las cuatro causas por las que un auditor puede causar baja en el ROAC

5 de mayo de 2017

La auditoría de cuentas es una actividad que consiste en la revisión y verificación de la cuentas anuales (que pueden llegar a incluir, según el tipo de empresa, al balance, a la cuenta de pérdidas y ganancias, a la memoria, al estado de cambios en el patrimonio neto y al estado de flujos de efectivo), así como de otros estados financieros o documentos contables, elaborados con arreglo al marco normativo de información financiera que resulte de aplicación, siempre que dicha actividad tenga por objeto la emisión de un informe sobre la fiabilidad de dichos documentos que pueda tener efectos frente a terceros. Así se señala en el artículo 1 de la Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas.

ledger-1428230_1920Dicha actividad puede ser realizada por los auditores de cuentas, que pueden ser personas físicas o jurídicas y que han de figurar inscritas, como ejercientes en el caso de las personas físicas, en el Registro Oficial de Auditores de Cuentas (ROAC) del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), Organismo Autónomo, adscrito al Ministerio de Economía, Industria y Competitividad que ejerce la función supervisora de los auditores.

Resulta importante conocer las causas que pueden motivar la baja del auditor del ROAC, la cual será temporal o definitiva según los casos. En concreto, se puede producir en los cuatro supuestos siguientes, según lo que establece el artículo 32 del Real Decreto 1517/2011, de 31 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento de Auditoría de Cuentas:

  • Por fallecimiento del auditor.
  • Por incumplimiento de cualquiera de los requisitos establecidos en los artículos 8 y 9 de la Ley 22/2015 (ser mayor de edad; tener la nacionalidad española o la de alguno de los Estados miembros de la Unión Europea, sin perjuicio de lo que disponga la normativa sobre el derecho de establecimiento; carecer de antecedentes penales por delitos dolosos y haber obtenido la correspondiente autorización del ICAC). Destaca el requisito de carecer de antecedentes penales por delitos dolosos, de tal manera que el auditor que los tenga se encuentra inhabilitado legalmente para firmar informes de auditoría.
  • Por renuncia voluntaria del auditor.
  • Por sanción.

Foto: cpastrick