5 industrias en las que invertir para montar tu negocio

Invertir es una palabra inevitablemente asociada a riesgo. Y más, si estamos invirtiendo en valores de bolsa, sujetos a las fluctuaciones de la economía, lo que lo hace altamente impredecible. Otras veces, podemos encontrarnos en posición de invertir en un sector en el cual podamos ver oportunidades de negocio, para montar nuestra empresa. Con esto último, queremos echaros una mano, y recomendaros 5 industrias en las que invertir si queremos montar un negocio.

 

industrias

 

  1. Construcción con materiales sostenibles: El interés por esta industria es creciente, y lejos de ser una “moda”, ha venido para quedarse. En los últimos tiempos, la concienciación medioambiental, por suerte, ha aumentado, y es frecuente ver cómo se usan materiales procedentes de fuentes renovables en la construcción de viviendas u objetos de la más diversa índole, o cómo se busca una mayor eficiencia en el consumo de nuestra luz o aparatos tecnologicos. Además, se contribuye a minimizar el desperdicio de residuos y la polución. Un sector, que sin duda, es muy atractivo para invertir.

 

  1. Fabricación de drones: El uso de drones es una realidad tan presente, que a nadie le resultará rara esta recomendación a la hora de invertir. Existe una creciente demanda de este tipo de productos, tanto a nivel doméstico como para uso comercial o profesional: envío de paquetería, vigilancia aérea, acceso a zonas difíciles para el hombre, propósitos científicos… la lista es amplia, y probablemente, cada vez se encuentren más usos que darle a estos innovadores aparatos tecnológicos.

 

  1. Apps: La industria de las apps no necesita presentación. Con el ‘boom’ de los smartphones en los últimos años, el uso de aplicaciones móviles no ha parado de crecer, y aunque parezca que el mercado pueda estar algo saturado, nada más lejos de la realidad. Es cierto que cada vez existen más apps de todo tipo, pero eso es un signo del buen estado de salud de esta industria, y un indicador de la alta competitividad que hay, donde se debe innovar para destacar entre la multitud. Pero que no quepa duda de que invertir en apps sigue siendo un acierto.

 

  1. E-commerce de alimentos: ¿Quién no ha comprado alguna vez por Internet? Acudimos a la red en busca de aparatos electrónicos, libros, moda… y cada vez más frecuentemente, comida. El sector de la alimentación es consciente de que es cada día más fácil encontrar a sus clientes “virtualmente” que en las tiendas, y por eso, está poniendo en marcha este sistema, que dispone todavía de un margen de crecimiento amplio. Dentro de este sector, podemos investigar a su vez cuáles son las tendencias: por ejemplo, puede interesar apostar por comida orgánica, natural y saludable, por la que la gente se preocupa ahora más que antes, o ingredientes que son difíciles de encontrar en un super y en un e-commerce sí podrían ser encontrados.

 

  1. Cuidado personal: Continuando con la tónica de “cuidar”, tanto al Medio Ambiente, como la alimentación, como a uno mismo, la industria del cuidado personal no para de crecer. Cada vez nos preocupamos más por nuestro aspecto, pero no sólo porque sea tendencia; somos conscientes de que hay que estar sanos, y el gasto que estamos dispuestos a invertir en ello es mucho mayor que hace años o décadas. Los gimnasios, los spas, o los centros de yoga o pilates pueden ser buenas ideas en las que invertir para montar nuestro negocio.

 

Como hemos señalado, invertir es siempre un riesgo, y nunca podremos estar 100% seguros de si vamos a tener éxito o no, pero tener claro qué cosas están funcionando en la actualidad es un buen indicador que puede hacernos dudar menos antes de dar el importante paso de emprender.

 

¿En cuál de estas industrias invertiríais para montar vuestro negocio? ¿Apostaríais por alguna otra? ¡Todos vuestros comentarios serán bienvenidos!

 

 

5 razones por las que tu empresa no está innovando

En un momento en el que innovar está (o debería estar) en boca de todos, porque significa ofrecer una ventaja competitiva a nuestro negocio frente a la competencia, nos proponemos revisitar este concepto, y qué mejor forma de hacerlo que desmitificando algunas ideas erróneamente asociadas al concepto de innovación empresarial, y la manera en que éstas se utilizan como “excusas” para no innovar. Así. hoy queremos hablaros de “5 razones por las que tu empresa no está innovando”. ¿O quizá la tuya sí?

 

innovar en la empresa

 

Vamos a verlas:

 

  1. Confunde la falta de recursos humanos con la falta de talento: Tenemos una cierta tendencia a pensar que, para innovar en nuestra empresa, lo primero que necesitamos es tener un equipo concreto que lleve la “innovación en su ADN”, algo así como contratar a un equipo especializado para la innovación, aparte del resto. Pero lo cierto es que, en la actualidad, con toda la tecnología y herramientas de que disponemos, es quizá el mejor momento en el que estas variables no van de la mano, y no importa tanto el número de recursos, sino cómo los recursos que tenemos pueden aportar de forma creativa a las estrategias de nuestra compañía.

 

  1. Identifica innovación con un gran desembolso económico: Esta idea va muy en la línea de la anterior. Las compañías tienen miedo a invertir mucho dinero en innovación, sobre todo cuando se trata de pequeñas y medianas empresas, y eso es algo perfectamente normal y comprensible. Pero a veces, el secreto está en pensar desde otro punto de vista, y quizá, centrarnos en innovación que no sea de producto o altamente tecnológica. Podemos así innovar en nuestro propio modelo de negocio, “renovando” elementos y dándole una vuelta a qué ofrecemos a nuestros clientes, haciéndolo de una forma novedosa y distinta a la competencia, por ejemplo.

 

  1. No tiene una estrategia enfocada en el cliente final: Este caso plantea el problema de que quizá la empresa si está innovando, pero no hay una estrategia detrás de esto; es decir, innova en una dirección incierta, porque no está teniendo en cuenta una potencial necesidad del cliente a la hora de aplicar esa innovación. Esto puede deberse a que no ha habido una investigación previa del mercado y la empresa quizá se ha movido en torno a una corazonada, o simplemente, que esta estrategia ha errado. En cualquier caso, no perder nunca de vista al cliente ni sus posibles necesidades nos ayudará a decidir mejor la próxima vez.

 

  1. Desconoce el concepto de innovación: Esta reflexión nos lleva a hacernos la siguiente pregunta: ¿realmente sabemos lo que es la innovación? A veces, el problema reside en el desconocimiento del propio concepto, que puede parecer una nimiedad, pero tenerlo claro es la piedra angular a partir de la cual se construye todo lo demás. Innovar no es únicamente ofrecer un producto novedoso sin más, sino que significa generar en aquél que innova una ventaja competitiva sobre la competencia. Si sólo nos limitamos a ofrecer un cambio en un producto o servicio, pero este cambio puede ser fácilmente imitado por la competencia y no estamos generando esa ventaja competitiva sobre ella, nuestra innovación no podrá ser llamada de esa forma.

 

  1. Tiene los recursos y el dinero, pero está asentada en la zona de confort: No hay nada peor que el miedo paralizante a innovar, y puede ocurrir que nuestra empresa esté funcionando bien, exista bonanza económica y por eso no se replantee cambiar las cosas. Nos decimos: “¿si todo va bien tal y como se hacen las cosas, por qué cambiarlas?” Sin embargo, debemos ser consciente de que en los tiempos que corren, todo cambia a velocidad de vértigo, y nada parece ser duradero en el tiempo. Existen demasiados cambios de tendencia en la tecnología, en el mundo laboral y en la sociedad en general, que nos hacen no poder relajarnos. Y, ante esto, el miedo al cambio y permanecer en esa “zona de confort” son elementos a evitar. Al fin y al cabo, siempre se dice que “quien no arriesga, no gana”.

 

Y tú, ¿tienes una startup? ¿Tratas de innovar en ella? ¿Qué opinas de nuestras razones por las que las empresas no innovan? Cuéntanos lo que piensas en los comentarios.

 

 

5 personajes de cine relacionados con la economía

Hace poco menos de una semana que se celebró la 88ª edición de los premios Oscar, un acontecimiento planetario al que se dirigen todos los focos por la alta expectación que genera.

Porque, ¿a quién no le gusta el cine? Los estamos más y menos cinéfilos, pero es difícil encontrar a alguien a quien no le atraiga el séptimo arte, por la simple razón de que todos necesitamos historias para divertirnos, entretenernos, o a veces, incluso usarlas como inspiración para afrontar mejor nuestros problemas.

 

economistas-cine

 

Hay historias de todos los tipos, y como es obvio, el gremio de los economistas no ha permanecido ajeno al mundo del celuloide. Hoy os queremos hablar de 5 personajes del universo del cine, que la mayoría de nosotros recordamos por ser protagonistas de películas famosas relacionadas con el mundo de la economía. Veamos cuáles son:

 

  1. Jordan Belfort (Leonardo Di Caprio): Este personaje figura en la película “El lobo de Wall Street”, dirigida por Martin Scorsese y estrenada en 2013. En este film, basado en hechos reales, Belfort es un agente de bolsa de Nueva York que comienza a trabajar en Wall Street, donde aprende que elementos como la ambición y el ansia de poder y dinero, son mucho más importantes que hacer ganar a los clientes con sus operaciones.

 

  1. Chris Gardner (Will Smith): Gardner es el protagonista de la película “En busca de la felicidad”, dirigida por Gabriele Muccino. En la cinta, Gardner es un inteligente vendedor que consigue unas prácticas en una prestigiosa correduría de bolsa. El problema es que tiene que compaginar estas prácticas con una situación vital complicada, viviendo en la calle, comiendo en comedores sociales y haciéndose cargo de su hijo de 5 años. Esta historia también está basada en un caso real.

 

  1. Brantley Foster (Michael J.Fox): Foster es el protagonista de la película “El secreto de mi éxito”, dirigida por Herbert Ross. Este título narra con humor la dificultad de adentrarse en un entorno empresarial competitivo, sobre todo para un chico de campo que se traslada a la ciudad. Foster consigue introducirse finalmente en una empresa postal de su multimillonario tío, donde se hará pasar por un alto ejecutivo para conquistar a una mujer.

 

  1. Ricky Roma (Al Pacino): Ricky Roma es uno de los protagonistas de “Éxito a cualquier precio”, dirigida por James Foley. En la película, Roma es un exitoso agente inmobiliario de Chicago, un tanto despiadado, deshonesto e inmoral, pero con gran visión de juego y una capacidad especial para adivinar las debilidades de cada cliente. Sin embargo, Ricky y sus colegas saben ser solidarios y escrupulosos cuando la situación lo requiere, lo que les dignifica.

 

  1. John Forbes Nash (Russel Crowe): John Nash es el personaje central del film “Una mente maravillosa”, dirigida por Ron Howard. De nuevo, nos encontramos ante un personaje que existió en la vida real, y aunque la trama de la película se centra más en su faceta matemática que económica, lo hemos querido incluir en este listado por su premio Nobel de Economía en 1994, por sus aportes a lateoría de juegos y los procesos de negociación

 

Como decíamos al principio, el mundo del cine interesa a todos (o casi todos), y estamos seguros de que vosotros también podríais aportar algún personaje que recordéis especialmente a esta lista. ¿Os atrevéis? Podéis hacerlo en los comentarios.