Economía naranja: qué es y cuáles son sus claves

En pleno auge de la colaboración, están emergiendo nuevas economías que tienen como base el intercambio de ideas y en la unión de talentos, con el objetivo de marcar la diferencia en el mundo de la Economía.

 Entre ellas destaca la economía naranja, que aún es una gran desconocida en España, pero que viene pisando fuerte y va a dar muchísimo que hablar de aquí en adelante.  Hoy te traemos las claves para entenderla.

economia-naranja-o-creativa

¿Qué es y por qué se llama Economía Naranja?

 La economía naranja, también conocida como economía creativa, es el sector de la economía que involucra la generación de ideas y conocimiento, es decir, el conjunto de actividades que permiten transformar las ideas creativas en bienes y servicios con un alto valor agregado.

Este tipo de economía comprende los sectores en los que el valor de sus bienes y servicios se fundamenta en la propiedad intelectual: desde las artes visuales y escénicas, cine, pasando por el diseño, la moda y la música, hasta la publicidad, televisión, radio y videojuegos.

El color naranja se asocia a la cultura, la identidad y la creatividad. Además, este color está relacionado con el entretenimiento y la extroversión. Finalmente, fue el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) la entidad que coloreó de naranja al valor agregado que producen la industria cultural.

¿Por qué la economía creativa está en pleno crecimiento y se consolida como forma de emprendimiento?

La cultura es un contribuyente neto a las cuentas públicas a nivel internacional y el sector no para de crecer a un ritmo vertiginoso.

Otra razón muy potente es su resistencia a las crisis. Prueba de ello es que este sector ha soportado mucho mejor y más fácilmente la crisis financiera global que sectores como el petrolero. Por tanto, la economía naranja se presenta como una oportunidad para hacerle frente a estas situaciones.

Además, un plus para el mercado español es que la cultura es uno de los estímulos para viajar, por lo que podemos aprovechar la economía naranja para desestacionalizar nuestro destino impulsando y apoyando el desarrollo de una industria cultural propia. En una sociedad cada vez más dedicada al ocio, el valor económico de la cultura está ascendiendo en la escala de valores, por lo que asociada al turismo adquiere un valor estratégico.

Entonces, ¿por qué un sector como la ‘economía naranja’ aún escapa al radar de los economistas?

Hasta no hace mucho la relación entre economía y cultura ha pasado desapercibida y es un tema que transita de puntillas dentro de la teoría económica tradicional. Esto, unido a que la cuantificación financiera de las actividades culturales y creativas es reciente, hace que muy pocas personas se hayan interesado por este tipo de economía, hasta ahora.

Casos de éxito de empresas basadas en la economía naranja

El innovador ‘videoclub’ virtual, Netflix, cada vez consigue un mayor número de suscriptores – superan los 40 millones – y sus ventas anuales prevén alcanzar los 10.000 millones de dólares en 2017. Gracias al desarrollo de la conectividad podemos explicar la velocidad de crecimiento de la Economía Naranja. Servicios creativos como Netflix crecen un 70% más rápido, a mayor velocidad  y de manera creciente a través de Internet.

El Cirque du Soleil, emplea a más de 5.000 personas y sus ventas superan ya los 800 millones de dólares anuales, prueba de que la economía naranja es uno de los conceptos que está revolucionando el sector creativo.

Ha quedado claro que la economía naranja o creativa es, indudablemente, una oportunidad para emprender, teniendo en cuenta el talento, la colaboración y el intercambio de ideas, con el fin de crear productos innovadores, llenos de valor intelectual, aprovechando las herramientas que están en constante evolución, para dar al usuario lo está demandando cada vez más: cultura.

¿Cuál es vuestro punto de vista respecto a la economía naranja? Nos gustaría conocer vuestra opinión en los comentarios.

 

6 consecuencias económicas del sí al ‘Brexit’

En los últimos días, varias noticias llenan los medios informativos de nuestro país. Una de ellas es, como es lógico ante la proximidad del acontecimiento, las elecciones del próximo 26-J. Otra, también relacionada con el tema político en lo perteneciente a la UE y Reino Unido, es, como todos sabemos, el ‘Brexit’.

 

Brexit

 

 

Pero, ¿qué es exactamente el Brexit? Para empezar, es un acrónimo de las palabras ‘British’ y ‘Exit’, haciendo alusión a que existe un porcentaje de la población británica que quiere salir de Europa. Mañana, día 23 de junio, tendrá lugar el referéndum en el que los británicos decidirán su permanencia en la Unión Europea, y nosotros queremos analizar las consecuencias económicas que un resultado positivo tendría para nuestro país.

Depreciación de la libra: A simple vista, algo que sucedería, y que ya está sucediendo, es que la libra se deprecia ante la incertidumbre de que finalmente se produzca esta ruptura. Si ésta se produce, ocasionaría una caída de valor de la divisa británica, que perjudicaría a las empresas españolas que tuvieran como competencia directa a alguna compañía británica, pues la pérdida de valor de la divisa les haría más competitivos.

Consecuencias para los trabajadores: Una salida de Reino Unido de la UE significaría la necesidad de visados y pasaportes a la hora de viajar o trabajar en las islas. Los trabajadores españoles residentes allí tendrían que actualizar sus visados y toda la estrategia fiscal de sus ingresos a la legislación internacional, con posibles consecuencias también para sus derechos como trabajadores.

Consecuencias para la compra de viviendas: Los británicos encabezan la compra de viviendas en España por parte de extranjeros, suponiendo un 21% del total. Si, como hemos comentado en un punto anterior, la libra se deprecia, eso provocaría una reducción de la demanda de viviendas en nuestras costas.

Consecuencias para las relaciones comerciales: Las relaciones comerciales entre nuestro país y Reino Unido también se verían seriamente afectadas. La caída de la libra podría encarecer las exportaciones españolas a Reino Unido, que el pasado año supusieron unas cifras de 18.231 millones de euros. Esto causaría un impacto en algunos sectores como el automovilístico o el agroalimentario.

Impacto en el turismo: Aparte de su inversión en viviendas, los británicos también invierten mucho en hacer turismo en nuestro país. Reino Unido es también el principal emisor de turistas a nuestras fronteras, aportando más de 15 millones de visitantes anuales. Nuevamente, con la depreciación de su moneda, el dinero que estos turistas ingresaran durante su estancia aquí, ahora tendría menos valor.

Consecuencias para las empresas: Hay numerosas empresas españolas que han decidido abrir sucursales en ‘La City’ para operar en Europa. Como es lógico, una hipotética salida de territorio europeo reduciría drásticamente el interés de estas empresas de continuar allí, al verse fuera de ese escenario para el que supuestamente entraron. Según el FMI, el sí a este referéndum ocasionaría la pérdida de 110.000 empleos sólo en Londres.

Indudablemente, el sí a este referéndum no afectaría únicamente a los directamente implicados, sino que en este caso, como vemos, afectaría también a nuestro país. ¿Qué opinión os merece a vosotros todo este debate y las posibles consecuencias del sí al Brexit? ¿Por qué no nos dais vuestro punto de vista en los comentarios?

 

 

 

 

5 libros para leer este 2016 para economistas y emprendedores

Avanzarán las tecnologías, los procesos, la sociedad… pero los libros siempre estarán ahí. O, al menos, siempre necesitaremos el saber. Porque sólo con el conocimiento podremos adaptarnos, entender lo que está pasando a nuestro alrededor, o incluso cambiar las cosas. Se dice que este 2016 será un año complicado para la economía por diversos factores: la subida de tipos de interés por la FED, la actuación contra el cambio climático y sus consecuencias económicas, la débil cotización de la divisa estadounidense…

cinco libros para leer para economistas emprendedores

Por eso, si eres emprendedor o economista, te queremos proponer cinco libros que te ayudarán a afrontar este año lleno de incertidumbre de la mejor forma, conociendo las nuevas oportunidades de emprendimiento, y de paso mejorar en tu profesión. El saber es poder.

Son éstos:

  1. La economía de la gratitud, de Gary Vaynerchuk. Según Businessweek, este autor es una de las 20 personas que todo empresario debería seguir. En este título, Vaynerchuck nos presenta la “Economía de la Gratitud”, un término que tiene que ver con cómo Internet ha cambiado la forma de hacer negocios entre las marcas y empresas, y el consumidor. Este consumidor demanda una atención mucho más directa, honesta y bienintencionada. El marketing tradicional ha quedado obsoleto y ahora las empresas deben cuidar mucho más a sus clientes que antaño.
  1. La Gran Crisis: Cambios y Consecuencias, de Martin Wolf: Se suele decir que, para entender el presente, hay que conocer el pasado. Así, para comprender la volatilidad que nos está trayendo este 2016 en sus primeros compases, no nos vendría mal conocer cómo se gestó la gran crisis financiera global de 2008 que tanto golpeó a la economía mundial, así como la posterior crisis de la deuda soberana europea. Martin Wolf, uno de los escritores sobre economía más influyentes del mundo, identifica en este libro las causas de la crisis, y analiza qué es lo que se ha hecho para reformar los sistemas financieros y monetarios desde que ésta irrumpiera y llegara hasta sus niveles más alarmantes.
  1. El manual de las Startups, de David Kidder. Kidder es un autor habitual en la lista de bestse­llers de The New York Times y emprende­dor con experiencia. Para escribir este título, se sentó con 40 fundadores de empresas ampliamente conocidas y exitosas, como LinkedIn o PayPal, que revelan sus estrategias para triunfar en mercados tan complejos como los actuales, así como consejos sobre liderazgo, motivación o persistencia.
  1. La única guía de inversión que usted necesitará, de Andrew Tobias. Es el libro más antiguo de todos los que presentamos aquí, pero sigue siendo tan actual como el primer día. Es una base sólida sobre la inversión, y en cada edición es actualizado. Sigue siendo una herramienta imprescindible para emprendedores porque ayuda a éstos a invertir su dinero de la forma más eficaz, a la vez que su negocio crece. Trata temas como el ahorro, o en qué invertir, de forma segura.
  1. The Only Game in Town, de Mohamed A El-Erian. De este libro no existe versión en español todavía, pero si el inglés no es un problema para ti, se trata de una obra indispensable para todo economista. Según el autor, los bancos centrales no poseen las herramientas suficientes para lograr estabilidad y un crecimiento global sostenible. Por suerte, el futuro no está escrito y corresponde a gobiernos, inversores, empresas… tomar las riendas. Combinando diferentes puntos de vista sobre la economía, las finanzas o la ciencia del comportamiento, este libro nos da las herramientas necesarias para entender este punto de inflexión, prepararse para posibles nuevas crisis, y salir de ellas reforzados.

Esperamos que esta selección te sirva como acicate para tus proyectos de emprendimiento, o simplemente, para conocer mejor ciertos mecanismos de la economía global. Por supuesto, hay otros muchos títulos que podrían estar en esta lista… ¿se te ocurre alguno? Puedes dejarnos tus propuestas en los comentarios.

 

5 tendencias para la economía mundial en 2016

Con este 2016 apenas comenzado, se nos plantea cierta incertidumbre sobre qué nos deparará el resto del año en lo que al apartado económico se refiere. No faltan las previsiones económicas para intentar anticipar lo que sucederá, por parte de numerosos analistas y periódicos de información económica.

 

5 tendencias economia mundial 2016

 

Pero sin duda, un organismo de referencia y prestigio para este tipo de predicciones es el Fondo Monetario Internacional (FMI), una institución internacional cuyo papel es fomentar la cooperación monetaria internacional, facilitar la expansión y el crecimiento equilibrado del comercio internacional, o fomentar la estabilidad cambiaria, entre muchos otros aspectos.

Esta semana, os queremos hablar de 5 tendencias para la economía mundial en 2016, que hemos recogido para vosotros según predicciones del nuevo economista jefe del FMI, Maury Obstfeld. Son las siguientes:

 

  1. China seguirá siendo una prioridad importante. La economía del gigante asiático está sufriendo una desaceleración a medida que se produce la transición entre el modelo de inversión y manufactura al modelo de consumo y servicios. La disminución de sus importaciones y la menor demanda de materias primas, han supuesto unos efectos de contagio mundial para el resto de economías, efectos que son y serán más intensos de lo inicialmente previsto.

 

  1. La crisis de refugiados de Iraq y Siria supondrá un importante desafío para las economías y los mercados laborales de la Unión Europea. El control policial dentro de la UE y las tensiones que ello supone tras la actual crisis de los refugiados de Iraq y Siria son problemas que sin duda afectarán a las economías y mercados de los demás países miembros de la Unión. Además, Europa tiene otros desafíos políticos y económicos a los que debe hacer frente, como por ejemplo, en España, Portugal, Grecia o Ucrania.

 

  1. El cambio climático y los esfuerzos para limitar las emisiones de CO2 serán asimismo otros desafíos. El acuerdo de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21) en París fue un triunfo para la cooperación internacional. Según el FMI, en 2016 habrá que estar muy pendientes de cómo reaccionan los capitales nacionales, y en base a ello, nos haremos una idea de si el acuerdo está promoviendo realmente o no una cooperación internacional eficaz.

 

  1. El comercio internacional tendrá una especial importancia. El comercio internacional ha sufrido reveses en los últimos años, debido a que el crecimiento del comercio mundial se ha desacelerado en relación con el crecimiento del PIB. Habrá que preguntarse si la liberalización del comercio podrá seguir avanzando de manera eficaz a una escala más limitada.

 

  1. Los mercados emergentes desempeñarán un papel protagonista. En los últimos tiempos, las entradas de capitales han disminuido, se han consumido algunas reservas, han aumentado los diferenciales soberanos, las monedas se han debilitado y el crecimiento está desacelerándose marcadamente en algunos países. Si se producen nuevas caídas de los precios de las materias primas, los exportadores encontrarán más problemas, como depreciaciones más bruscas de la moneda, las cuales podrían poner al descubierto vulnerabilidades aún ocultas de los balances o desencadenar la inflación.

 

¿Estáis de acuerdo con estas tendencias en la economía global para este año? ¿conocéis alguna otra que debería estar sobre la mesa, que no mencionamos en este post? ¿por qué no nos dejas tu sugerencia en los comentarios?

 

5 crisis económicas que cambiaron la historia

No será la primera ni la última, y sin entrar en valoraciones, lo cierto es que la crisis de los mercados que empezó en 2008 va camino de convertirse en una de las más importantes de la historia.

new-york-224398_640

Pero, ¿cuáles han sido las grandes crisis de la humanidad? ¿En qué afectaron al desarrollo de la civilización occidental?

Vamos a verlo:

-Crisis del siglo III: La crisis del final del Imperio Romano fue una superinflación dado la crisis política hizo que los nuevos emperadores se veían obligados a acuñar moneda rápidamente para pagar al ejército que los había apoyado en su ascenso al trono, lo que, a la larga, terminó por dejar en irrisorios el contenido en plata de los Denarios. Además, el fin de la Pax Romana, que había permitido florecer el comercio, hizo que las rutas comerciales colapsaran, iniciándose el fin del auge económico romano.

La solución vino con un cambio de ciclo, los terratenientes dejaron de vender sus cosechas más allá de zonas locales y volvió a florecer el intercambio dado que no había un poder real capaz de sostener una política monetaria fuerte.

-Crisis de la Baja Edad Media: La crisis de la Baja Edad Media tuvo lugar en Europa y todo el mediterráneo y sus zonas de influencia en torno al siglo XIV. Estuvo provocada por dos elementos que, sin tener una causa económica, terminaron afectándola de manera radical. Por un lado, un periodo de cambio climático anómalo trajo la perdida de muchas cosechas, lo que, a su vez, terminó provocando una gran hambruna. De hecho, el segundo elemento que provocó la crisis, la Peste Negra, probablemente fue más cruenta debido al empobrecimiento de la sociedad.

Las consecuencias se han entendido como un inicio de la economía capitalista, al volverse más complejos los procesos: La gran mortandad hizo que las herencias pusieran grandes sumas de capital en manos pequeñas, lo que hizo fluir la inversión en las grandes ciudades, dado que los salarios urbanos eran más seguros que las rentas agrarias. La falta de mano de obra, por su parte, produjo un adelanto tecnológico en la industria agrónoma.

-Hiperinflación de la República de Weimar: Se conoce por república de Weimar el periodo de la historia alemana que sucede a la I Guerra Mundial. La desastrosa derrota del Imperio Alemán en la guerra hizo que se perdiera el patrón oro en la emisión de los marcos, ya que a las reparaciones de guerra según el tratado de Versalles, provocó que el estado dejara de tener oro que respaldara sus emisiones. Dado que los marcos requeridos por los aliados mantenían un cambio fijo al dólar, los gastos de Alemania pronto superaron los ingresos, y, además, el estado se veía en la obligación de imprimir dinero para sus necesidades internas, lo que provocó la superinflación.

La solución vino dada por el economista Hjalmar Schacht, del banco central alemán, que creó una nueva moneda –el Rentenmark- que no se apoyaba en oro, sino en una hipoteca legal sobre todos los bienes industriales y patrimoniales alemanes, y que mantuvo un cambio fijo, evitando la impresión descontrolada de billetes.

-La crisis de 1929: Dio lugar a la época que conocemos como Gran Depresión. Inició con una crisis bursátil conocida como el Martes Negro, y alcanzó a gran parte de mundo, llegando a tocar cotas de paro de casi el 33% en algunas zonas de EEUU.

La crisis se originó con una burbuja especulativa de títulos como resultado de la bonanza económica estadounidense en la época posterior a la I Guerra Mundial, que creó un escenario macroeconómico basado en valores sobrepreciados que, al caer, provocaron un efecto dominó que hizo que la mayor parte de los títulos quedaran en papel mojado, afectado al ahorro de las familias. Los bancos cayeron y la Reserva Federal estadounidense los dejó caer, lo que agravó el flujo del capital.

Ante una caída de precios imparables, diferentes economistas, capitaneados por John Maynard Keynes, abogaron por una participación mayor del Estado en economía, lo que trajo la llegada del New Deal, basada en un sistema de inversión estatal para apoyar a los empresarios y frenar el desempleo.

Lo cierto es que la Gran Depresión sigue vigente en el imaginario popular de occidente y cambio de manera profunda la mentalidad americana.

-La crisis del Petróleo tiene una base política. Tras la guerra de Yom Kippur, los países árabes se negaron a vender petróleo a todos los aliados de Israel, sobre todo EEUU y Europa Occidental, lo que terminó provocando una fuerte inflación.

Al final la tensión de la crisis se fue diluyendo, pero lo cierto es que caló en occidente la conciencia del consumo energético, se redujo el tamaño de los coches e incluso empezó a pensar en un nuevo modelo de producción, todo ello con medidas institucionales para frenar la dependencia exterior de recursos, como la imposición de un horario de verano.


Y, es que, si algo nos ha enseñado la historia, es que la capacidad de superación es siempre lo único que prevalece.

Y a ti, ¿qué crisis económica de la historia te parece más interesante como aprendizaje para el futuro?