5 claves para tu transformación digital como economista

Una cosa queda clara: la sociedad se transforma, y lo hace a una velocidad de vértigo. Los numerosos avances tecnológicos hacen que todo lo que hay a nuestro alrededor hoy, esté obsoleto mañana. Nuestro coche, nuestro móvil o nuestro televisor, serán un objeto de anticuario dentro de 5 años. No entramos a hablar del consumismo, pero la realidad es la que es.

Papers and gadget

También las personas debemos transformarnos; no nos queda otra alternativa. O lo hacemos, o nos quedamos fuera del juego. Y parece claro que la transformación tiene que ver con saber adaptarnos a los avances tecnológicos que la sociedad y los trabajos requieren: necesitamos de una transformación digital. Para ayudarte con este proceso, que no es nada fácil, te traemos 5 claves para tu transformación digital como economista.

 

  1. Conocimiento del ecosistema digital. Si, como decimos, es en el mundo digital donde nos vamos a encontrar sí o sí, parece lógico pensar en que debemos conocerlo como la palma de nuestra mano. Debemos conocer las principales herramientas con las que podemos llegar a nuestros clientes, potenciar nuestra marca empresarial o personal, o crear un contenido de valor y de interés para aquel público al que queremos llegar. Pueden ser redes sociales, puede ser una aplicación web… lo que está claro es que hay que estar donde nuestro cliente esté… y hablar el idioma que éste hable.

 

  1. Saber manejar datos. Los datos lo son (casi) todo, o al menos, eso es lo que oímos con frecuencia. Pero, ¿cuánta gente sabe realmente manejarlos, extraerlos y analizarlos? Lo cierto es que poca. Por eso, aprender a manejar datos es vital: nos permiten saber dónde está la demanda y dónde está la oferta, y como en las plataformas digitales podemos observar el rendimiento en tiempo real, podemos también cambiarlo de la misma forma inmediata. Contar con especialistas en digitalizar la información se perfila como un valor seguro, así que aprovechémoslo y aprendamos sobre el tema.

 

  1. Conocer a tu cliente. Nunca fue tan fácil hacerlo. Los datos de los que hablábamos en el punto anterior nos permiten meternos en la cabeza de nuestro cliente, saber cuáles son sus gustos y aspiraciones, y en base a esta información, acercarnos a él y ofrecerle lo que quiere. Porque hoy en día, las decisiones sobre lo que ofrecemos al cliente ya no las tomamos nosotros como compañía o directivos de la misma, sino que las reglas de juego han cambiado, y ahora las dicta el cliente. No se construye una estrategia pensando en él; se construye conjuntamente con él.

 

  1. Creer en los contenidos… y saber construirlos. Aparte de conocer el ecosistema digital, hoy también se requieren conocimientos de marketing online para, como hemos mencionado anteriormente, difundir las bondades de nuestra marca, producto o servicio (o incluso nuestra marca personal). Y, para “saber vender”, hay que saber cómo hacerlo. Hacerlo a través de grandes contenidos es la clave. Lo que demandamos ahora son microcápsulas de información, de consumo rápido y a menudo instantáneo, porque no disponemos del mismo tiempo ni espacio de atención que en el pasado. Tenemos que ser capaces de poder captar la atención del usuario mediante vídeos, contenido viral en redes sociales, y piezas de contenido lo suficientemente atractivas que inviten a nuestro público a acudir a nosotros, y no al revés.

 

  1. Formación y más formación. No olvidemos que, como hemos comentado al principio, lo que hoy es tendencia y funciona, puede que mañana ya no lo haga. Así que debemos tener claro que nuestra carrera como economistas no tiene un principio ni un final, sino que es un proceso abierto y continuo. Nunca tendremos que dejar de formarnos si queremos permanecer a la par de la evolución tecnológica y digital. O lo hacemos, o nos quedaremos atrás.

 

Y tú, ¿estás en proceso de transformarte digitalmente? ¿O por el contrario, te sientes atrapado en la zona de confort? Cuéntanos a cuál de los grupos perteneces y por qué, en los comentarios de abajo. ¡Queremos conocer tu opinión!

 

 

 

 

5 grandes empresas que no cotizan en bolsa

Todos las conocemos. Compramos sus productos, nos sorprendemos con sus campañas publicitarias e incluso las recomendaríamos a nuestros familiares y conocidos como compañías en las que consumir y confiar, pues gozan de prestigio y reconocimiento.

Sin embargo, todas ellas comparten una característica común: no cotizan en bolsa. Cada una con sus razones, pero todas ellas no han entrado aún en los mercados de valores. Vamos a repasar cuáles son, puede que algunas os sorprendan:

Sao_Paulo_Stock_Exchange

Ikea. Se dice que su fundador, Ingvar Kamprad, tiene fama de tacaño y agarrado: duerme en habitaciones pequeñas y baratas cuando va a hoteles en lugar de en lujosas suites, viaja en clase turista a pesar de poderse permitir hacerlo en business, e incluso establece normas para que sus empleados ahorren lo máximo posible a la hora de trabajar. Sea por estas razones o no, la fortuna de Ikea es de 55.000 millones de euros, que pertenecen íntegramente a la familia Kanmprad. Puede que sea razón más que suficiente para no ver la necesidad de sacar la empresa a bolsa…

Lidl. La cadena de supermercados de origen alemán tiene más de 8.000 supermercados, repartidos a lo largo de 17 países, y es uno de los líderes mundiales de supermercados de bajo coste. Solo en nuestro país mejoró sus ventas en un 12,5%, superando por primera vez los 3.000 millones de euros. Su modelo de negocio se basa en un aumento de volumen de compras gracias al aumento de estas ventas, lo que hace posible ofrecer unos precios bajos a los clientes. Quizá este modelo de negocio que les funciona les hace no preocuparse por cotizar en los mercados de valores…

Decathlon. Todos conocemos esta gran superficie dedicada a la venta de material deportivo. La compañía, perteneciente al grupo francés Mulliez, no cotiza en bolsa. La compañía tiene 748 tiendas repartidas en todo el Mundo, y 11.751 empleados, a los cuales retribuye mediante la entrega de ‘acciones’ liberadas de la propia compañía. La cantidad que se entrega a cada trabajador se calcula respecto a tres variables: los resultados netos de la empresa, la permanencia del trabajador y su productividad.

No queríamos terminar este post sin hacer referencia a dos grandes compañías españolas que tampoco cotizan aún en bolsa.

Mercadona. No cabe duda de que Mercadona es una compañía que funciona bien, y podría perfectamente tener un puesto en la lista del Ibex. Esta empresa no ha parado de crecer, y actualmente cuenta con el 20-25% del mercado alimentario español, facturando en la actualidad más de 20.000 millones de euros. La empresa es propiedad de la familia Roig, y quizá con estas cifras, no les interesa emprender nuevos caminos, como es el de la inversión en bolsa.

El Corte Inglés. Es otra de las empresas de nuestro país que suelen sorprendernos cuando nos enteramos de que aún no cotizan en bolsa. En este caso, la razón parece ser la contraria a la de nuestro ejemplo anterior, Mercadona. Debido a la crisis, sus ventas han caído duramente en la última década. Sin embargo, mediante la venta de inmuebles y amortizaciones, están saneando la deuda del balance, y planteando una posible salida a bolsa.

Como ves, no todas las grandes empresas del mundo o de nuestro país, por el hecho de ser grandes, están en bolsa. ¿Conoces algún otro ejemplo que no esté en nuestra lista? ¡Dinos cuál es, abajo en los comentarios!

 

 

 

5 lecciones de marketing para economistas

Se estima que en el mundo conviven actualmente más de 7000 millones de personas. Hemos oído casi tantas veces como personas hay, la frase “vivimos en un mundo globalizado”, “la era de la globalización”, o que todo está “hiperconectado”.

Lo que toda esta terminología quiere decir, básicamente es que los mercados de todo el mundo están ahora más conectados y son más interdependientes que nunca. Nuestro escenario no es ya nuestro barrio ni nuestra ciudad; es el mundo entero. Por tanto, parece clave y lógico pensar que, sea lo que sea que queremos hacer, tanto si es vender más, como si es encontrar un trabajo, como si es mejorar en nuestra carrera profesional, tenemos que “saber vendernos”.  Y sí, si somos economistas, también.

marketing para economistas

Por todo ello, hoy queremos hablaros de la importancia del marketing para nuestro trabajo y nuestra marca personal, proponiéndoos “5 lecciones de marketing para economistas”. Tomad buena nota:

  1. Sal de la zona de confort: Si nos encontramos en un mundo altamente competitivo en el que todos hacemos lo mismo… ¿qué sucederá? Obviamente, será difícil destacar. Por eso, llega lejos el que arriesga, sale de su zona de confort aunque no sepa lo que se va a encontrar afuera, y da ese paso que otros no dan. A menudo pensamos que es mejor estar “normal” en una situación que no nos llena, que arriesgar y estar “posiblemente bien” en una situación incierta. Pero, ¿y si quitásemos el posiblemente?
  1. Innova: Einstein dijo una vez: “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Así pues, esta lección nos dice que nunca debemos estancarnos en nuestra forma de hacer las cosas, y si algo no funciona, cambiarlo. Un economista no debe nunca dejar de formarse, debe analizar qué es lo que están haciendo compañeros o profesionales que estén en una situación similar a la suya, e intentar darle una vuelta de tuerca, con la intención de mejorarlo.
  1. Construye tu propia marca personal: Siguiendo con este concepto de “saber venderse”, no hay nada que ayude más que crearnos una marca personal. Que se nos reconozca como individuo, por aquello en lo que somos buenos, creando notoriedad. Enfatizar que somos especialistas en algo, en este caso, la economía, y difundirlo en todos los canales que nos sea posible marcará sin duda una diferenciación respecto a la competencia.
  1. No seas el primero; sé el mejor: Podemos encontrar el mejor ejemplo de esto en la marca Apple y la propia filosofía de Steve Jobs. Ellos no inventaron tecnologías tales como el Smartphone, las tablets o los ordenadores personales; sin embargo, sí que han sabido darle un toque claramente diferenciado del resto, y posicionado en la mente de todos nosotros, que percibimos Apple como una marca de calidad y que valora mucho la experiencia de usuario. Así pues, no busquemos ser los primeros, pero cojamos algo que otros hayan hecho… ¡y mejorémoslo!
  1. Ten presencia en redes sociales: Las redes sociales son una herramienta muy útil para construir nuestra marca personal, ofrecer valor y en definitiva, vendernos y crecer profesionalmente. Pero hay que tener claro en cuáles queremos estar. No es lo mismo estar en Linkedin y Twitter, que pueden ser usadas profesionalmente por un público más adulto, que Instagram o Snapchat, más para un público joven que busca contenido de consumo instantáneo.

Precisamente, si te interesaría conocer en profundidad las oportunidades que herramientas como Twitter y LinkedIn pueden aportar al desarrollo de tu actividad y negocio, quizá te interese nuestro ‘Curso Linkedin y Twitter para profesionales y despachos’, que el próximo 30 de mayo celebraremos en nuestra sede del Consejo General de Economistas.

¿Qué te han parecido estas lecciones de marketing para economistas? ¿Hay alguna otra que conoces o pones en práctica para diferenciarte como profesional? Comparte tu conocimiento con nosotros dejándonos un comentario.

 

 

 

15 frases célebres sobre economía

Si hablamos de un ranking de citas célebres, lo primero que nos viene a la mente son frases budistas, filosóficas, sobre la felicidad o el amor; y el top ten lo coparán el Dalai Lama, Gandhi o Edward Aloysius Murphy.

Sin embargo, la crisis ha puesto en el candelero la figura del economista, convirtiéndole en un profesional cada vez más solicitado, capaz de explicar los problemas actuales desde a tu hijo, hasta a tu abuela. Y no son pocos los que nos han dejado un legado de grandes frases que se han grabado en nuestra memoria.

frases_celebres-economistas

 

Por esta razón, hemos recopilado para vosotros las 15 mejores frases célebres de economistas o relacionadas con la Economía, desde Séneca hasta nuestros días, que nos han gustado bien por su humor, bien por su ingenio, o bien por su acierto. Son estas:

  • “La Economía es la ciencia de cercenar los gastos superfluos.” – Séneca.
  • “La rareza fija el precio de las cosas.” – Petronio.
  • “El interés es el perfume del capital.” – François Marie Arouet Voltaire.
  • “Lo más incomprensible del mundo es el impuesto sobre la renta.” – Albert Einstein.
  • “La economía consiste en saber gastar y el ahorro en saber guardar.” – Orison Swett Marden.
  • “Si yo te debo una libra, tengo un problema; pero si te debo un millón, el problema es tuyo.” – John M. Keynes.
  • “La única función de la predicción económica es hacer que la astrología parezca algo más respetable.” – JK Galbraith.
  • “Definición de economista: es un experto que mañana sabrá explicar por qué las cosas que predijo ayer no han sucedido hoy.” – Lawrence J. Peter.
  • “La manera más segura de doblar tu dinero es unir los dos extremos del billete y guardarlo en tu bolsillo.” – Kin Hubbard.
  • “Si los economistas en verdad fueran buenos para los negocios, serían hombres ricos, no los asesores de los hombres ricos.” – Kirk Kerkorian.
  • “Los mercados alcistas nacen en el pesimismo, crecen en el escepticismo, maduran en el optimismo y mueren en la euforia.” - John Templeton.
  • “La Bolsa es un juego que consiste en ir pasando de unos a otros una cerilla encendida, hasta que llega a uno que se quema los dedos.” – John Kennedy.
  • “El contribuyente es una persona que trabaja para el Gobierno, pero sin haber hecho las oposiciones a funcionario.” – Ronald Reagan.
  • “Hay dos tipos de economistas: los que trabajan para hacer más ricos a los ricos y los que trabajamos para hacer menos pobres a los pobres.” – José Luis Sampedro.
  • “No podemos limitarnos a estar en casa y a ir a trabajar, sin ocuparnos de tanta y tanta gente que está a nuestro alrededor y que nos necesita.” – Leopoldo Abadía.

¿Se encuentra tu favorita en el listado? Si tienes una cita sobre Economía de tu propia cosecha, anímate y háznosla llegar a través de los comentarios. ¡Con un poco de suerte puede pasar a la historia!

 

 

 

 

Los 5 mayores escándalos financieros de la historia

Gordon Gekko, uno de los economistas más famosos de la ficción, dijo en un famoso discurso en la Universidad de California en Berkeley:

“La codicia, a falta de una palabra mejor, es buena; es necesaria y funciona. La codicia clarifica y capta la esencia del espíritu de evolución. La codicia en todas sus formas: la codicia de vivir, de saber, de amor, de dinero; es lo que ha marcado la vida de la humanidad.”

Sin embargo, ante esta ambición desmedida contamos, en España, con un refrán muy acertado: “La avaricia rompe el saco.” Y eso es lo que parece haberle pasado a algunas instituciones o inversionistas que, por su mala gestión, acabaron inmersos en escándalos económicos que acabaron con su reputación de un plumazo.

 

escandalos-financieros

 

A continuación, os presentamos a 5 economistas que fueron más lejos de lo que debían, y protagonizaron algunos de los mayores escándalos económicos de la historia:

 

  1. Bernard Madoff pasó de ser el gestor favorito de los ricos de Florida y Manhattan al protagonista de una de mayores estafas financieras que hemos conocido. Madoff estafó a sus clientes durante 20 años y su fraude formó un agujero de 50.000 millones de dólares en varios países. Lo más increíble es que, durante todo ese tiempo, ni la SEC, ni el FBI, ni auditores o agencias de rating se dieran cuenta de nada.

 

  1. Jerôme Kerviel fue condenado por haber causado pérdidas de 7.000 millones de dólares al banco Société Générale (SG). Sus operaciones pasaron desapercibidas en la entidad gracias a sus conocimientos del sistema informático. Kerviel apostaba una gran cantidad de dinero a que ciertas acciones subirían o bajarían, y acabó estrellándose, resultando culpable de abuso de confianza, falsificación y fraude. Más le habría valido darse una vuelta por Las Vegas.

 

  1. Nick Leeson decidió invertir en el índice Nikkei de Japón, apostando por la caída del yen y provocando el colapso del banco británico Barings, al perder la friolera de más de 1,300 millones de dólares. Esta acción llevo al banco a la quiebra, que fue vendido simbólicamente en una libra esterlina al banco holandés ING.

 

  1. Liu Qibing, operador en la Bolsa de Metales de Londres que trabajaba supuestamente en representación del gobierno chino, decidió que el cobre iba a caer, consiguiendo pérdidas por más de 800 millones de dólares. El buró de la Reserva Estatal de Shangai donde afirmaba trabajar Liu Qibing, negó conocerlo. Si te he visto, no me acuerdo.

 

  1. Peter Young, trabajador del banco británico Morgan Grenfell, perdió la cabeza a causa de su mala gestión, que ocasionó al banco pérdidas por más de 220 millones de libras esterlinas, en inversiones no autorizadas. Un jurado determinó que no estaba mentalmente capacitado para ir a juicio, ya que se presentó en ante un tribunal de Londres vestido de mujer. Una estrategia mucho mejor que las realizadas en bolsa.

 

Está claro que invertir es un riesgo y más si creemos que lo único que necesitamos para triunfar en bolsa es nuestro “buen olfato”. ¿Conocíais estos escándalos? ¿Hay alguno que os haya llamado especialmente la atención o queréis aportar uno nuevo? ¡Contádnoslo en comentarios!

 

 

5 anécdotas y curiosidades del mundo de la Economía (II)

Los economistas tenemos fama de serios y aburridos, algo que se ha acrecentado con la crisis. Para más inri, da la impresión de que solo aparecemos en escena para dar malas noticias sobre la economía mundial, y además, en el imaginario colectivo, aparecemos como profesionales con despachos lujosos, trajes caros e impresionantes casas, pero… nada más lejos de la realidad.

 

salvador dali anecdotas economia II

 

Para dar buena cuenta de que el mundo de la economía no es nada aburrido, hoy retomamos el post de la semana pasada en el que, gracias a anécdotas y curiosidades, humanizamos un poco este sector, repleto de un gran sentido del humor.

 

  1. El método Dalí para pagar cheques. No cabe duda de que Dalí era un genio y sabía sacar buen provecho de ello. Cuando salía a cenar, el famoso pintor no se privaba de nada gracias a su infalible método para pagar cheques. Llegado el momento de abonar la cuenta, como cualquier persona, sacaba su cheque y escribía el montante. Pero, en el reverso, hacía un dibujo y lo autografiaba, asegurándose así de que el dueño no cobraría el cheque, sino que lo enmarcaría y colocaría en el mejor lugar del restaurante.

 

  1. Los chistes de Reagan en sus discursos. Ronald Reagan, actor reconvertido en el cuadragésimo presidente de los Estados Unidos, tenía en su equipo a los mejores redactores de discursos. En uno de ellos dijo una frase que pasará a la historia de las anécdotas de economistas: “Debería existir una versión del Trivial Pursuit para economistas: Con cien preguntas y trescientas respuestas.” Y es que los economistas no siempre se ponen de acuerdo.

 

  1. El premio Nobel más longevo. El economista estadounidense de origen ruso, Leonid Hurwicz, recogió el prestigioso premio de Economía en el año 2007, a los 90 años de edad. Además, debido a su avanzada edad y a la imposibilidad de desplazarse a Suecia, no recibió el premio en Estocolmo, sino en Minneapolis. Aceptó el Nobel de manos del embajador sueco Jonas Hafstrom en el paraninfo de la Universidad de Minnesota.

 

  1. “Millonarios” que no eran millonarios. En España residen más de 400.000 millonarios. Sin embargo, la palabra millón data del año 1300, por lo que hace 700 años hubieran sido “miriadistas”. La palabra “miríada” proviene del griego e indica 10.000. Arquímedes, uno de los matemáticos más grandes de la historia, utilizó el término “miríadas de miríadas de miríadas” para calcular el número de semillas de amapolas en el universo. Cada uno se entretiene como quiere.

 

  1. La moneda de oro más grande del mundo. Con un peso de 100 kilos y 53 centímetros de diámetro, la conocida como Maple Leaf es, según el Libro Guiness de los Récords, el objeto de oro más puro del mundo, además de la más grande. Existen 5 ejemplares de esta moneda en todo el mundo, que tiene a la reina a la reina Isabel II de Inglaterra por una cara y, por la otra, tres hojas de arce.

 

Y hasta aquí nuestra pequeña muestra de las miles de anécdotas que existen en el universo economista. ¿Cuál es tu favorita? ¿Echas de menos alguna? ¡No lo dudes, cuéntanosla en los comentarios!

 

 

5 anécdotas y curiosidades del mundo de la Economía (I)

Qué sería de la vida sin las anécdotas. Nos ponen los pies en la tierra y nos hacen ver que todos somos humanos. La economía está repleta de ellas y de otras curiosidades que nos demuestran que es tan divertida como cualquier otra disciplina (o puede que incluso más). ¿Quién dijo que la economía tenía que ser seria?

 

harry truman

 

Hoy te queremos mostrar el primero de dos posts en los que os mostraremos algunas curiosidades y anécdotas del mundo de la Economía que probablemente no conocíais. ¿Creíais que lo sabíais todo sobre esta disciplina?

 

  1. Dinero sucio… literalmente. No, no estamos hablando de nada relacionado con la corrupción. Según diversos estudios, un virus común puede sobrevivir fuera del cuerpo humano unas 48 horas. Sin embargo, en un billete en circulación, se ha comprobado que, por ejemplo un virus de la gripe puede hacerlo… ¡hasta 17 días! Ante este dato, mejor lavarnos las manos cada vez que manejemos dinero…

 

  1. El economista manco. Se cuenta que Harry Truman, que fue presidente de Estados Unidos entre 1945 y 1953, solicitó a su gabinete contratar a un economista manco, para, de forma irónica, tener la imposibilidad de dar un consejo y luego decir: “on the other hand”, ajustándose al sentido literal de la expresión anglosajona: “on the one hand… on the other hand”. Economía y Política a veces no tienen nada que envidiar a las mejores comedias.

 

  1. Este muerto está muy vivo. Piero Sraffa fue un importante economista italiano y fundador de la escuela Neo Ricardiana. Se dice que, un día, mientras hacía escalada con amigos, se cayó de una montaña teniendo la fatal suerte de fracturarse el cráneo. Tras varios días de estar inconsciente, todos pensaron que estaba muerto o que iba a morir. Se sentaron alrededor de él llorando, y dijeron: “Piero, no nos dejes”. De repente, Piero recobró la consciencia y les dijo: ¿Por qué estáis haciendo tanto escándalo? Tengo un terrible dolor de cabeza y lo único que quiero es dormir”

 

  1. El origen del IRPF. El IRPF se inventó en Inglaterra. En plena guerra contra Napoleón y ante el riesgo de una invasión desde el Canal de la Mancha, al primer ministro William Pitt le urgía una inyección de dinero en efectivo para llenar las arcas del estado y así poder costearse la guerra. Pitt creó un impuesto sobre la renta temporal, que se aplicaría a toda Gran Bretaña salvo Irlanda. Por la Ley de 1799 se gravaba con un 10% los ingresos de más de 60 libras y había reducciones a las rentas de hasta 200 libras.

 

  1. Solo hay una mujer que ha ganado el Nobel de Economía. Por extraño que parezca, así es. La única mujer que tiene en su haber ser la ganadora de este prestigioso galardón es Elinor Ostrom, que lo recibió en 2009, compartido con Oliver E. Williamson, por “su análisis de la gobernanza económica, especialmente de los recursos compartidos”. Ojalá y que en el futuro sigamos viendo más casos como éste.

 

Como veis, numerosas anécdotas y curiosidades llenan la historia de la economía hasta nuestros días… ¿Qué os parecen? ¿Cuáles conocíais y cuáles no? ¿Podríais aportar alguna que no esté aquí? ¡Animaos y dejadnos vuestras historias en los comentarios!

La semana que viene os traeremos la segunda parte de “5 anécdotas y curiosidades del mundo de la Economía (II). Serán tan interesantes como éstas.

 

 

5 famosos que no sabías que estudiaron economía

La vida es impredecible… muchos de nosotros tenemos claro lo que queremos ser y hacer en ella, mientras que otros nos vamos dando cuenta durante el camino. Esto se aplica cuando estudiamos la carrera que, se supone, nos preparará para el trabajo del mañana, ese al que dedicaremos una gran parte de nuestra vida. Estudiamos porque tenemos una vocación, porque verdaderamente nos gusta, o porque nos dará un buen trabajo.

Como aquí de lo que hablamos es de economía, nos parece curioso señalar algunos personajes famosos que todos conocemos por desempeñar profesiones ligadas al mundo del espectáculo, de la política o del deporte, pero que sin embargo, empezaron sus carreras ligadas al universo económico. Por eso, hoy queremos mostraros: 5 famosos que no sabías que estudiaron economía. ¿O sí?

 

  1. Arnold Schwarzenegger: El famoso actor y gobernador de California estudió un Bachelor of Arts por correspondencia en la Universidad de Wisconsin-Superior, donde se graduó en Negocios y Economía internacional en 1979. De todos es sabida su posterior faceta como culturista y actor, pero es un hecho curioso que este “héroe de acción” lleve en sus venas el gusto e interés por la economía.

 

arnold schwarzenegger

 

  1. Gene Kelly: Seguro que todos le conocéis más por sus rítmicas piernas que por su faceta como economista, pero lo cierto es que Kelly estudió Economía en la Universidad de Pittsburgh, donde ingresó en 1933. Sus estudios propiciaron que pudiera montar una academia de baile, con la que ganar dinero y poder irse a Nueva York, para triunfar posteriormente como el bailarín que todos conocemos.

 

gene kelly

 

  1. Cate Blanchett: La actriz australiana es una de las más famosas del panorama actual hollywoodiense, además de una de las más premiadas, contando en su haber con Globos de Oro, Bafta y Oscar. Lo que pocos saben es que Blanchett se matriculó en la Universidad de Melbourne para estudiar Economía. Lo cierto es que abandonó la universidad por no tener claro su futuro, que al final derivaría en la actuación. Pero, quién sabe lo que hubiera pasado si hubiera continuado su viaje como economista… ¿hubiera sido igual de exitosa que en el mundo del séptimo arte?

 

cate blanchett

 

  1. Mick Jagger: El mítico líder de la banda Rolling Stones obtuvo una beca para estudiar en la London School of Economics, gracias a sus buenas notas de secundaria en Dartford Grammar School. Allí comenzó a estudiar Economía, pero nunca acabó la universidad. De no haberlo hecho, quizá podríamos estar hablando de una gran figura en ese terreno -pero probablemente nos hubiéramos quedado a su vez sin todo un icono de la música-.

 

mick jagger

 

No queríamos cerrar esta lista sin incluir a un personaje español, que seguro la mayoría de nosotros desconocíamos de su relación con el mundo económico:

  1. Marc Gené: El piloto probador de Fórmula 1 y competidor en las Le Mans Series se graduó como economista mientras disputaba el competido Campeonato británico de Fórmula 3, por la universidad británica de Buckinghan, en 1995. Además, algunos años después, aún seguía compaginando su actividad automovilística con sus labores como economista en una consultora de alto nivel. Todo un ejemplo de superación y capacidad de sacrificio.

 

marc gene

 

Como decíamos, la vida es impredecible y uno no sabe dónde se empieza, sino dónde se acaba. Lo verdaderamente importante es que, hagamos lo que hagamos, disfrutemos el camino…

¿Conoces más ejemplos de personalidades famosas que en algún momento estuviesen ligadas a la economía? Compártelos con nosotros.