Economía naranja: qué es y cuáles son sus claves

En pleno auge de la colaboración, están emergiendo nuevas economías que tienen como base el intercambio de ideas y en la unión de talentos, con el objetivo de marcar la diferencia en el mundo de la Economía.

 Entre ellas destaca la economía naranja, que aún es una gran desconocida en España, pero que viene pisando fuerte y va a dar muchísimo que hablar de aquí en adelante.  Hoy te traemos las claves para entenderla.

economia-naranja-o-creativa

¿Qué es y por qué se llama Economía Naranja?

 La economía naranja, también conocida como economía creativa, es el sector de la economía que involucra la generación de ideas y conocimiento, es decir, el conjunto de actividades que permiten transformar las ideas creativas en bienes y servicios con un alto valor agregado.

Este tipo de economía comprende los sectores en los que el valor de sus bienes y servicios se fundamenta en la propiedad intelectual: desde las artes visuales y escénicas, cine, pasando por el diseño, la moda y la música, hasta la publicidad, televisión, radio y videojuegos.

El color naranja se asocia a la cultura, la identidad y la creatividad. Además, este color está relacionado con el entretenimiento y la extroversión. Finalmente, fue el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) la entidad que coloreó de naranja al valor agregado que producen la industria cultural.

¿Por qué la economía creativa está en pleno crecimiento y se consolida como forma de emprendimiento?

La cultura es un contribuyente neto a las cuentas públicas a nivel internacional y el sector no para de crecer a un ritmo vertiginoso.

Otra razón muy potente es su resistencia a las crisis. Prueba de ello es que este sector ha soportado mucho mejor y más fácilmente la crisis financiera global que sectores como el petrolero. Por tanto, la economía naranja se presenta como una oportunidad para hacerle frente a estas situaciones.

Además, un plus para el mercado español es que la cultura es uno de los estímulos para viajar, por lo que podemos aprovechar la economía naranja para desestacionalizar nuestro destino impulsando y apoyando el desarrollo de una industria cultural propia. En una sociedad cada vez más dedicada al ocio, el valor económico de la cultura está ascendiendo en la escala de valores, por lo que asociada al turismo adquiere un valor estratégico.

Entonces, ¿por qué un sector como la ‘economía naranja’ aún escapa al radar de los economistas?

Hasta no hace mucho la relación entre economía y cultura ha pasado desapercibida y es un tema que transita de puntillas dentro de la teoría económica tradicional. Esto, unido a que la cuantificación financiera de las actividades culturales y creativas es reciente, hace que muy pocas personas se hayan interesado por este tipo de economía, hasta ahora.

Casos de éxito de empresas basadas en la economía naranja

El innovador ‘videoclub’ virtual, Netflix, cada vez consigue un mayor número de suscriptores – superan los 40 millones – y sus ventas anuales prevén alcanzar los 10.000 millones de dólares en 2017. Gracias al desarrollo de la conectividad podemos explicar la velocidad de crecimiento de la Economía Naranja. Servicios creativos como Netflix crecen un 70% más rápido, a mayor velocidad  y de manera creciente a través de Internet.

El Cirque du Soleil, emplea a más de 5.000 personas y sus ventas superan ya los 800 millones de dólares anuales, prueba de que la economía naranja es uno de los conceptos que está revolucionando el sector creativo.

Ha quedado claro que la economía naranja o creativa es, indudablemente, una oportunidad para emprender, teniendo en cuenta el talento, la colaboración y el intercambio de ideas, con el fin de crear productos innovadores, llenos de valor intelectual, aprovechando las herramientas que están en constante evolución, para dar al usuario lo está demandando cada vez más: cultura.

¿Cuál es vuestro punto de vista respecto a la economía naranja? Nos gustaría conocer vuestra opinión en los comentarios.

 

Economía colaborativa: 5 claves para entenderla

 

A buen seguro alguna vez habréis escuchado los términos consumo colaborativo o economía colaborativa, y casi con total seguridad, habrá sido con mayor frecuencia a medida que transcurrían los últimos meses o semanas.

5 claves para entender la economia colaborativa

  1. Y es que éste es un fenómeno sobre todo reciente… pero, ¿sabemos realmente en qué consiste?

En Wikipedia se define consumo colaborativo como “una interacción entre dos o más sujetos, a través de medios digitalizados o no, que satisface una necesidad real o potencial, a una o más personas”. Hasta aquí, la definición no parece aportar nada nuevo respecto a lo que podríamos considerar un intercambio tradicional de bienes y servicios; por eso, debemos ir un poco más allá y ver por qué es diferente.

  1. ¿Qué la hace distinta?

En primer lugar, la principal novedad que aporta es que se basa en plataformas digitales (Internet principalmente). Mediante la instalación de aplicaciones móviles o registrándose en portales en la web, los usuarios pueden interactuar con otros usuarios a través de la plataforma en cuestión. Dichos usuarios pueden vender o comprar servicios, o ambos a la vez. A este tipo de plataformas se les llama peer to peer (red entre pares o iguales).

Otro elemento importante y a tener en cuenta es la transparencia de este sistema de consumo: al tratarse de plataformas digitales, las cuales para poder ser utilizadas requieren de activar perfiles similares a los de las redes sociales, es posible valorar la calidad de los servicios contratados, para que otros puedan ver la fiabilidad o no de éstos.

  1. Algunos ejemplos de compañías y actividades basadas en economía colaborativa.

La economía colaborativa abarca distintos tipos de servicios, que van desde el alquiler, intercambio o compartición de todo tipo de cosas, pero las compañías más populares actualmente son las que se basan en el alquiler de coches y viviendas.

Quizá la más famosa de todas sea Uber, una empresa internacional con sede en San Francisco, California, que proporciona a sus clientes una red de transporte privado, a través de su software de aplicación móvil, y que conecta los pasajeros con los conductores de vehículos registrados en su servicio, los cuales ofrecen un servicio de transporte a particulares.

Otro ejemplo conocido es Airbnb. también originaria de San Francisco. Se trata de un mercado comunitario para publicar, descubrir y reservar viviendas. Airbnb cubre unas 2.000.000 propiedades en 192 países y 33.000 ciudades.

En nuestro país también podemos encontrar algún ejemplo de empresas de economía colaborativa, por ejemplo Tutellus, una plataforma de formación online que conecta a profesores y alumnos que ofrecen sus conocimientos sobre cualquier tipo de materia, a través de videocursos.

  1. ¿Cuáles son sus ventajas y cuáles sus desventajas?

A primera vista, una de las ventajas más obvias es el ahorro que se obtiene al utilizar los distintos recursos, por ejemplo en el caso de aquellos que comparten su coche o vivienda. Esto supondría un uso más eficiente del transporte y la energía, así como un mayor cuidado medioambiental. Pagar por aquello que necesitemos sólo cuando lo necesitemos implica un uso mucho más eficiente y racional de los recursos.

Sin embargo, este tipo de consumo va acompañado prácticamente desde sus orígenes por una serie de dudas o desventajas. Por ejemplo, respecto al tema de la incertidumbre regulatoria. Existen dudas y un vacío legal en cuanto a contribuciones impositivas, cobertura de seguros y responsabilidad legal. Por otra parte, compañías de taxis u hoteles denuncian el instrusismo que pueden llegar a suponer estas prácticas para su negocio.

  1. ¿Cuál es su futuro?

Parece ser que la economía colaborativa ha venido para quedarse, pero lo que parece también cierto es que se encuentra aún en una fase temprana y habrá aspectos que deban pulirse para una mejor adaptación de ésta a la sociedad. Las claves apuntan a que debe existir una mejor regulación, más clara y transparente, o una mejor definición de los roles según sectores de negocio (por ejemplo, definir el papel del agente productor). Lo que parece claro es que la economía colaborativa tendrá un papel de importancia creciente en los años venideros.

Con todas estas claves, podemos ya hacernos una idea de lo que este tipo de economía es, y sus ventajas e inconvenientes. No cabe duda de que tiene y tendrá sus defensores y detractores, y nos gustaría saber en qué lado os encontráis vosotros. Podéis dejarnos vuestras impresiones en los comentarios de abajo.

 

 

Los 5 retos a los que se enfrentará un nuevo emprendedor

La semana pasada hablamos de propósitos que hacernos para el nuevo año, porque siempre es bueno proponernos nuevas metas que acometer con las energías nuevas que caracterizan al comienzo de un nuevo ciclo. Pero a veces, más allá de los propósitos, tenemos también que hacer, dar el paso, actuar… en definitiva, lanzarnos a la piscina.

emprendedor

Quizá este año lo que pensemos “hacer” sea emprender. Pero, como sabemos, emprender será una tarea dura y a veces, plagada de obstáculos. Pero a nosotros, no nos gusta llamarlos así; preferimos llamarlos retos. Por eso, hoy os hablaremos de los que son los retos a los que se enfrentará un nuevo emprendedor que se quiera lanzar a la aventura emprendedora este año.

- Financiación: Nunca será éste un tema fácil para un emprendedor, tanto si es novel como experto; pero sin duda, será más duro para el segundo que para el primero. Si emprendemos por primera vez, hemos de saber que empezamos de cero, lo cual significa que debemos poner un especial énfasis en hacer networking (generar contactos profesionales), y considerar además las posibles opciones de financiación que tenemos (crowdfunding, incubadoras de proyectos, business angels…) para ver cuál nos conviene más.

- Cambio de situación laboral: Si nos vamos a dedicar a montar nuestro propio negocio, y lo más importante, mantenerlo, debemos tener presente que va a ser realmente difícil conservar nuestro antiguo trabajo o actividad anterior. Quizá al principio, durante los inicios del negocio, será posible compaginar ambos, utilizando hasta nuestro tiempo libre si es necesario, pero al final, si queremos verdaderamente triunfar y hacer crecer nuestro negocio, quizá debamos plantearnos la opción de dedicarnos por entero a él.

- Lo desconocido: Cuando se lanza una startup, tenemos ante nosotros una hoja completamente en blanco y cientos de preguntas que formularnos: ¿cuál será la esperanza de vida de mi negocio? ¿será rentable? ¿será exitoso? Lo malo es que las respuestas no las podemos conocer, si no es con el paso del tiempo y con los resultados, día tras día. Emprender es un riesgo, y todas estas preguntas sin respuesta pueden generar en nosotros cierta ansiedad, por ver tambalearse nuestra economía, desarrollar horas de trabajo a veces indefinidas, y en definiva, por no saber qué pasará.

- Elección del equipo adecuado: Si nunca hemos gestionado un equipo de personas, debemos saber que ésta es una de las tareas más difíciles, además de estresante. No sólo se trata de elegir a los candidatos adecuados para un determinado puesto, sino que, además hay que evaluar su coste y observar cómo se integrarían en un equipo más amplio. La dificultad aumenta cuando tenemos que hacer todo esto con la mayor celeridad posible.

- Toma de decisiones: La responsabilidad es probablemente la tarea más difícil y estresante de todas las que hemos enumerado hasta ahora. Cuando montamos una empresa, la toma de decisiones se convierte en algo diario: desde las pequeñas y aparentemente sencillas hasta las que atañen a temas más complejos con muchos más factores involucrados que afectan a la compañía en mayor medida. Debemos aprender a gestionar el estrés asociado a estas nuevas tareas y desafíos que se nos plantean como emprendedores, pues trataremos con ellos día tras día.

La acción de emprender es una tarea que no será fácil y que constantemente nos asaltará con nuevos desafíos, pero si, como hemos dicho al principio, convertimos las dificultades en ‘retos’, seguro que con el tiempo podemos hacer todo el proceso mucho más llevadero.

¿Y tú, te has planteado emprender este año? ¿qué otros retos crees que puede encontrarse un emprendedor que monta un negocio por vez primera? Déjanos un comentario y cuéntanoslo.

 

8 PASOS PARA HACERSE AUTÓNOMO

¿Te estás planteando seriamente hacerte autónomo? ¿Tienes una idea que te gusta y de la que crees que podrías vivir? ¿No sabes por dónde empezar?  ¡Empieza por abajo!

 

Autonómo

 

Los negocios no se construyen de la noche a la mañana. Hace falta mucho trabajo previo y tener claro cada punto para tener más posibilidades de alcanzar el éxito. Por eso, si lo tienes claro, te animamos a que te lances a la aventura de emprender, paso a paso, empezando por el primero:

1º. La idea de negocio: ¿Tienes una buena idea de negocio? ¿Te ves capacitado para llevarla a cabo? ¿Te sientes preparado para desempeñar sin dificultades todas las tareas que implica esa idea de negocio? ¿Consideras que tu idea es perdurable y rentable durante un largo período de tiempo? Si no estás 100% convencido de tu idea y de que las probabilidades de éxito son altas, no sigas adelante. Si por el contrario te sientes seguro con tu idea de negocio y te sientes capacitado para sacarlo adelante, continúa leyendo el siguiente paso.

2º. El estudio de mercado: Cada día el mercado es más duro y la competencia está mejor preparada y es más voraz, por lo que si quieres lanzarte al mercado, deberás saber a qué te enfrentas. Analiza el sector en el que te quieres introducir, define tu target y conoce a la perfección a la competencia.  ¿Sigues viendo espacio para tu idea en el mercado? ¡Continúa entonces!

3º. El plan de negocio: Con el diseñarás y concretarás los objetivos de tu negocio mediante una fase de proyección y evaluación, planificarás las tareas a desempeñar y reunirás toda la información necesaria para que el negocio llegue a convertirse en lo que has soñado. La semana pasada te facilitamos 5 herramientas online para diseñar tu plan de negocio. Puedes verlas aquí.

4º. La cartera proveedores: ¿Qué proveedores necesitamos para desempeñar nuestro modelo de negocio como autónomos? ¿Cuáles son los proveedores más competitivos del marcado en relación calidad-precio? En base a nuestra idea de negocio, ¿no fijamos más en la calidad o en el precio de nuestros proveedores? Rodearnos de una buena cartera de proveedores acorde a nuestras necesidades marcará la diferencia tanto en la calidad como en el precio de nuestros productos y servicios.

5º. Incorpora las nuevas tecnologías: ¿Quién no está conectado a la red hoy en día? Salvo algún que otro target de excepción limitado por la edad, la gran mayoría de la población hace uso de las redes sociales y las nuevas tecnologías. ¿Por qué no aprovechar esta oportunidad? Además del bajo coste (y en muchos casos gratuito), de las nuevas tecnologías, daremos una imagen joven, conectada con el presente y el futuro y consciente de las nuevas tendencias.

6º. Escoge ubicación: ¿Desde dónde vas a trabajar como autónomo? Es importante conocer cómo será tu relación con clientes y proveedores para determinar si necesitas un local, una oficina o si por el contrario puedes trabajar desde casa. ¿Necesitas una ubicación céntrica o no es necesaria? ¿Tu local tiene que resultar atractivo o no es importante? Evalúa la ubicación que necesitas y encuentra el equilibro entre costes y necesidades.

7º. Date de alta como autónomo: Para darte de alta puedes gestionar los trámites acudiendo personalmente a Hacienda y a la Seguridad Social, acudiendo a un PAE (Puntos de Atención al Emprendedor) o realizándolos directamente a través de internet.

8º. Sigue formándote: Lanzar tu proyecto como autónomo no es la meta del camino profesional, sino la salida. Si quieres aguantar la carrera hasta el final, debes entrenar y actualizarte constantemente. Para ello la formación es la mejor vía. Siempre habrá algo nuevo que aprender y que necesites conocer para mejorar en tu trabajo. Siempre hay algo más en lo que puedes mejorar.

Estas son sólo las herramientas para comenzar a construir tu “casa profesional”. Ahora depende de ti trabajarlas, pulirlas y, lo más importante, impregnarlas de tu propia visión del negocio. Porque sólo así tu negocio será personal. Porque sólo así tu negocio será único.

¿Te animas a emprender?