5 grandes empresas que no cotizan en bolsa

Todos las conocemos. Compramos sus productos, nos sorprendemos con sus campañas publicitarias e incluso las recomendaríamos a nuestros familiares y conocidos como compañías en las que consumir y confiar, pues gozan de prestigio y reconocimiento.

Sin embargo, todas ellas comparten una característica común: no cotizan en bolsa. Cada una con sus razones, pero todas ellas no han entrado aún en los mercados de valores. Vamos a repasar cuáles son, puede que algunas os sorprendan:

Sao_Paulo_Stock_Exchange

Ikea. Se dice que su fundador, Ingvar Kamprad, tiene fama de tacaño y agarrado: duerme en habitaciones pequeñas y baratas cuando va a hoteles en lugar de en lujosas suites, viaja en clase turista a pesar de poderse permitir hacerlo en business, e incluso establece normas para que sus empleados ahorren lo máximo posible a la hora de trabajar. Sea por estas razones o no, la fortuna de Ikea es de 55.000 millones de euros, que pertenecen íntegramente a la familia Kanmprad. Puede que sea razón más que suficiente para no ver la necesidad de sacar la empresa a bolsa…

Lidl. La cadena de supermercados de origen alemán tiene más de 8.000 supermercados, repartidos a lo largo de 17 países, y es uno de los líderes mundiales de supermercados de bajo coste. Solo en nuestro país mejoró sus ventas en un 12,5%, superando por primera vez los 3.000 millones de euros. Su modelo de negocio se basa en un aumento de volumen de compras gracias al aumento de estas ventas, lo que hace posible ofrecer unos precios bajos a los clientes. Quizá este modelo de negocio que les funciona les hace no preocuparse por cotizar en los mercados de valores…

Decathlon. Todos conocemos esta gran superficie dedicada a la venta de material deportivo. La compañía, perteneciente al grupo francés Mulliez, no cotiza en bolsa. La compañía tiene 748 tiendas repartidas en todo el Mundo, y 11.751 empleados, a los cuales retribuye mediante la entrega de ‘acciones’ liberadas de la propia compañía. La cantidad que se entrega a cada trabajador se calcula respecto a tres variables: los resultados netos de la empresa, la permanencia del trabajador y su productividad.

No queríamos terminar este post sin hacer referencia a dos grandes compañías españolas que tampoco cotizan aún en bolsa.

Mercadona. No cabe duda de que Mercadona es una compañía que funciona bien, y podría perfectamente tener un puesto en la lista del Ibex. Esta empresa no ha parado de crecer, y actualmente cuenta con el 20-25% del mercado alimentario español, facturando en la actualidad más de 20.000 millones de euros. La empresa es propiedad de la familia Roig, y quizá con estas cifras, no les interesa emprender nuevos caminos, como es el de la inversión en bolsa.

El Corte Inglés. Es otra de las empresas de nuestro país que suelen sorprendernos cuando nos enteramos de que aún no cotizan en bolsa. En este caso, la razón parece ser la contraria a la de nuestro ejemplo anterior, Mercadona. Debido a la crisis, sus ventas han caído duramente en la última década. Sin embargo, mediante la venta de inmuebles y amortizaciones, están saneando la deuda del balance, y planteando una posible salida a bolsa.

Como ves, no todas las grandes empresas del mundo o de nuestro país, por el hecho de ser grandes, están en bolsa. ¿Conoces algún otro ejemplo que no esté en nuestra lista? ¡Dinos cuál es, abajo en los comentarios!

 

 

 

Los 5 mayores escándalos financieros de la historia

Gordon Gekko, uno de los economistas más famosos de la ficción, dijo en un famoso discurso en la Universidad de California en Berkeley:

“La codicia, a falta de una palabra mejor, es buena; es necesaria y funciona. La codicia clarifica y capta la esencia del espíritu de evolución. La codicia en todas sus formas: la codicia de vivir, de saber, de amor, de dinero; es lo que ha marcado la vida de la humanidad.”

Sin embargo, ante esta ambición desmedida contamos, en España, con un refrán muy acertado: “La avaricia rompe el saco.” Y eso es lo que parece haberle pasado a algunas instituciones o inversionistas que, por su mala gestión, acabaron inmersos en escándalos económicos que acabaron con su reputación de un plumazo.

 

escandalos-financieros

 

A continuación, os presentamos a 5 economistas que fueron más lejos de lo que debían, y protagonizaron algunos de los mayores escándalos económicos de la historia:

 

  1. Bernard Madoff pasó de ser el gestor favorito de los ricos de Florida y Manhattan al protagonista de una de mayores estafas financieras que hemos conocido. Madoff estafó a sus clientes durante 20 años y su fraude formó un agujero de 50.000 millones de dólares en varios países. Lo más increíble es que, durante todo ese tiempo, ni la SEC, ni el FBI, ni auditores o agencias de rating se dieran cuenta de nada.

 

  1. Jerôme Kerviel fue condenado por haber causado pérdidas de 7.000 millones de dólares al banco Société Générale (SG). Sus operaciones pasaron desapercibidas en la entidad gracias a sus conocimientos del sistema informático. Kerviel apostaba una gran cantidad de dinero a que ciertas acciones subirían o bajarían, y acabó estrellándose, resultando culpable de abuso de confianza, falsificación y fraude. Más le habría valido darse una vuelta por Las Vegas.

 

  1. Nick Leeson decidió invertir en el índice Nikkei de Japón, apostando por la caída del yen y provocando el colapso del banco británico Barings, al perder la friolera de más de 1,300 millones de dólares. Esta acción llevo al banco a la quiebra, que fue vendido simbólicamente en una libra esterlina al banco holandés ING.

 

  1. Liu Qibing, operador en la Bolsa de Metales de Londres que trabajaba supuestamente en representación del gobierno chino, decidió que el cobre iba a caer, consiguiendo pérdidas por más de 800 millones de dólares. El buró de la Reserva Estatal de Shangai donde afirmaba trabajar Liu Qibing, negó conocerlo. Si te he visto, no me acuerdo.

 

  1. Peter Young, trabajador del banco británico Morgan Grenfell, perdió la cabeza a causa de su mala gestión, que ocasionó al banco pérdidas por más de 220 millones de libras esterlinas, en inversiones no autorizadas. Un jurado determinó que no estaba mentalmente capacitado para ir a juicio, ya que se presentó en ante un tribunal de Londres vestido de mujer. Una estrategia mucho mejor que las realizadas en bolsa.

 

Está claro que invertir es un riesgo y más si creemos que lo único que necesitamos para triunfar en bolsa es nuestro “buen olfato”. ¿Conocíais estos escándalos? ¿Hay alguno que os haya llamado especialmente la atención o queréis aportar uno nuevo? ¡Contádnoslo en comentarios!

 

 

5 apps para gestionar tus finanzas

¿Tienes teléfono móvil? O quizá sería más correcto hoy en día, decir: ¿tienes smartphone?

La respuesta, con una altísima probabilidad, será un sí. Y es que quien no lo tiene, parece no vivir en este mundo. Se dice que actualmente pasamos más horas mirando la pantalla de nuestro teléfono móvil que la propia televisión.

 

5 apps para gestionar tus finanzas

 

Es innegable también destacar las Apps. Las hay para todos los gustos: para enseñarnos a cocinar, hacer ejercicio, para jugar, para escuchar música, ver vídeo… y también para controlar nuestras finanzas y ahorrar. En concreto, nosotros queremos mostraros 5 apps para controlar vuestras finanzas. Son las siguientes:

 

  1. Fintonic: Se trata de un app gratuita para iOS y Android y sus desarrolladores son españoles. Su funcionalidad consiste en que nos permite controlar todos nuestros gastos e ingresos al detalle, y además nos ofrece consejos personalizados para potenciar nuestro ahorro. Acceder a la información de todos nuestros bancos y tarjetas desde una única app, clasificar nuestros gastos en categorías: hipoteca, alquiler, móvil, compras,o un “sistema predictivo” de gastos futuros antes de que se produzcan son algunas de sus características destacadas.

 

  1. MoneyWiz: Disponible para iOS y Android. Aunque se trata de una app de pago, merece la pena el desembolso de dinero, porque es verdaderamente completa. Permite la sincronización de las diversas plataformas donde la tengamos instalada, nos da pronósticos financieros e incluso nos puede notificar los pagos de recibos. Pero, a pesar de ser tan completa, presenta también un diseño claro e intuitivo, muy gráfico, que nos permite saber en todo momento lo que estamos haciendo con nuestras gestiones.

 

  1. Whallet: Otra app española, disponible en el App store y Google Play, en la que destaca el aspecto amigable y vistoso de su interfaz, para quien busque tener sus finanzas controladas de forma sencilla, sin complicarse demasiado. Su principal ventaja es que no hace falta saber nada de finanzas para sacarle todo el potencial. Como características, ofrece comparación mes a mes de gastos frente a ingresos, listados mensuales de nuestros movimientos, numerosas divisas disponibles, entre otras.

 

  1. Financiator: Disponible para Android. Con esta aplicación, podrás controlar tus finanzas mes a mes, crear un registro nuevo para cada gasto o ingreso, ver un resumen diario de movimientos o consultar de un vistazo el balance semanal, mensual o total de tu dinero para una mejor administración de tu economía personal. Destaca su opción de generar copias de seguridad de forma automática o su sincronización con Dropbox para acceder a todo en la nube siempre que lo necesitemos.

 

  1. Spendee: Disponible para iOS y Android. Sus principales apuestas son un diseño intuitivo y amigable, pero también hace especial énfasis en la seguridad. Es muy interesante su funcionalidad que permite añadir a otros miembros de nuestra familia a la misma cuenta, para gestionar las finanzas juntos.

 

Y tú, ¿sigues llevando las cuentas en papel o te has pasado ya a la tendencia de “gestión de finanzas 2.0”? Cuéntanos tus impresiones en los comentarios.