20 propuestas para intentar reducir el fraude fiscal

19 de junio de 2017

A pesar de que en la lucha contra el fraude fiscal no parecen existir recetas mágicas, los fiscalistas del Registro de Asesores Fiscales (REAF-REGAF), órgano especializado en asesoramiento fiscal del Consejo General de Economistas, han realizado recientemente 20 propuestas para intentar reducirlo, las cuales inciden en aspectos tales como la mejora de la forma de trabajar de las agencias tributarias, la tutela especial de los nuevos empresarios o la mejora en el tratamiento en los medios de comunicación de las noticias que se refieren a la lucha contra este fraude.

career-226714_1920

En concreto, las 20 propuestas realizadas por el REAF-REGAF son las siguientes:

  1. A estas alturas, no existen recetas mágicas para erradicar el fraude fiscal. Como se lleva mucho tiempo trabajando en este sentido se debe tratar de aplicar la experiencia y adaptarse a las nuevas realidades de manera constante.
  2. Intentar educar y concienciar a la población en el cumplimiento tributario, poniendo en valor a este respecto no solo el papel de las Administraciones, sino también el de la sociedad civil, apoyando iniciativas que se consideren relevantes.
  3. Se podría mejorar el tratamiento en los medios de comunicación de las noticias fiscales y de la lucha contra el fraude, intentando huir del sensacionalismo y profundizar en el análisis de los temas.
  4. Mejora en la forma de trabajar de las Agencias tributarias, perfeccionando la explotación de la información de que disponen, cuidando la formación de sus empleados y trabajando de forma coordinada.
  5. Reflexionar sobre la posibilidad de aprobar un estatuto para la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), llegando a un consenso político sobre su régimen jurídico, estrategia y tamaño, y tomando en consideración que es un gran organismo que presta servicio a diferentes instituciones.
  6. El resultado de las comprobaciones debe estar apoyado en expedientes administrativos solidos tanto en lo referente a los hechos como a los criterios aplicados, de forma que disminuya el porcentaje de éxito de los contribuyentes en las vías revisoras, tanto administrativa (actualmente en torno a un 40% de estimaciones en reclamaciones económico-administrativas) como judicial.
  7. Facilitar la regularización tributaria por los contribuyentes, con unos costes sensiblemente inferiores a los de la regularización por la Administración, y dando facilidades para el pago.
  8. Fijar los objetivos de las Administraciones tributarias fundamentalmente a medio y largo plazo, adaptando a dichos objetivos la planificación anual.
  9. Mejorar la imagen de las Administraciones tributarias ante los contribuyentes, potenciando la idea de eficacia y de los servicios de ayuda.
  10. Seguimiento especial a los nuevos contribuyentes con ventanillas presenciales o virtuales especiales para facilitarles el cumplimiento correcto desde el principio, asegurándose su anclaje a la economía legal, siendo especialmente importante en países en los que, como el nuestro, la creación y destrucción de empresas es muy grande.
  11. Aumentar las actuaciones preventivas consistentes, por ejemplo, en el envío de cartas informativas a contribuyentes con cierto tipo de ingresos o de determinados sectores.
  12. Potenciar la utilización de medios de pagos electrónicos que facilitan el control de operaciones.
  13. Seguimiento especial para contribuyentes de sectores que hayan sido sometidos a importantes regularizaciones para asegurarse de un cumplimiento correcto en el futuro.
  14. Intensificar la cooperación internacional para el intercambio de información y para la comprobación de grupos y actividades que se desenvuelven en una economía globalizada.
  15. Profundizar en el establecimiento de normas claras y estables.
  16. Mejorar la generación y difusión rápida de criterios claros y estables.
  17. Intentar reducir los tiempos de resolución en los procedimientos de revisión, siendo seguramente prioritario para ello dotar de los medios necesarios a los Tribunales Económico-Administrativos.
  18. Intensificar las actuaciones especiales en actividades de economía sumergida o de fraude elevado con auxilio judicial en su caso.
  19. Mejora de la relación cooperativa en el ámbito en que esta ya se está produciendo, con las grandes empresas, de tal forma que las que cumplen el código de buenas prácticas y presentan informe de transparencia tengan una valoración de riesgo fiscal acorde a su condición, pudiendo conocer los criterios interpretativos sobre operaciones determinadas de una manera fluida.
  20. Intensificar la relación cooperativa para pequeñas y medianas empresas a través de asociaciones y colegios profesionales de asesores fiscales, propiciando que los que se adhieran a un código de buenas prácticas se responsabilicen de la validación de ciertos aspectos de las autoliquidaciones presentadas por sus clientes y explorando el mecanismo previsto en el artículo 12.3 de la Ley General Tributaria.

Foto: geralt

Cuatro implicaciones fiscales de las devoluciones de las cláusulas suelo

24 de enero de 2017

El 21 de enero se ha publicado en el BOE el Real Decreto-ley 1/2017 de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de las denominadas “cláusulas suelo”, que recordamos son aquellas que se aplican a las hipotecas concedidas a interés variable. En este tipo de hipotecas, en las que se aplica un diferencial sobre un índice de referencia (por ejemplo, el Euribor), la cláusula suelo impide que el interés baje de un mínimo aunque la suma de dicho índice más el diferencial esté por debajo. La normativa ahora aprobada tiene por objeto establecer medidas que faciliten la devolución de las cantidades indebidamente satisfechas por el consumidor a los bancos por este concepto.

coins-948603_1920

Pues bien, el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF) del Consejo General de Economistas acaba de publicar las principales implicaciones fiscales de estas devoluciones que se resumen en los cuatro puntos siguientes:

  • No se ha de integrar en el IRPF ni la devolución obtenida -por acuerdo o sentencia-, ya sea en efectivo o con otra compensación, de los intereses indebidamente pagados, ni tampoco los intereses indemnizatorios que se satisfagan al contribuyente.
  • Si los intereses constituyeron base de la deducción por adquisición de vivienda, estatal o de las deducciones reguladas por las Comunidades Autónomas, dichas deducciones se sumarán a la cuota líquida estatal y autonómica del ejercicio en el que se hubiera celebrado el acuerdo, pero solo los correspondientes a ejercicios no prescritos y sin añadir intereses de demora. Si la forma de resarcir al cliente por la entidad de crédito consistiera en reducir el préstamo pendiente, ni habrá que sumar las cantidades deducidas en años anteriores ni el contribuyente podrá deducir por dicha minoración del préstamo.
  • Si los intereses indebidamente cobrados se dedujeron en la base de las declaraciones por IRPF de ejercicios anteriores, por ejemplo, de los rendimientos del capital inmobiliario, la devolución de los mismos obliga a la presentación de declaraciones complementarias de los ejercicios no prescritos, sin recargos, sanciones ni intereses de demora. El plazo para presentar estas complementarias será el comprendido entre la fecha del acuerdo y el fin del siguiente plazo de declaración. Así, por ejemplo, si el acuerdo tiene lugar en marzo de 2017, las complementarias habrá que presentarlas antes del 30 de junio de este año, pero si se produjera el acuerdo en mayo, ya iniciado el plazo de la Renta 2016, el plazo para las complementarias finalizará cuando termine el plazo para presentar Renta 2017, en 2018.
  • En el caso de intereses pagados en 2016, si el acuerdo se consigue antes del 30 de junio de 2017, dichos intereses no formarán parte de la base de las deducciones por adquisición de vivienda ni serán gastos deducibles en la Renta 2016.

Foto: stevpb