5 tendencias en el futuro laboral de nuestro país

Es evidente que nuestro país se encuentra en un momento de cambio en el aspecto político, con las ya famosas negociaciones que están teniendo lugar a día de hoy entre los diferentes partidos. Pero se encuentra también en un momento de incertidumbre en el aspecto económico laboral: problemas como una baja flexibilidad laboral, una todavía elevada tasa de paro, y cierta preocupación respecto al futuro de las pensiones, por citar algunos ejemplos.

 

tendencias futuro laboral

 

A la espera de ver lo que sucederá en el futuro, nosotros hoy queremos hacer nuestra apuesta por las que creemos que serán las tendencias laborales en nuestro país de aquí en adelante, 5 tendencias que con toda probabilidad empezarán a resultar familiares en la forma de trabajar en los próximos años. Son las siguientes:

 

  1. Auge de los empleos relacionados con el mundo digital y la tecnología. Lo cierto es que, más que el futuro es desde hace tiempo el presente, aunque en el futuro nos haremos aún más dependientes de esta tendencia. Hoy en día, raro es el ciudadano que no trabaja con un ordenador personal, consulta el correo en su móvil o está conectado a Internet prácticamente las 24 horas del día. En nuestro país, en los últimos años ha habido un auge de las profesiones relacionadas con el mundo digital (marketing digital, Big Data, informática, programación) o con la tecnología (robótica, biotecnología), lo que hace pensar que esta tendencia continuará y crecerá.

 

  1. Deslocalización del trabajo. A su vez, la tecnología es un factor que contribuye a que el lugar de trabajo no esté definido, como lo ha estado tradicionalmente. Las nuevas profesiones y forma de trabajar requieren también de nuevos conceptos del lugar de trabajo, y éstos pasan por no considerar la oficina como el lugar de trabajo, o al menos no el único. El teletrabajo se perfila como una opción cada vez más extendida, total o parcialmente, y aunque en España está aún menos implementado que en otros países, todo indica que esta práctica será más frecuente en los próximos años.

 

  1. Alta rotación laboral, tanto en lugar como en puesto de trabajo. En la actualidad, todo parece indicar que no permaneceremos demasiado tiempo en el mismo puesto de trabajo, ni siquiera desempeñando la misma tarea. Las causas son varias: por un lado, el mercado laboral es mucho más dinámico que antaño, aunque también más inestable, lo que genera esta mayor rotación de empleados en empresas; por otro lado, los nuevos tiempos requieren una formación casi permanente para no quedar desactualizados, porque muchos de los trabajos que se hacen hoy, mañana quedarán obsoletos, especialmente los más relacionados con las nuevas tecnologías.

 

  1. Mayor peso de la figura del autónomo. Ante un panorama tan cambiante, se hace cada vez más importante tener un espíritu más autónomo que en épocas anteriores, pues al encontrarnos con una realidad laboral más volátil e incierta, ayudaría en gran medida estar preparados ante cualquier posible cambio, reinvención o pérdida de empleo, teniendo la capacidad de salir adelante con la alternativa del autoempleo, por ejemplo. Montar una startup es una práctica que, lejos de convertirse en una moda, es una realidad cada vez más presente.

 

  1. Importancia del sector turismo. España ha tenido tradicionalmente una economía laboral muy dependiente del turismo. Tras unos años en los que la afluencia de visitantes disminuyó a causa de la crisis, recientemente se ha visto cómo el sector ha alzado el vuelo, y se espera que la tendencia prosiga en los próximos años, convirtiéndose en un sector clave a la hora de generar empleos.

 

Esta es nuestra humilde opinión sobre las tendencias laborales de nuestro país para el futuro, pero si os gustaría ser partícipes de un análisis mucho más exhaustivo sobre éstas y otras temáticas, os anunciamos que el próximo 10 de marzo, celebraremos el “I Encuentro sobre Economía Laboral: El empleo de hoy, las cotizaciones sociales de mañana y el futuro de las pensiones”, con ponencias de grandes profesionales, expertos en economía laboral. Podéis consultar toda la información sobre el encuentro, así como registraros, aquí.

¡Os esperamos!

 

 

5 maneras de aplicar la inteligencia emocional en la empresa

Ocho horas al día , cinco días por semana, cuatro semanas por mes, para hacer una media aproximada de 160 horas… la realidad es que pasamos mucho tiempo en el trabajo a lo largo de nuestra vida. Más de un tercio de nuestro día a día está ocupado por nuestra actividad laboral; por eso, es aconsejable que nuestro trabajo sea lo más llevadero posible para nosotros.

 

608466

 

Hoy queremos hablaros de cómo podéis aplicar la inteligencia emocional en la empresa para lograr un clima de bienestar, y por qué no, alcanzar el éxito en vuestro trabajo. Para ello, os contaremos cinco maneras de hacerlo.

- Comunícate de forma efectiva: La inteligencia emocional tradicionalmente se define como “una habilidad para percibir, asimilar, comprender y regular las propias emociones y las de los demás, promoviendo un crecimiento emocional e intelectual”. Comunicarnos de forma efectiva con nuestros compañeros, jefes, clientes… es la base para el éxito. Muchos pequeños problemas laborales a menudo son causados por esa falta de comunicación. Intentemos empatizar con lo que el otro quiere y pongámonos en su lugar para tratar de entendernos.

- Capacidad intelectual no implica inteligencia emocional: Es obvio que las capacidades intelectuales y técnicas son muy importantes en la empresa, pero desde luego, no nos ayudarán a alcanzar el éxito ni a prosperar si no sabemos gestionar nuestras emociones y las de los demás correctamente. El panorama laboral actual está sujeto a una presión y exigencia cada vez mayores, y prima sobre todo el trabajo en equipo; por tanto, preocupémonos de cuidar las habilidades sociales y emocionales tanto como las habilidades técnicas e intelectuales.

-Aprende a motivar a tus compañeros (y a ti mismo): En la vida trabajamos con metas y objetivos; en el trabajo, por supuesto, también. Es fácil permanecer motivado cuando las cosas van bien, pero no lo es tanto cuando aparecen problemas o caemos en la monotonía o la rutina: un proyecto que no salió adelante, un cliente que se perdió, pérdida de interés general… en estos momentos, es cuando debemos poner en marcha esa inteligencia emocional y decirnos a nosotros mismos que no ganamos nada desanimándonos o perdiendo la motivación, pues esto solo irá en nuestra contra. En su lugar, optemos por desarrollar pensamientos positivos, e ilusionémomos con el futuro. Si además, contagiamos este espíritu a otros, tendremos mucho terreno ganado.

-Aprende a innovar constantemente: No nos referimos a innovación técnica ni a caer en un exceso de perfeccionismo que nos genere una ansiedad constante; más bien, queremos transmitir la idea de que, si tratamos de superarnos, pensando siempre que “la próxima vez será mejor”, estaremos cultivando esa motivación de la que hablábamos en el punto anterior. Debemos aprender a encontrar un punto de “competitividad sana”, intentando batirnos a nosotros mismos, con actitud siempre positiva, y alentando a otros a que, siguiendo el ejemplo, también intenten superarse. La emoción se contagia, y es uno de los fundamentos de esta inteligencia que buscamos.

-Practica la autorreflexión: Es inteligente emocionalmente el que es capaz de reconocer sus propios errores y, más importante aún, corregirlos. En ocasiones, no encontramos la solución a un problema porque no lo hemos mirado desde otra perspectiva; “salir” fuera del problema, intentando analizar cuál es nuestra implicación en que éste esté yendo bien o mal, es un ejercicio que deberíamos poner en práctica a menudo, muy útil para mejorar nuestra inteligencia emocional y nuestra autocrítica, tan necesaria para alcanzar el éxito.

 

Como veis, en las empresas, el recurso más importante, por encima de avances tecnológicos y otras herramientas técnicas, siguen siendo las personas. Por eso, es importante que sepamos gestionar correctamente nuestras emociones y las de otros.

Y tú, ¿cómo pones en práctica la inteligencia emocional en la empresa? Cuéntanoslo en los comentarios.

 

Los 5 retos a los que se enfrentará un nuevo emprendedor

La semana pasada hablamos de propósitos que hacernos para el nuevo año, porque siempre es bueno proponernos nuevas metas que acometer con las energías nuevas que caracterizan al comienzo de un nuevo ciclo. Pero a veces, más allá de los propósitos, tenemos también que hacer, dar el paso, actuar… en definitiva, lanzarnos a la piscina.

emprendedor

Quizá este año lo que pensemos “hacer” sea emprender. Pero, como sabemos, emprender será una tarea dura y a veces, plagada de obstáculos. Pero a nosotros, no nos gusta llamarlos así; preferimos llamarlos retos. Por eso, hoy os hablaremos de los que son los retos a los que se enfrentará un nuevo emprendedor que se quiera lanzar a la aventura emprendedora este año.

- Financiación: Nunca será éste un tema fácil para un emprendedor, tanto si es novel como experto; pero sin duda, será más duro para el segundo que para el primero. Si emprendemos por primera vez, hemos de saber que empezamos de cero, lo cual significa que debemos poner un especial énfasis en hacer networking (generar contactos profesionales), y considerar además las posibles opciones de financiación que tenemos (crowdfunding, incubadoras de proyectos, business angels…) para ver cuál nos conviene más.

- Cambio de situación laboral: Si nos vamos a dedicar a montar nuestro propio negocio, y lo más importante, mantenerlo, debemos tener presente que va a ser realmente difícil conservar nuestro antiguo trabajo o actividad anterior. Quizá al principio, durante los inicios del negocio, será posible compaginar ambos, utilizando hasta nuestro tiempo libre si es necesario, pero al final, si queremos verdaderamente triunfar y hacer crecer nuestro negocio, quizá debamos plantearnos la opción de dedicarnos por entero a él.

- Lo desconocido: Cuando se lanza una startup, tenemos ante nosotros una hoja completamente en blanco y cientos de preguntas que formularnos: ¿cuál será la esperanza de vida de mi negocio? ¿será rentable? ¿será exitoso? Lo malo es que las respuestas no las podemos conocer, si no es con el paso del tiempo y con los resultados, día tras día. Emprender es un riesgo, y todas estas preguntas sin respuesta pueden generar en nosotros cierta ansiedad, por ver tambalearse nuestra economía, desarrollar horas de trabajo a veces indefinidas, y en definiva, por no saber qué pasará.

- Elección del equipo adecuado: Si nunca hemos gestionado un equipo de personas, debemos saber que ésta es una de las tareas más difíciles, además de estresante. No sólo se trata de elegir a los candidatos adecuados para un determinado puesto, sino que, además hay que evaluar su coste y observar cómo se integrarían en un equipo más amplio. La dificultad aumenta cuando tenemos que hacer todo esto con la mayor celeridad posible.

- Toma de decisiones: La responsabilidad es probablemente la tarea más difícil y estresante de todas las que hemos enumerado hasta ahora. Cuando montamos una empresa, la toma de decisiones se convierte en algo diario: desde las pequeñas y aparentemente sencillas hasta las que atañen a temas más complejos con muchos más factores involucrados que afectan a la compañía en mayor medida. Debemos aprender a gestionar el estrés asociado a estas nuevas tareas y desafíos que se nos plantean como emprendedores, pues trataremos con ellos día tras día.

La acción de emprender es una tarea que no será fácil y que constantemente nos asaltará con nuevos desafíos, pero si, como hemos dicho al principio, convertimos las dificultades en ‘retos’, seguro que con el tiempo podemos hacer todo el proceso mucho más llevadero.

¿Y tú, te has planteado emprender este año? ¿qué otros retos crees que puede encontrarse un emprendedor que monta un negocio por vez primera? Déjanos un comentario y cuéntanoslo.

 

La economía tendrá mayor protagonismo en la enseñanza secundaria

Hoy traemos a nuestro blog el INFORME SOBRE LA ENSEÑANZA DE LA ECONOMÍA 2013

El Consejo General de Colegios de Economistas, considera que la falta de cultura económica genera incertidumbre e indefensión de los ciudadanos

La LOMCE debe facilitar a los alumnos, los conocimientos necesarios para adoptar sus futuras decisiones financieras de manera informada y apropiada

La formación económica incentiva el espíritu emprendedor de la juventud y a su vez es un elemento positivo para la creación de empleo

  “INFORME SOBRE ENSEÑANZA DE LA ECONOMÍA · 2013”

Sigue leyendo