Economía colaborativa: 5 claves para entenderla

 

A buen seguro alguna vez habréis escuchado los términos consumo colaborativo o economía colaborativa, y casi con total seguridad, habrá sido con mayor frecuencia a medida que transcurrían los últimos meses o semanas.

5 claves para entender la economia colaborativa

  1. Y es que éste es un fenómeno sobre todo reciente… pero, ¿sabemos realmente en qué consiste?

En Wikipedia se define consumo colaborativo como “una interacción entre dos o más sujetos, a través de medios digitalizados o no, que satisface una necesidad real o potencial, a una o más personas”. Hasta aquí, la definición no parece aportar nada nuevo respecto a lo que podríamos considerar un intercambio tradicional de bienes y servicios; por eso, debemos ir un poco más allá y ver por qué es diferente.

  1. ¿Qué la hace distinta?

En primer lugar, la principal novedad que aporta es que se basa en plataformas digitales (Internet principalmente). Mediante la instalación de aplicaciones móviles o registrándose en portales en la web, los usuarios pueden interactuar con otros usuarios a través de la plataforma en cuestión. Dichos usuarios pueden vender o comprar servicios, o ambos a la vez. A este tipo de plataformas se les llama peer to peer (red entre pares o iguales).

Otro elemento importante y a tener en cuenta es la transparencia de este sistema de consumo: al tratarse de plataformas digitales, las cuales para poder ser utilizadas requieren de activar perfiles similares a los de las redes sociales, es posible valorar la calidad de los servicios contratados, para que otros puedan ver la fiabilidad o no de éstos.

  1. Algunos ejemplos de compañías y actividades basadas en economía colaborativa.

La economía colaborativa abarca distintos tipos de servicios, que van desde el alquiler, intercambio o compartición de todo tipo de cosas, pero las compañías más populares actualmente son las que se basan en el alquiler de coches y viviendas.

Quizá la más famosa de todas sea Uber, una empresa internacional con sede en San Francisco, California, que proporciona a sus clientes una red de transporte privado, a través de su software de aplicación móvil, y que conecta los pasajeros con los conductores de vehículos registrados en su servicio, los cuales ofrecen un servicio de transporte a particulares.

Otro ejemplo conocido es Airbnb. también originaria de San Francisco. Se trata de un mercado comunitario para publicar, descubrir y reservar viviendas. Airbnb cubre unas 2.000.000 propiedades en 192 países y 33.000 ciudades.

En nuestro país también podemos encontrar algún ejemplo de empresas de economía colaborativa, por ejemplo Tutellus, una plataforma de formación online que conecta a profesores y alumnos que ofrecen sus conocimientos sobre cualquier tipo de materia, a través de videocursos.

  1. ¿Cuáles son sus ventajas y cuáles sus desventajas?

A primera vista, una de las ventajas más obvias es el ahorro que se obtiene al utilizar los distintos recursos, por ejemplo en el caso de aquellos que comparten su coche o vivienda. Esto supondría un uso más eficiente del transporte y la energía, así como un mayor cuidado medioambiental. Pagar por aquello que necesitemos sólo cuando lo necesitemos implica un uso mucho más eficiente y racional de los recursos.

Sin embargo, este tipo de consumo va acompañado prácticamente desde sus orígenes por una serie de dudas o desventajas. Por ejemplo, respecto al tema de la incertidumbre regulatoria. Existen dudas y un vacío legal en cuanto a contribuciones impositivas, cobertura de seguros y responsabilidad legal. Por otra parte, compañías de taxis u hoteles denuncian el instrusismo que pueden llegar a suponer estas prácticas para su negocio.

  1. ¿Cuál es su futuro?

Parece ser que la economía colaborativa ha venido para quedarse, pero lo que parece también cierto es que se encuentra aún en una fase temprana y habrá aspectos que deban pulirse para una mejor adaptación de ésta a la sociedad. Las claves apuntan a que debe existir una mejor regulación, más clara y transparente, o una mejor definición de los roles según sectores de negocio (por ejemplo, definir el papel del agente productor). Lo que parece claro es que la economía colaborativa tendrá un papel de importancia creciente en los años venideros.

Con todas estas claves, podemos ya hacernos una idea de lo que este tipo de economía es, y sus ventajas e inconvenientes. No cabe duda de que tiene y tendrá sus defensores y detractores, y nos gustaría saber en qué lado os encontráis vosotros. Podéis dejarnos vuestras impresiones en los comentarios de abajo.

 

 

Por fin eres economista… ¿y ahora qué?

Se acerca el final de este curso… otro “año escolar” que toca a su fin. Puede que haya sido duro, y puede incluso que haya sido el último de tu carrera universitaria, la consecución de un largo camino que cierra una etapa para abrir otra. Dejas atrás muchos compañeros, anécdotas y vivencias.

 

photo-1425342605259-25d80e320565

 

 

Sin embargo, ahora surge la gran pregunta: ¿y ahora qué?

Como para todo en la vida, hay opciones y soluciones. No hay una más válida que la otra, pues al final quien tiene que tomar la decisión eres tú. Pero sin duda, la información siempre ayuda en la toma de decisiones. Nosotros te proponemos una serie de consejos de lo que puedes hacer:

Lo primero de todo quizá sea especializarse. Está muy bien eso de saber un poco de todo, pero también puede suceder que no estemos aprovechando todo el potencial que podríamos ofrecer si no nos especializamos en nada concreto. ¿Sientes afinidad hacia la Docencia? ¿te ves más llevando el control de los libros de contabilidad de una organización? ¿te llama más ser un Asesor Tributario y trabajar para que tus clientes cumplen con sus obligaciones tributarias? ¿quizá incluso te gustaría ser un economista especializado en Marketing? En cualquier caso, nuestra recomendación es elegir un camino, el que más te atraiga y guste, y apostar por él. La especialización y centrarse en una sola cosa evitando “distracciones” nos hará ser mejores en lo nuestro. Si quieres ampliar información sobre esto, puedes leer nuestro post: Las salidas profesionales de un Economista.

Por otra parte, creemos que es muy útil pertenecer a un grupo, comunidad o colectivo profesional afín a tu especialidad. El carácter grupal de los mismos implica no sólo tener el título de pertenencia, sino todo un círculo de apoyo detrás que te ayudará en momentos de dificultad profesional. Nosotros, como Consejo General de Economistas que somos, queremos hablarte de las ventajas de colegiarte como economista y formar parte de nuestro consejo:

  • Para empezar, debes saber que si aún no estás licenciado, puedes Varios de nuestros colegios contemplan la figura del precolegiado, figura dirigida a estudiantes universitarios de ciencias económicas y empresariales. Un precolegiado puede disfrutar de las mismas condiciones que un colegiado, con ventajas adicionales, tales como una cuota de entrada gratuita, recepción de las publicaciones del colegio de economistas, precio especial en cursos, tiendas y librerías, o ingreso en bolsa de trabajo. 
  • Si lo que quieres es colegiarte, puedes hacerlo si reúnes una serie de requisitos, como los siguientes: 
  1. Ser ciudadano español o de un país miembro de la UE y ser Doctor o Licenciado en Economía, Ciencias Políticas y Económicas, Administración y Dirección de Empresas, Ciencias Actuariales y Financieras, entre otras.
  2. En el caso de ser extranjero de un país no miembro de la Unión Europea, también es posible colegiarse, atendiento a criterios como haber obtenido la convalidación de un título extranjero o Tener derecho de reciprocidad para el ejercicio de la profesión.

Tienes toda la información sobre quién puede colegiarse como economista ampliada en nuestra web.

Como hemos comentado, colegiarse comprende una serie de ventajas que van más allá de poseer el título de colegiado. Por ejemplo, adquirir el reconocimiento de la sociedad de la función social como colegiado, estar siempre actualizado gracias a la formación continua que la organización colegial ofrece, y por supuesto, orientación, ya sea de tipo laboral, para ponerse en contacto con otros miembros del consejo, o incluso sobre honorarios profesionales según la actividad desempeñada. Lee aquí todas las razones que te pueden llevar a colegiarte como economista.

Recuerda, si has finalizado una etapa y ahora las dudas te acechan, debes saber que tienes a todo un equipo de profesionales que te ayudarán y apoyarán en el desarrollo de tu carrera profesional en el apasionante mundo de la economía. Estamos aquí para ayudarte. ¡Colégiate como economista!

 

 

 

 

¿EN QUÉ RED SOCIAL DEBE ESTAR TU PYME?

Pongámonos en el caso de que tengas una Pyme y ésta aún no se encuentre en redes sociales. Imaginemos que la semana pasada hubieses leído las 10 razones que te dábamos para que tu Pyme estuviese presente en redes sociales… y que finalmente te hayamos convencido para dar el paso. Como comentamos en el anterior blog, te recomendamos que, siempre que los recursos y la economía te lo permitan, en el lanzamiento cuentes con el asesoramiento de un profesional en marketing de redes sociales que te ayude a sacar el máximo partido a una comunicación efectiva. Pero desgraciadamente contar con un profesional o una agencia de social media no siempre es posible, y entonces tienes que diseñarte tu propia estrategia de marketing. Por desconocimiento del campo muy probablemente no consigas un resultado de 10, pero con mucho trabajo y disciplina quizá llegues a obtener buena nota.

origin_8585043300

Hoy te vamos a mostrar uno de los primeros pasos que tienes que dar para diseñar una estrategia con buena nota: el mapa social. Llamamos mapa social a la selección de las plataformas de social media que se adecuarán a la comunicación de tu marca. Cuando uno comienza su andadura en redes sociales, suele cometer el error de querer estar en todas y quizá no dispone de los recursos suficientes para generar contenidos de calidad en cada una. Es mejor estar en pocas redes sociales bien gestionadas que en muchas mal gestionadas. Así que a continuación te vamos a detallar las principales diferencias que ofrece cada una y cuáles son las que mejor se adecúan a cada producto o servicio:

Facebook: la red de las amistades. Todo el mundo, o al menos casi todo, se encuentra en esta plataforma. Es la red social más heterogénea, con usuarios de todas las edades y perfiles sociodemográficos. Es la que tiene mayor alcance y visibilidad y en ella caben casi todas las marcas que se dirigen al consumidor final, pero hay que tener en cuenta que el tono usado es principalmente lúdico, amistoso y cercano, para adaptarse a él en la comunicación.

Linkedin: la red de los profesionales. El perfil medio de usuario posee formación universitaria en un alto porcentaje. Es la plataforma de la especialización, no hay cabida para contenido lúdico y principalmente se recurre a un lenguaje más técnico y complejo, adaptado a cada gremio o sector empresarial. Aquí nos dirigimos principalmente a empresas y ejecutivos, y es la red social ideal para comunicar servicios relacionados con la especialización profesional.

Twitter: la red de instantánea actualidad. Es la que se mueve más rápido y la gran mayoría de las veces los tweets apenas superan los pocos minutos en el timeline. Twitter muestra dos caras muy diferenciadas: por un lado ofrece contenido informativo, técnico y periodístico de actualidad; por otro muestra contenido mucho más lúdico y de humor, en muchas ocasiones apoyado por divertidos hashtags que pueden llegar a convertirse en trending topic. En esta red hay cabida tanto para contenido más profesional como para ofrecer servicios desde un punto de vista mucho más lúdico y liviano.

Instagram: la red de los recuerdos hechos imágenes. Se podría considerar como una especie de diario visual. Sus usuarios la utilizan para compartir fotos de su día a día, principalmente hechas desde el móvil. Aquí no prima la profesionalidad de la imagen, sino la frescura y la captación del instante. Es la plataforma perfecta para marcas que venden su “life style” y pretenden mostrar visualmente sus productos o servicios de una forma cercana y cotidiana.

Pinterest: la red de la belleza estética. Al contrario que en Instagram, aquí prima la calidad de la imagen y se suelen compartir fotos profesionales. Puede ser utilizada por marcas que venden productos relacionados con la estética, como las del sector de la moda. Además, ofrece la posibilidad de mostrar los valores, hobbies e ideales estéticos con los que se identifica la marca a través de imágenes evocadoras e inspiradoras. Es una plataforma enfocada principalmente a un perfil femenino.

Youtube: la red audiovisual por antonomasia. Si tu marca ofrece algún tipo de servicio o producto que merezca ser mostrado en formato vídeo, debe estar en Youtube. Da igual si el contenido es corporativo, lúdico o didáctico, es la plataforma audiovisual con mayor alcance hoy en día y cualquier vídeo es susceptible de ser compartido en esta red.

Aunque hay muchas, éstas son las principales redes sociales a tener en cuenta. Ahora es el momento de escoger cuáles son más afines a la comunicación de tu marca y en cuáles no hay cabida. En redes sociales lo importante es la calidad y no la cantidad. ¿Ya sabes dónde está tu target? ¡Entonces sabes dónde tienes que estar!