5 lecciones de marketing para economistas

Se estima que en el mundo conviven actualmente más de 7000 millones de personas. Hemos oído casi tantas veces como personas hay, la frase “vivimos en un mundo globalizado”, “la era de la globalización”, o que todo está “hiperconectado”.

Lo que toda esta terminología quiere decir, básicamente es que los mercados de todo el mundo están ahora más conectados y son más interdependientes que nunca. Nuestro escenario no es ya nuestro barrio ni nuestra ciudad; es el mundo entero. Por tanto, parece clave y lógico pensar que, sea lo que sea que queremos hacer, tanto si es vender más, como si es encontrar un trabajo, como si es mejorar en nuestra carrera profesional, tenemos que “saber vendernos”.  Y sí, si somos economistas, también.

marketing para economistas

Por todo ello, hoy queremos hablaros de la importancia del marketing para nuestro trabajo y nuestra marca personal, proponiéndoos “5 lecciones de marketing para economistas”. Tomad buena nota:

  1. Sal de la zona de confort: Si nos encontramos en un mundo altamente competitivo en el que todos hacemos lo mismo… ¿qué sucederá? Obviamente, será difícil destacar. Por eso, llega lejos el que arriesga, sale de su zona de confort aunque no sepa lo que se va a encontrar afuera, y da ese paso que otros no dan. A menudo pensamos que es mejor estar “normal” en una situación que no nos llena, que arriesgar y estar “posiblemente bien” en una situación incierta. Pero, ¿y si quitásemos el posiblemente?
  1. Innova: Einstein dijo una vez: “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Así pues, esta lección nos dice que nunca debemos estancarnos en nuestra forma de hacer las cosas, y si algo no funciona, cambiarlo. Un economista no debe nunca dejar de formarse, debe analizar qué es lo que están haciendo compañeros o profesionales que estén en una situación similar a la suya, e intentar darle una vuelta de tuerca, con la intención de mejorarlo.
  1. Construye tu propia marca personal: Siguiendo con este concepto de “saber venderse”, no hay nada que ayude más que crearnos una marca personal. Que se nos reconozca como individuo, por aquello en lo que somos buenos, creando notoriedad. Enfatizar que somos especialistas en algo, en este caso, la economía, y difundirlo en todos los canales que nos sea posible marcará sin duda una diferenciación respecto a la competencia.
  1. No seas el primero; sé el mejor: Podemos encontrar el mejor ejemplo de esto en la marca Apple y la propia filosofía de Steve Jobs. Ellos no inventaron tecnologías tales como el Smartphone, las tablets o los ordenadores personales; sin embargo, sí que han sabido darle un toque claramente diferenciado del resto, y posicionado en la mente de todos nosotros, que percibimos Apple como una marca de calidad y que valora mucho la experiencia de usuario. Así pues, no busquemos ser los primeros, pero cojamos algo que otros hayan hecho… ¡y mejorémoslo!
  1. Ten presencia en redes sociales: Las redes sociales son una herramienta muy útil para construir nuestra marca personal, ofrecer valor y en definitiva, vendernos y crecer profesionalmente. Pero hay que tener claro en cuáles queremos estar. No es lo mismo estar en Linkedin y Twitter, que pueden ser usadas profesionalmente por un público más adulto, que Instagram o Snapchat, más para un público joven que busca contenido de consumo instantáneo.

Precisamente, si te interesaría conocer en profundidad las oportunidades que herramientas como Twitter y LinkedIn pueden aportar al desarrollo de tu actividad y negocio, quizá te interese nuestro ‘Curso Linkedin y Twitter para profesionales y despachos’, que el próximo 30 de mayo celebraremos en nuestra sede del Consejo General de Economistas.

¿Qué te han parecido estas lecciones de marketing para economistas? ¿Hay alguna otra que conoces o pones en práctica para diferenciarte como profesional? Comparte tu conocimiento con nosotros dejándonos un comentario.

 

 

 

Los 5 retos a los que se enfrentará un nuevo emprendedor

La semana pasada hablamos de propósitos que hacernos para el nuevo año, porque siempre es bueno proponernos nuevas metas que acometer con las energías nuevas que caracterizan al comienzo de un nuevo ciclo. Pero a veces, más allá de los propósitos, tenemos también que hacer, dar el paso, actuar… en definitiva, lanzarnos a la piscina.

emprendedor

Quizá este año lo que pensemos “hacer” sea emprender. Pero, como sabemos, emprender será una tarea dura y a veces, plagada de obstáculos. Pero a nosotros, no nos gusta llamarlos así; preferimos llamarlos retos. Por eso, hoy os hablaremos de los que son los retos a los que se enfrentará un nuevo emprendedor que se quiera lanzar a la aventura emprendedora este año.

- Financiación: Nunca será éste un tema fácil para un emprendedor, tanto si es novel como experto; pero sin duda, será más duro para el segundo que para el primero. Si emprendemos por primera vez, hemos de saber que empezamos de cero, lo cual significa que debemos poner un especial énfasis en hacer networking (generar contactos profesionales), y considerar además las posibles opciones de financiación que tenemos (crowdfunding, incubadoras de proyectos, business angels…) para ver cuál nos conviene más.

- Cambio de situación laboral: Si nos vamos a dedicar a montar nuestro propio negocio, y lo más importante, mantenerlo, debemos tener presente que va a ser realmente difícil conservar nuestro antiguo trabajo o actividad anterior. Quizá al principio, durante los inicios del negocio, será posible compaginar ambos, utilizando hasta nuestro tiempo libre si es necesario, pero al final, si queremos verdaderamente triunfar y hacer crecer nuestro negocio, quizá debamos plantearnos la opción de dedicarnos por entero a él.

- Lo desconocido: Cuando se lanza una startup, tenemos ante nosotros una hoja completamente en blanco y cientos de preguntas que formularnos: ¿cuál será la esperanza de vida de mi negocio? ¿será rentable? ¿será exitoso? Lo malo es que las respuestas no las podemos conocer, si no es con el paso del tiempo y con los resultados, día tras día. Emprender es un riesgo, y todas estas preguntas sin respuesta pueden generar en nosotros cierta ansiedad, por ver tambalearse nuestra economía, desarrollar horas de trabajo a veces indefinidas, y en definiva, por no saber qué pasará.

- Elección del equipo adecuado: Si nunca hemos gestionado un equipo de personas, debemos saber que ésta es una de las tareas más difíciles, además de estresante. No sólo se trata de elegir a los candidatos adecuados para un determinado puesto, sino que, además hay que evaluar su coste y observar cómo se integrarían en un equipo más amplio. La dificultad aumenta cuando tenemos que hacer todo esto con la mayor celeridad posible.

- Toma de decisiones: La responsabilidad es probablemente la tarea más difícil y estresante de todas las que hemos enumerado hasta ahora. Cuando montamos una empresa, la toma de decisiones se convierte en algo diario: desde las pequeñas y aparentemente sencillas hasta las que atañen a temas más complejos con muchos más factores involucrados que afectan a la compañía en mayor medida. Debemos aprender a gestionar el estrés asociado a estas nuevas tareas y desafíos que se nos plantean como emprendedores, pues trataremos con ellos día tras día.

La acción de emprender es una tarea que no será fácil y que constantemente nos asaltará con nuevos desafíos, pero si, como hemos dicho al principio, convertimos las dificultades en ‘retos’, seguro que con el tiempo podemos hacer todo el proceso mucho más llevadero.

¿Y tú, te has planteado emprender este año? ¿qué otros retos crees que puede encontrarse un emprendedor que monta un negocio por vez primera? Déjanos un comentario y cuéntanoslo.

 

5 CONSEJOS PARA SER UN ECONOMISTA DEL FUTURO

Si, incluso cuando estudiabas, tu mayor miedo era quedarte atrás. Asistías a clases lastradas por el academicismo clásico con profesores que parecían cubiertos de telarañas y, aunque amas ser economista, no quieres que tus recursos profesionales puedan parecer insuficientes de cara a enfrentarte a tu futuro profesional.

dollar converter

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por eso, queremos dejarte aquí algunos consejos para ser todo un economista del mañana ¿Te vienes con nosotros?

 

1-Innovación

La palabra de moda es algo que va más allá del propio significado del término. En realidad, es casi una actitud. Ser y vivir la innovación pasa por estar abierto a nuevos elementos  y propuestas que, desde luego, terminan afectando a la economía. De hecho, la economía es pura innovación en el sentido de que es capaz de implementar una mejoría en los procesos relativos a los recursos.  Por lo tanto, un economista del futuro verá la innovación, en el sentido más amplio del termino, no ya como una meta, sino como un método que habrá de acompañarte en el camino hacia el éxito empresarial.

 

2-Networking

Y si la innovación es el camino, los demás profesionales serán los compañeros de viaje. Para llegar al futuro en condiciones, necesitas estár en contacto con todo lo que se mueve en el sector a través de tus compañeros. Nuevas metodologías profesionales, nuevas actitudes, todo ello podrás aprenderlo de los mejores economistas en los que quieras mirarte a través de instituciones o diferentes foros. Una sonrisa y un buen don de gentes –que también puede desarrollarse- te llevará lejos.

 

3-Formación

El movimiento se demuestra andando y, para eso, ponte las pilas. No puedes quedarte atrás por lo que es imprescindible que desarrolles para ti mismo un buen plan de formación. Hay muchas escuelas de negocios que pueden aportarte cursos de calidad y con posibilidad de ser desarrollados a tú ritmo. Tanto el Consejo como los diferentes Colegios territoriales pueden ayudarte en ese sentido.

 

4-Herramientas

El futuro será digital, o no será. Para desarrollar tu profesión, tienes al alcance de tu mano una serie de herramientas digitales que, dentro del entorno 2.0, facilitan tu día a día a la hora de comunicarte, gestionar tu actividad profesional o, simplemente, ser más productivo. ¡No dudes en probar todo lo que la web puede ofrecerte!

 

5-Investigación

Lee. Lee mucho. Nunca pierdas de vista la Universidad y lo que los compañeros más centrados en la teoría pueden aportar a la profesión. La vorágine diaria puede llegar a atraparte y es importante mantener una firme voluntad de estar informado de todas las novedades que atañen a ser economista.

 

Desarrollar tu actividad profesional con una actitud de vanguardia no es complicado si sabes mantenerte con los ojos bien abiertos al mundo de hoy.

Y tu ¿Eres un profesional que mira al futuro?