5 claves para tu transformación digital como economista

Una cosa queda clara: la sociedad se transforma, y lo hace a una velocidad de vértigo. Los numerosos avances tecnológicos hacen que todo lo que hay a nuestro alrededor hoy, esté obsoleto mañana. Nuestro coche, nuestro móvil o nuestro televisor, serán un objeto de anticuario dentro de 5 años. No entramos a hablar del consumismo, pero la realidad es la que es.

Papers and gadget

También las personas debemos transformarnos; no nos queda otra alternativa. O lo hacemos, o nos quedamos fuera del juego. Y parece claro que la transformación tiene que ver con saber adaptarnos a los avances tecnológicos que la sociedad y los trabajos requieren: necesitamos de una transformación digital. Para ayudarte con este proceso, que no es nada fácil, te traemos 5 claves para tu transformación digital como economista.

 

  1. Conocimiento del ecosistema digital. Si, como decimos, es en el mundo digital donde nos vamos a encontrar sí o sí, parece lógico pensar en que debemos conocerlo como la palma de nuestra mano. Debemos conocer las principales herramientas con las que podemos llegar a nuestros clientes, potenciar nuestra marca empresarial o personal, o crear un contenido de valor y de interés para aquel público al que queremos llegar. Pueden ser redes sociales, puede ser una aplicación web… lo que está claro es que hay que estar donde nuestro cliente esté… y hablar el idioma que éste hable.

 

  1. Saber manejar datos. Los datos lo son (casi) todo, o al menos, eso es lo que oímos con frecuencia. Pero, ¿cuánta gente sabe realmente manejarlos, extraerlos y analizarlos? Lo cierto es que poca. Por eso, aprender a manejar datos es vital: nos permiten saber dónde está la demanda y dónde está la oferta, y como en las plataformas digitales podemos observar el rendimiento en tiempo real, podemos también cambiarlo de la misma forma inmediata. Contar con especialistas en digitalizar la información se perfila como un valor seguro, así que aprovechémoslo y aprendamos sobre el tema.

 

  1. Conocer a tu cliente. Nunca fue tan fácil hacerlo. Los datos de los que hablábamos en el punto anterior nos permiten meternos en la cabeza de nuestro cliente, saber cuáles son sus gustos y aspiraciones, y en base a esta información, acercarnos a él y ofrecerle lo que quiere. Porque hoy en día, las decisiones sobre lo que ofrecemos al cliente ya no las tomamos nosotros como compañía o directivos de la misma, sino que las reglas de juego han cambiado, y ahora las dicta el cliente. No se construye una estrategia pensando en él; se construye conjuntamente con él.

 

  1. Creer en los contenidos… y saber construirlos. Aparte de conocer el ecosistema digital, hoy también se requieren conocimientos de marketing online para, como hemos mencionado anteriormente, difundir las bondades de nuestra marca, producto o servicio (o incluso nuestra marca personal). Y, para “saber vender”, hay que saber cómo hacerlo. Hacerlo a través de grandes contenidos es la clave. Lo que demandamos ahora son microcápsulas de información, de consumo rápido y a menudo instantáneo, porque no disponemos del mismo tiempo ni espacio de atención que en el pasado. Tenemos que ser capaces de poder captar la atención del usuario mediante vídeos, contenido viral en redes sociales, y piezas de contenido lo suficientemente atractivas que inviten a nuestro público a acudir a nosotros, y no al revés.

 

  1. Formación y más formación. No olvidemos que, como hemos comentado al principio, lo que hoy es tendencia y funciona, puede que mañana ya no lo haga. Así que debemos tener claro que nuestra carrera como economistas no tiene un principio ni un final, sino que es un proceso abierto y continuo. Nunca tendremos que dejar de formarnos si queremos permanecer a la par de la evolución tecnológica y digital. O lo hacemos, o nos quedaremos atrás.

 

Y tú, ¿estás en proceso de transformarte digitalmente? ¿O por el contrario, te sientes atrapado en la zona de confort? Cuéntanos a cuál de los grupos perteneces y por qué, en los comentarios de abajo. ¡Queremos conocer tu opinión!

 

 

 

 

¿EN QUÉ RED SOCIAL DEBE ESTAR TU PYME?

Pongámonos en el caso de que tengas una Pyme y ésta aún no se encuentre en redes sociales. Imaginemos que la semana pasada hubieses leído las 10 razones que te dábamos para que tu Pyme estuviese presente en redes sociales… y que finalmente te hayamos convencido para dar el paso. Como comentamos en el anterior blog, te recomendamos que, siempre que los recursos y la economía te lo permitan, en el lanzamiento cuentes con el asesoramiento de un profesional en marketing de redes sociales que te ayude a sacar el máximo partido a una comunicación efectiva. Pero desgraciadamente contar con un profesional o una agencia de social media no siempre es posible, y entonces tienes que diseñarte tu propia estrategia de marketing. Por desconocimiento del campo muy probablemente no consigas un resultado de 10, pero con mucho trabajo y disciplina quizá llegues a obtener buena nota.

origin_8585043300

Hoy te vamos a mostrar uno de los primeros pasos que tienes que dar para diseñar una estrategia con buena nota: el mapa social. Llamamos mapa social a la selección de las plataformas de social media que se adecuarán a la comunicación de tu marca. Cuando uno comienza su andadura en redes sociales, suele cometer el error de querer estar en todas y quizá no dispone de los recursos suficientes para generar contenidos de calidad en cada una. Es mejor estar en pocas redes sociales bien gestionadas que en muchas mal gestionadas. Así que a continuación te vamos a detallar las principales diferencias que ofrece cada una y cuáles son las que mejor se adecúan a cada producto o servicio:

Facebook: la red de las amistades. Todo el mundo, o al menos casi todo, se encuentra en esta plataforma. Es la red social más heterogénea, con usuarios de todas las edades y perfiles sociodemográficos. Es la que tiene mayor alcance y visibilidad y en ella caben casi todas las marcas que se dirigen al consumidor final, pero hay que tener en cuenta que el tono usado es principalmente lúdico, amistoso y cercano, para adaptarse a él en la comunicación.

Linkedin: la red de los profesionales. El perfil medio de usuario posee formación universitaria en un alto porcentaje. Es la plataforma de la especialización, no hay cabida para contenido lúdico y principalmente se recurre a un lenguaje más técnico y complejo, adaptado a cada gremio o sector empresarial. Aquí nos dirigimos principalmente a empresas y ejecutivos, y es la red social ideal para comunicar servicios relacionados con la especialización profesional.

Twitter: la red de instantánea actualidad. Es la que se mueve más rápido y la gran mayoría de las veces los tweets apenas superan los pocos minutos en el timeline. Twitter muestra dos caras muy diferenciadas: por un lado ofrece contenido informativo, técnico y periodístico de actualidad; por otro muestra contenido mucho más lúdico y de humor, en muchas ocasiones apoyado por divertidos hashtags que pueden llegar a convertirse en trending topic. En esta red hay cabida tanto para contenido más profesional como para ofrecer servicios desde un punto de vista mucho más lúdico y liviano.

Instagram: la red de los recuerdos hechos imágenes. Se podría considerar como una especie de diario visual. Sus usuarios la utilizan para compartir fotos de su día a día, principalmente hechas desde el móvil. Aquí no prima la profesionalidad de la imagen, sino la frescura y la captación del instante. Es la plataforma perfecta para marcas que venden su “life style” y pretenden mostrar visualmente sus productos o servicios de una forma cercana y cotidiana.

Pinterest: la red de la belleza estética. Al contrario que en Instagram, aquí prima la calidad de la imagen y se suelen compartir fotos profesionales. Puede ser utilizada por marcas que venden productos relacionados con la estética, como las del sector de la moda. Además, ofrece la posibilidad de mostrar los valores, hobbies e ideales estéticos con los que se identifica la marca a través de imágenes evocadoras e inspiradoras. Es una plataforma enfocada principalmente a un perfil femenino.

Youtube: la red audiovisual por antonomasia. Si tu marca ofrece algún tipo de servicio o producto que merezca ser mostrado en formato vídeo, debe estar en Youtube. Da igual si el contenido es corporativo, lúdico o didáctico, es la plataforma audiovisual con mayor alcance hoy en día y cualquier vídeo es susceptible de ser compartido en esta red.

Aunque hay muchas, éstas son las principales redes sociales a tener en cuenta. Ahora es el momento de escoger cuáles son más afines a la comunicación de tu marca y en cuáles no hay cabida. En redes sociales lo importante es la calidad y no la cantidad. ¿Ya sabes dónde está tu target? ¡Entonces sabes dónde tienes que estar!

TU PYME DEBE ESTAR EN REDES SOCIALES

Ya nadie duda de que la comunicación en redes sociales ofrece grandes oportunidades a las Pymes.

Según un estudio realizado por Linkedin, el 81% de las Pymes ya utiliza redes sociales, y de éste el 94% lo hace con fines de marketing. Además, un 82% de las empresas encuestadas aseguró que su uso les había ayudado a generar “nuevos clientes potenciales”.

Social_media_Economistas

Posiblemente tu Pyme pertenezca al 19% restante. Porque, probablemente, no acabes de confiar en esta “panacea” del marketing que tan de moda se encuentra. Nosotros sí consideramos que la buena gestión del universo social media puede resultar muy efectiva para pequeñas y medianas empresas. Y te vamos a dar 10 razones para convencerte:

1ª. Todo el mundo está en redes sociales. Aproximadamente un 80% de los españoles entre 18 y 55 años hace uso de ellas. Eso quiere decir que podemos tener un gran alcance a la hora de comunicar nuestra marca, si sabemos hacerlo bien.

2ª. Son gratis. Las principales plataformas no implican ningún coste para registrarse. Sólo en el caso de recurrir a los anuncios en redes sociales (muy recomendables si contamos con presupuesto, por cierto) nos reportará algún gasto directo la estrategia social media.

3ª. Partimos en igualdad de condiciones con respecto a otras empresas mucho más grandes. Quizá el de las redes sociales sea el medio más democrático en el sector del marketing. Tienes la oportunidad de competir con la competencia a través de unas plataformas que estandarizan los perfiles para homogeneizar el “feel and look” de cada marca.

4ª. Tienes una gran oportunidad de crear imagen de marca. Si tu estrategia en redes sociales está bien diseñada, podrás mostrar a tu público objetivo tu identidad, valores y los productos y servicios necesarios para marcar la diferencia con respecto a otras empresas de la competencia.

5ª. Es la herramienta perfecta para llegar a futuros clientes y fidelizar con ellos. Las redes sociales muestran una transparencia que invita a la conversación con tu target y facilita los contactos estratégicos necesarios para el crecimiento de tu empresa.

6ª. Tienes la oportunidad de mostrarte como eres. Al igual que el marketing convencional se ve limitado por los recursos económicos y el periodo contratado, en social media el tiempo y los recursos juegan a nuestro favor, dándonos la posibilidad de contar curiosidades de nuestra empresa que a través de otras vías de marketing resultarían imposible. En este caso humanizar la marca puede ofrecernos la oportunidad de mostrar cercanía y generar empatía con nuestro target.

7ª. Puedes escuchar a tus clientes. Una de las principales ventajas del social media es que es bidireccional, y te da la oportunidad de conocer en primera persona las opiniones de nuestros consumidores. Es importante ser humildes en la escucha y aprender a aceptar cada crítica con el único objetivo de mejorar nuestros servicios y productos.

8ª. Una buena estrategia de contenidos será siempre premiada. La creatividad, innovación y calidad de tu comunicación puede competir con cualquier empresa, por muy grande que sea. Aquí lo importante es interesar y sorprender, así que sólo depende de ti que tu comunidad crezca y haya una conversión real en “clientes potenciales”.

9ª. La posibilidad de sacarle provecho y redirigir tu ecommerce. Si tu empresa ofrece servicios de venta online, nada mejor que las redes para dar a conocer, potenciar y divulgar la venta de tus productos.

10ª. Cada red social cubre distintas necesidades en función de cada empresa. No es lo mismo comunicarse en Facebook que en Linkedin o en Instagram. Por eso tienes que saber escoger qué redes sociales utilizar a la hora comunicar tu producto. ¿Necesito una plataforma visual o por el contrario busco compartir contenido más técnico? Si conoces las fortalezas de tu producto, sabrás desde dónde comunicarlo.

Como última anotación te recomendamos que, siempre que puedas, cuentes con el asesoramiento de un profesional en marketing de redes sociales. Tener pleno conocimiento de todas las posibilidades que te ofrece cada plataforma es vital para sacarle el máximo partido a la comunicación y obtener buenos resultados en cada acción.

Ahora quizá sea el momento de lanzar a tu empresa al mundo social media. Porque, si ya están casi todas las grandes empresas, ¿por qué no iba a estar la tuya? Quien no arriesga no gana, así que… ¡a arriesgar!