Interesantes empresas en las que trabajar si eres economista

Para muchos licenciados en Economía, el objetivo es llegar a trabajar en una gran multinacional, de reconocido prestigio. Hacerse un nombre en una empresa respetada parece estar ligado a éxito profesional. Pero no es oro todo lo que reluce y, en muchas ocasiones, trabajar en una gran empresa no siempre viene de la mano con desarrollar un trabajo satisfactorio.

Por suerte, cada vez hay más trabajo para economistas en la industria tecnológica. Tras un proceso de ajuste y aprendizaje, se abre un abanico de posibilidades para el sector en este ámbito y estas son algunas de las empresas más interesantes en las que trabajar.

google

Amazon: Jeff Bezos, CEO del gigante e-commerce, que no deja nada al azar, está contratando economistas de manera masiva. Amazon conoce la importancia de calcular sus precios adecuadamente con sistemas de demanda estimados. Además, apuesta a largo plazo por España, ya que ha elegido Barcelona como sede estratégica del sur de Europa, provincia en la que abrirá un nuevo centro logístico de 2017, iniciando su actividad con 500 trabajadores, cifra que tienen previsto triplicar.

Microsoft: Microsoft organiza eventos de contratación en universidades para intentar contratar a los mejores antes de que se gradúen, por lo que el prestigio de trabajar en la compañía es muy alto. En esta multinacional no solo es posible, sino bastante común, ascender o cambiar de departamento, por lo que nunca llegarás al punto en el que te aburras en tu puesto o creas que no tienes nada a lo que aspirar dentro de la empresa. En la compañía dan mucha importancia a las relaciones laborales por lo que, cada cierto tiempo, los jefes organizan un evento para socializar y que los empleados puedan conocerse entre sí.

Google: Trabajar en la que se ha convertido en la mayor empresa del mundo se ha convertido en el sueño de muchas personas y no solo por el renombre de la marca, sino por las condiciones, el modo de trabajo, lugares y sectores donde se mueve la compañía. Google se han convertido en un imán para los economistas que tengan entre sus destrezas el análisis de datos y ser capaces de computar modelos de manera eficiente. A esto hay que sumar las condiciones que ofrecen en sus sedes, más similares a un club social que a una oficina, y entre cuyos beneficios se encuentran desde alimentos y bebidas gratis hasta masajes corporales. Además, en esta multinacional son muy exigentes con sus empleados pero se preocupan mucho de su crecimiento profesional y de sus aspiraciones.

¿Os gustaría trabajar para alguna de estas innovadoras multinacionales? ¿Conocéis otras empresas interesantes en las que trabajar si eres economista? ¿Qué es lo realmente importante para vosotros a la hora de enviar un CV a una empresa? Si lo deseáis, podéis dejarnos vuestras opiniones en los comentarios.

 

 

5 tendencias en el futuro laboral de nuestro país

Es evidente que nuestro país se encuentra en un momento de cambio en el aspecto político, con las ya famosas negociaciones que están teniendo lugar a día de hoy entre los diferentes partidos. Pero se encuentra también en un momento de incertidumbre en el aspecto económico laboral: problemas como una baja flexibilidad laboral, una todavía elevada tasa de paro, y cierta preocupación respecto al futuro de las pensiones, por citar algunos ejemplos.

 

tendencias futuro laboral

 

A la espera de ver lo que sucederá en el futuro, nosotros hoy queremos hacer nuestra apuesta por las que creemos que serán las tendencias laborales en nuestro país de aquí en adelante, 5 tendencias que con toda probabilidad empezarán a resultar familiares en la forma de trabajar en los próximos años. Son las siguientes:

 

  1. Auge de los empleos relacionados con el mundo digital y la tecnología. Lo cierto es que, más que el futuro es desde hace tiempo el presente, aunque en el futuro nos haremos aún más dependientes de esta tendencia. Hoy en día, raro es el ciudadano que no trabaja con un ordenador personal, consulta el correo en su móvil o está conectado a Internet prácticamente las 24 horas del día. En nuestro país, en los últimos años ha habido un auge de las profesiones relacionadas con el mundo digital (marketing digital, Big Data, informática, programación) o con la tecnología (robótica, biotecnología), lo que hace pensar que esta tendencia continuará y crecerá.

 

  1. Deslocalización del trabajo. A su vez, la tecnología es un factor que contribuye a que el lugar de trabajo no esté definido, como lo ha estado tradicionalmente. Las nuevas profesiones y forma de trabajar requieren también de nuevos conceptos del lugar de trabajo, y éstos pasan por no considerar la oficina como el lugar de trabajo, o al menos no el único. El teletrabajo se perfila como una opción cada vez más extendida, total o parcialmente, y aunque en España está aún menos implementado que en otros países, todo indica que esta práctica será más frecuente en los próximos años.

 

  1. Alta rotación laboral, tanto en lugar como en puesto de trabajo. En la actualidad, todo parece indicar que no permaneceremos demasiado tiempo en el mismo puesto de trabajo, ni siquiera desempeñando la misma tarea. Las causas son varias: por un lado, el mercado laboral es mucho más dinámico que antaño, aunque también más inestable, lo que genera esta mayor rotación de empleados en empresas; por otro lado, los nuevos tiempos requieren una formación casi permanente para no quedar desactualizados, porque muchos de los trabajos que se hacen hoy, mañana quedarán obsoletos, especialmente los más relacionados con las nuevas tecnologías.

 

  1. Mayor peso de la figura del autónomo. Ante un panorama tan cambiante, se hace cada vez más importante tener un espíritu más autónomo que en épocas anteriores, pues al encontrarnos con una realidad laboral más volátil e incierta, ayudaría en gran medida estar preparados ante cualquier posible cambio, reinvención o pérdida de empleo, teniendo la capacidad de salir adelante con la alternativa del autoempleo, por ejemplo. Montar una startup es una práctica que, lejos de convertirse en una moda, es una realidad cada vez más presente.

 

  1. Importancia del sector turismo. España ha tenido tradicionalmente una economía laboral muy dependiente del turismo. Tras unos años en los que la afluencia de visitantes disminuyó a causa de la crisis, recientemente se ha visto cómo el sector ha alzado el vuelo, y se espera que la tendencia prosiga en los próximos años, convirtiéndose en un sector clave a la hora de generar empleos.

 

Esta es nuestra humilde opinión sobre las tendencias laborales de nuestro país para el futuro, pero si os gustaría ser partícipes de un análisis mucho más exhaustivo sobre éstas y otras temáticas, os anunciamos que el próximo 10 de marzo, celebraremos el “I Encuentro sobre Economía Laboral: El empleo de hoy, las cotizaciones sociales de mañana y el futuro de las pensiones”, con ponencias de grandes profesionales, expertos en economía laboral. Podéis consultar toda la información sobre el encuentro, así como registraros, aquí.

¡Os esperamos!

 

 

5 maneras de aplicar la inteligencia emocional en la empresa

Ocho horas al día , cinco días por semana, cuatro semanas por mes, para hacer una media aproximada de 160 horas… la realidad es que pasamos mucho tiempo en el trabajo a lo largo de nuestra vida. Más de un tercio de nuestro día a día está ocupado por nuestra actividad laboral; por eso, es aconsejable que nuestro trabajo sea lo más llevadero posible para nosotros.

 

608466

 

Hoy queremos hablaros de cómo podéis aplicar la inteligencia emocional en la empresa para lograr un clima de bienestar, y por qué no, alcanzar el éxito en vuestro trabajo. Para ello, os contaremos cinco maneras de hacerlo.

- Comunícate de forma efectiva: La inteligencia emocional tradicionalmente se define como “una habilidad para percibir, asimilar, comprender y regular las propias emociones y las de los demás, promoviendo un crecimiento emocional e intelectual”. Comunicarnos de forma efectiva con nuestros compañeros, jefes, clientes… es la base para el éxito. Muchos pequeños problemas laborales a menudo son causados por esa falta de comunicación. Intentemos empatizar con lo que el otro quiere y pongámonos en su lugar para tratar de entendernos.

- Capacidad intelectual no implica inteligencia emocional: Es obvio que las capacidades intelectuales y técnicas son muy importantes en la empresa, pero desde luego, no nos ayudarán a alcanzar el éxito ni a prosperar si no sabemos gestionar nuestras emociones y las de los demás correctamente. El panorama laboral actual está sujeto a una presión y exigencia cada vez mayores, y prima sobre todo el trabajo en equipo; por tanto, preocupémonos de cuidar las habilidades sociales y emocionales tanto como las habilidades técnicas e intelectuales.

-Aprende a motivar a tus compañeros (y a ti mismo): En la vida trabajamos con metas y objetivos; en el trabajo, por supuesto, también. Es fácil permanecer motivado cuando las cosas van bien, pero no lo es tanto cuando aparecen problemas o caemos en la monotonía o la rutina: un proyecto que no salió adelante, un cliente que se perdió, pérdida de interés general… en estos momentos, es cuando debemos poner en marcha esa inteligencia emocional y decirnos a nosotros mismos que no ganamos nada desanimándonos o perdiendo la motivación, pues esto solo irá en nuestra contra. En su lugar, optemos por desarrollar pensamientos positivos, e ilusionémomos con el futuro. Si además, contagiamos este espíritu a otros, tendremos mucho terreno ganado.

-Aprende a innovar constantemente: No nos referimos a innovación técnica ni a caer en un exceso de perfeccionismo que nos genere una ansiedad constante; más bien, queremos transmitir la idea de que, si tratamos de superarnos, pensando siempre que “la próxima vez será mejor”, estaremos cultivando esa motivación de la que hablábamos en el punto anterior. Debemos aprender a encontrar un punto de “competitividad sana”, intentando batirnos a nosotros mismos, con actitud siempre positiva, y alentando a otros a que, siguiendo el ejemplo, también intenten superarse. La emoción se contagia, y es uno de los fundamentos de esta inteligencia que buscamos.

-Practica la autorreflexión: Es inteligente emocionalmente el que es capaz de reconocer sus propios errores y, más importante aún, corregirlos. En ocasiones, no encontramos la solución a un problema porque no lo hemos mirado desde otra perspectiva; “salir” fuera del problema, intentando analizar cuál es nuestra implicación en que éste esté yendo bien o mal, es un ejercicio que deberíamos poner en práctica a menudo, muy útil para mejorar nuestra inteligencia emocional y nuestra autocrítica, tan necesaria para alcanzar el éxito.

 

Como veis, en las empresas, el recurso más importante, por encima de avances tecnológicos y otras herramientas técnicas, siguen siendo las personas. Por eso, es importante que sepamos gestionar correctamente nuestras emociones y las de otros.

Y tú, ¿cómo pones en práctica la inteligencia emocional en la empresa? Cuéntanoslo en los comentarios.

 

10 TRIUNFADORES QUE FRACASARON ANTES DE ENCONTRAR EL ÉXITO

Del fracaso al éxito solo hay un paso. A veces, el paso es tan pequeño que después de fracasar hubiéramos tenido el “¡eureka!” muy cerca si hubiésemos perseverado un poco más; probablemente hubiéramos recorrido el 98% del camino del éxito sin resultados, y en ese 2% restante nos aguardaría la recompensa…

large_5427078006

Esto no es una suposición nuestra, sino que existen evidencias de que se puede fracasar una, dos, muchas veces… pero al final dar con la clave, levantarse y alcanzar el sueño perseguido. Lo han hecho grandes triunfadores, responsables de compañías, proyectos o ideas que hoy en día tienen una fama y un lugar en la conciencia colectiva, pero que en su día fueron un proyecto emprendedor que empezó de la nada.

Estas personas tienen nombres y apellidos, que os mostraremos en este post. Pero sobre todo, tienen una cosa en común: no tiraron la toalla a pesar de las adversidades, y nunca, nunca dejaron de perseguir su sueño. Son éstos:

 

  1. Steve Jobs: El famosísimo fundador de Apple conoció el fracaso a pesar de ser uno de los hombres más exitosos del mundo en sus últimos días. Tuvo que renunciar forzosamente a Apple en 1985, y usó los siguientes años en desarrollar NeXT, una estación de computadora para educadores. La empresa no acabó de cuajar porque nunca se materializaron las ventas. Años después, en 1996, Apple compraría NeXT, trayendo a Jobs de vuelta a la compañía. El resto es una exitosa historia sabida por todos.
  2. Coronel Sanders: Quizá no lo conozcáis por ese nombre, pero si os decimos que es el famoso fundador del KFC, famosa cadena de alimentación a nivel mundial, seréis conscientes de la magnitud de su éxito. Pues bien, sus comienzos no fueron tan exitosos, ya que el coronel no conseguía vender su pollo y más de 1000 restaurantes lo rechazaron en sus comienzos.
  3. Winston Churchill: Personaje de capital importancia en la política y en la historia, tuvo un éxito tardío, ya que fue con 62 años con los que llegó al cargo de Primer Ministro Británico, y le precedía una serie de fracasos en los cargos públicos que desempeñó, además de suspender algunos estudios.
  4. Steven Spielberg: Uno de los más conocidos y laureados directores de cine de todos los tiempos, apodado “El Rey Midas de Hollywood”, tuvo unos comienzos difíciles, pues fue rechazado 3 veces de la Universidad donde pretendía estudiar, la University of Southern California. Sin embargo, nunca dejó de perseguir su pasión por el cine, y a la vista está que no le fue nada mal.
  5. Walt Disney: El creador de la factoría de sueños e historias por excelencia fue despedido por el director del periódico donde trabajaba en sus comienzos porque “le faltaba imaginación y no tenía buenas ideas”. Años más tarde lanzaría la película “Blancanieves y los siete enanitos”, naciendo el mito que conocemos hoy día.
  6. Thomas Edison: Uno de los mayores y más prolíficos inventores de la historia, fue tildado en sus años de estudiante de “demasiado estúpido para aprender”. Tuvo que enfrentarse al fracaso una y otra vez tratando de encontrar el invento que daría la vuelta al mundo, la bombilla, llegando a fabricar más de 1000 hasta que por fin encontrase la definitiva.
  7. JK Rowling: La escritora tuvo desencuentros con el mundo del periodismo, donde no le fue nada bien. Además, siendo madre soltera, llegó a quedar arruinada con una hija a la que cuidar y sacar adelante, contando solo con la ayuda económica de la seguridad social. Todo cambió cuando en 1997 publicó su primera obra, Harry Potter. Desde entonces su fama y éxito se dispararon y actualmente es poseedora de una gran fortuna.
  8. Charles Chaplin: Hoy en día lo consideramos como un icono histórico del séptimo arte, hasta el punto de no poder entender el cine mudo sin él. Pero haciendo sus primeros pinitos, fue rechazado por varios ejecutivos por su forma de actuar, considerada difícil de entender para el público.
  9. Marilyn Monroe: Firmado su primer contrato con Columbia Pictures, le fue rescindido pronto porque se creía que no tenía ni el atractivo ni el talento suficientes para triunfar en el cine. Nunca se dio por vencida, y hoy todos la tenemos en mente como uno de los iconos no solo de la gran pantalla, sino del siglo XX en general.
  10. Albert Einstein: El científico más conocido y popular del siglo XX era un niño retraído que no aprendió a hablar hasta los 4 años ni a leer hasta los 7. Llegaron a creer que era discapacitado físico. Todos estos elementos en contra no constituyeron impedimento alguno en que se convirtiera en una de las mentes más brillantes de la historia, descubriendo la Teoría de la Relatividad y ganando el Premio Nobel de Física.

 

Como veis, los comienzos son a menudo duros e inciertos, y nos encontraremos con escollos que nos parecerán difíciles de esquivar. Pero si algo nos enseñan estas historias es que nunca hemos de tirar la toalla, ya que si seguimos adelante con trabajo y empeño, nuestro momento esperado llegará.

Y vosotros, ¿conocéis alguna otra historia de superación frente a las adversidades digna de mención? ¿Cómo lucharíais contra el fracaso?