En qué consiste el Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA)

3 de julio de 2017

El Acuerdo Económico y Comercial Global (conocido por sus siglas en inglés CETA) es un convenio comercial entre la Unión Europea (UE) y Canadá, que tiene por objeto impulsar el comercio y contribuir a generar crecimiento y empleo. Fue firmado el 30 de octubre de 2016 y aprobado por el Parlamento Europeo el 15 de febrero de 2017. No obstante, los parlamentos de todos los Estados miembros de la UE deben aprobarlo para que pueda surtir efecto plenamente (en el caso español se aprobó la semana pasada en el Congreso con 179 votos a favor, 79 en contra y 81 abstenciones, debiendo pasar todavía el trámite del Senado donde es previsible que también sea aprobado).

banner_ceta_share_en

Canadá representa un socio económico importante para la UE, ya que, según las estimaciones manejadas en Bruselas, con este país norteamericano se mantienen relaciones comerciales por valor de casi 100.000 millones de euros anuales. Se estima que el CETA permitirá a las empresas europeas ahorrar los más de 500 millones de euros que abonan anualmente en concepto de aranceles por sus exportaciones a Canadá. Asimismo les permitirá acceder en mejores condiciones a los contratos públicos canadienses tanto a nivel federal como provincial y municipal. Otros beneficios que desde la perspectiva europea se considera traerá el CETA son:

  • Hará que las empresas europeas sean más competitivas en Canadá.
  • Abrirá el mercado de servicios canadienses a las empresas de la UE, por ejemplo, servicios medioambientales, financieros o marítimos especializados, como dragados, desplazamiento de contenedores vacíos o transporte de determinadas mercancías en Canadá.
  • Abrirá los mercados a las exportaciones europeas de alimentos y bebidas.
  • Protegerá los alimentos y bebidas tradicionales europeos frente a las copias. Para ello se ha acordado proteger 143 indicaciones geográficas europeas como, por ejemplo, el azafrán de La Mancha, el aceite de Baena, el turrón de Alicante o el queso manchego.
  • Reducirá los costes de los exportadores de la UE sin por ello rebajar las normas.
  • Beneficiará a las pymes y consumidores de la UE.
  • Hará más fácil para los profesionales europeos trabajar en Canadá.
  • Permitirá el reconocimiento mutuo de cualificaciones.
  • Creará condiciones previsibles para los inversores de la UE y de Canadá.
  • Hará que para las empresas europeas sea más fácil invertir en Canadá.
  • Ayudará a las industrias creativas, los innovadores y los artistas de Europa.
  • Protegerá los derechos de los trabajadores y el medio ambiente.

Lo cierto es que el CETA es un acuerdo ambicioso que va más allá de la mera regulación del intercambio de bienes entre UE y Canadá, abarcando aspectos económicos más complejos como las inversiones o los servicios financieros. Hay quien argumenta que inclusive partes del CETA puedan ir en detrimento de la normativa europea en algunos ámbitos, de ahí que se haya abierto un debate entre partidarios y detractores del mismo que veremos cómo termina.

6 consecuencias económicas del sí al ‘Brexit’

En los últimos días, varias noticias llenan los medios informativos de nuestro país. Una de ellas es, como es lógico ante la proximidad del acontecimiento, las elecciones del próximo 26-J. Otra, también relacionada con el tema político en lo perteneciente a la UE y Reino Unido, es, como todos sabemos, el ‘Brexit’.

 

Brexit

 

 

Pero, ¿qué es exactamente el Brexit? Para empezar, es un acrónimo de las palabras ‘British’ y ‘Exit’, haciendo alusión a que existe un porcentaje de la población británica que quiere salir de Europa. Mañana, día 23 de junio, tendrá lugar el referéndum en el que los británicos decidirán su permanencia en la Unión Europea, y nosotros queremos analizar las consecuencias económicas que un resultado positivo tendría para nuestro país.

Depreciación de la libra: A simple vista, algo que sucedería, y que ya está sucediendo, es que la libra se deprecia ante la incertidumbre de que finalmente se produzca esta ruptura. Si ésta se produce, ocasionaría una caída de valor de la divisa británica, que perjudicaría a las empresas españolas que tuvieran como competencia directa a alguna compañía británica, pues la pérdida de valor de la divisa les haría más competitivos.

Consecuencias para los trabajadores: Una salida de Reino Unido de la UE significaría la necesidad de visados y pasaportes a la hora de viajar o trabajar en las islas. Los trabajadores españoles residentes allí tendrían que actualizar sus visados y toda la estrategia fiscal de sus ingresos a la legislación internacional, con posibles consecuencias también para sus derechos como trabajadores.

Consecuencias para la compra de viviendas: Los británicos encabezan la compra de viviendas en España por parte de extranjeros, suponiendo un 21% del total. Si, como hemos comentado en un punto anterior, la libra se deprecia, eso provocaría una reducción de la demanda de viviendas en nuestras costas.

Consecuencias para las relaciones comerciales: Las relaciones comerciales entre nuestro país y Reino Unido también se verían seriamente afectadas. La caída de la libra podría encarecer las exportaciones españolas a Reino Unido, que el pasado año supusieron unas cifras de 18.231 millones de euros. Esto causaría un impacto en algunos sectores como el automovilístico o el agroalimentario.

Impacto en el turismo: Aparte de su inversión en viviendas, los británicos también invierten mucho en hacer turismo en nuestro país. Reino Unido es también el principal emisor de turistas a nuestras fronteras, aportando más de 15 millones de visitantes anuales. Nuevamente, con la depreciación de su moneda, el dinero que estos turistas ingresaran durante su estancia aquí, ahora tendría menos valor.

Consecuencias para las empresas: Hay numerosas empresas españolas que han decidido abrir sucursales en ‘La City’ para operar en Europa. Como es lógico, una hipotética salida de territorio europeo reduciría drásticamente el interés de estas empresas de continuar allí, al verse fuera de ese escenario para el que supuestamente entraron. Según el FMI, el sí a este referéndum ocasionaría la pérdida de 110.000 empleos sólo en Londres.

Indudablemente, el sí a este referéndum no afectaría únicamente a los directamente implicados, sino que en este caso, como vemos, afectaría también a nuestro país. ¿Qué opinión os merece a vosotros todo este debate y las posibles consecuencias del sí al Brexit? ¿Por qué no nos dais vuestro punto de vista en los comentarios?